¡Qué coño!

Es lo menos que puedo decir.

A las 7 y media una pata de perro ha rascado a la puerta de mi habitación; a las 8 de la mañana estaba ya en la calle arrastrandome detrás de la perra, pareceríamos una cometa ridícula; y a las 9 menos cuarto estaba ya con los ojos clavadísimos en el monitor, trabajando, y lo que me queda; el teléfono no para de sonar porque mi abuela, preocupadísima por su hija de 54 años que no ha dormido en casa, ha pasado toda la noche despierta por la angustia y el miedo; en la confusión de la madrugada mañana me puse la camiseta del revés, y así sigo, y sin ganas de volverla; me entero de que se ha casado alguien y casi me dan ganas de pensar en mi propia vida, pero me abstengo, no necesito casarme.

Y entre unas cosas y otras, me ha dado hambre, he ido a la cocina a por un kiwi y ¡qué coño! que le den al kiwi, me apetece comida que se agarre por dentro…

Como toques la tostada, larán, larán, larito // Como toques la tostada, ¡te cortaré el rabito!

Un comentario en “¡Qué coño!

  1. Has visto tú, otra boda más ¿y tu sigues queriendo más bodas?. Creo que habrá que ir sacando las entradas para el concierto de Bumbury en Sevilla… por si no sabemos donde estamos en Noviembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s