Construyendo la pirámide

Perspectivizando

Soy una persona atada a una mesa, al menos durante los próximos 10 días, domingos y festivos incluidos. La mirada fija en el monitor y justo detrás -sólo hay que mover un poco la cabeza para verla- la cama, llamándome a gritos, y un poco más allá en la misma dirección, la ventana, con los ruidos de la calle y la primavera.

Y sin embargo sigo trabajando y no sé por qué. Tengo la suerte de trabajar en lo que me gusta, pero ¿de verdad me gusta tanto que decido voluntariamente quedarme en casa trabajando en lugar de salir a leer al parque?

Supongo que en algún momento de mi existencia alguien me ha inculcado un sentido de la responsabilidad que me impide intentar escaquearme. Por otra parte, alimento mi fuerza de voluntad con infusiones de té caliente y puñados de m&m’s.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s