Cámara en mano, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Nerón

Al llegar a casa tras el viaje de fin de curso a Italia (3º de BUP), una cabecita blanca asomó por la puerta de la cocina, con los ojos como platos, asustados por el revuelo. Era Nerón (aunque todavía no tenía nombre), el perro más chulo del mundo, como dice mi amiga Huma.

Nerón rehúye de la cámara de fotos, temeroso de que pueda robarle el alma.Nerón rehuye de la cámara de fotos, temeroso de que pueda robarle el alma.

En casa siempre hemos dicho que Nerón es un perrigato, porque es independiente y fiel a partes iguales, de manera que en casa no te lo quitas de encima ni con agua caliente, y en la calle como te descuides se va y no le ves el pelo (en más de una ocasión mi padre, hasta las narices del perro, lo había dejado en la calle para que otro fuese a buscarlo)… Por que eso sí, donde esté un buen charco que se quite cualquier cuenco de agua, y quién quiere comer pienso, pudiendo comer cortezas de pizza del suelo…

Se adaptó a  Menta, para luego hacerse inseparables, a que le dejasen el traje de luces sin bombillas (sic), a que mi padre no volviese, a que no volviese Menta, a que uno a uno nos marchásemos todos, y entonces se convirtió en el guardaespaldas de mi madre, acompañándola hasta al cuarto de baño, y por último se ha adaptado a Akira, y juega con ella aunque ya está muy mayor.

Con lo cobarde y quejica que es, había que verlo pelear cuando algún perro se metía con Menta. Eso sí, él en su justa medida, mientras Menta se encaraba al agresor por delante, Nerón se hacía cargo de la retaguardia, arremetiendo furiosamente contra su rabo, todo un espectáculo.

Y mañana se va, habiendo sido, eso sí, un perro feliz, que ha dejado descendencia, que ha podido revolcarse por la playa, y que ha tenido y seguirá teniendo, gente que le cuide.

Adios, Huesito.

Anuncios

8 thoughts on “Nerón”

  1. ¡Vaya! Le tenía un cariño enorme a ese perro y eso que llevaba sin verlo más de 8 años.

    Nerón era mi favorito, aunque no me hiciera ni puñetero caso. Nunca he tenido perro, pero ya sé lo que es perder a un amigo peludo, y aunque hace ya mucho tiempo, aun hecho de menos a Alen.

  2. Nerón era un perro especial, no sólo por lo bonito que era, sino por lo singular de su carácter. Y tenía todos los puntos para ser el favorito porque Menta, de buena y dócil que era, a su lado pasaba desapercibida.

    He visto las fotos de Alen, y era un perro precioso, hubiese hecho buena pareja con mi Mentita.

    Saludos

  3. Dino es que era un perro tremendo… Si no recuerdo mal, se sacaba el sólo de paseo, ¿no?
    A un perro así, ¡como para no echarlo de menos!

  4. Jaja, sí, durante mucho tiempo se sacó solo. Pero vamos, es que desde los 4 años… puff es el primer recuerdo realmente vívido que tengo, algunos anteriores pero no tan tan fuertes.
    Ahora tengo en casa una perra, Lana, que originariamente era de mi hermana pero con los niños y tal pues la tenemos nosotros “por el momento”. Y a veces, cuando ladra… en fin 😦

  5. Claro que sí. Nerón, fuego y nieve, un perro fiel con mucha personalidad, era un valiente a su manera y se ha ido podiendo confesar que ha vivido 🙂
    Un besito mu gordo

  6. Beita,

    Me he quedado de piedra leyendo esto. No sabía nada. Yo si que voy a echar de menos que me ladre cuando habrás la puerta de tu casa. El perro que mejor me gruñía del mundo, si señor. Y luego volvía olisqueaba mi mano y se ponía debajo de ella para que le acariciara la sesera.

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s