Personal

SPM

Estoy en mis cosas. No me concentro. Pienso en ir al cuarto de al lado a pedir un poco de atención. Sé que no debo ir para no molestar. Voy. Me hago un ovillo y digo que no me pasa nada. Me siento mal por haber ido. Lloro. Vuelvo a decir que no me pasa nada. Pido perdón por llorar sin motivo. Vuelvo a sentirme mal. Lloro. Vuelvo a disculparme. Tengo la necesidad de marcharme, para no liarlo más. Lo digo en voz alta. Me siento mal por haberlo dicho. Lloro de nuevo. Me da miedo que te enfades conmigo por ser tan tonta. Vuelvo a pedir perdón. Me siento mal por ser tan pesada. Lloro más. Me tranquilizas. Parece que se solucionan las cosas de momento.

Sigo con mis cosas, intentando concentrarme. Me apetece comer, aunque no tenga hambre. Sé que no debo. Me autoconvenzo de que cuando estoy así tengo que ser más permisiva. Como todo lo que se me antoja. Me siento mal por haberlo comido, además me duele la tripa. Pienso en ir a tu cuarto a pedir un poco de atención. Sé que si voy se va a repetir lo de antes. Voy.

[Lo siento]

Anuncios

2 thoughts on “SPM”

  1. Currar en casa tb tiene sus inconvenientes…
    Pero si ya sabes lo que va a suceder, que no vas a evitar hacerte un ovillito o pegarte un atraconcillo de vez en cuando, no te sientas mal por ello, disfruta rubia! antes de que seas insoportablemente fuerte y no te lo puedas permitir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s