Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal

De los efectos de la ola de frío

Aquí apenas hay invierno, si acaso un par de semanas un poco más desapacibles, lo justo para lucir la bufanda (que no se diga) y pare usted de contar. Pero este año ha sido diferente, a mí el mal tiempo nunca me había impedido salir a la calle a hacer algo, y este año lo ha conseguido y no una, sino dos veces.

Ahora las cosas han vuelto a la normalidad, hace sol, las bufandas están casi todas guardadas, y las señoras vuelven a ir a la peluquería sin miedo. Lo malo es que ahora no sabemos qué hacer con el pingüino… de momento está en la nevera, y parece que no se queja. Ahora bien, cuando lleguen los 40ºC… en fin ¿alguien sabe si el pingüino asado está bueno? (yo por no desaprovechar, que está todo muy caro…).

p1060337

Anuncios

3 comentarios en “De los efectos de la ola de frío”

  1. pero que pingüino más molon Bea!! esta super chulo! que manos tienes niña! no sé si estará bueno asado pero yo no me lo comería, son tan tiernos…

    P.D: tiernos de aspecto, pero no para comerselos jeje

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s