Reflexiones de (casi)fin de marzo

Últimamente me he descuidado muchísimo. Los problemas laborales son meras excusas para intentar justificar la realidad de que me he dejado de lado, y bastante además. Así que estoy en segunda semana de dieta, bastante animada y motivada, y deseando que pase un par de meses y quitarme todo lo que he cogido.

Además el trabajo vuelve a abundar, así que por ese otro lado tengo un pequeño respiro… así que las cosas van bien bien, por primera vez, como mínimo, desde año nuevo.

Por otra parte sigo tejiendo y cosiendo (esto último mucho menos, la verdad). Ya llevo casi medio Travelling woman, aunque ahora me queda la parte difícil, la caladita del final, esa que me obliga a deshacer una de cada cuatro vueltas… pero la lana es tan agradable de trabajar, y tengo tantas ganas de que salga bien, que sarna con gusto, no pica, oiga.

Y anoche, en un ratito tonto que tenía antes de cenar me entretuve en coser esta bolsa para llevar el trípode y no tener que sacar la mochila cada vez que vaya a hacer fotos. La tela es de Ikea, y está forrada con un poco de forro polar. La cinta para llevarla al hombro es una de las dos que traía la cámara de fotos cuando la compré.

Dejo un pequeño paso a paso porque más fácil de hacer imposible: doblamos la tela exterior por la mitad, colocamos el trípode encima y cortamos dando margen para que quede holgado dentro, y recortamos dos rectángulos que doblaremos y usaremos como trabillas. Usando la tela exterior como patrón cortamos el forro (en mi caso, forro polar).  Cosemos a máquina cuidando de a) colocar las trabillas de modo que cuando le demos la vuelta a la pieza, queden visibles por fuera; y b) de redondear un poco la costura al llegar a los vértices inferiores. Recortamos la tela sobrante y damos la vuelta sólo a la tela exterior. Con el brazo, acomodamos el forro, y lo recortamos a unos 4 centímetros del borde superior de la tela exterior. Descosemos cuatro centímetros de la tela exterior y hacemos un dobladillo sobre el forro de modo que nos quede un conducto por el que pasar una cinta. Finalmente pasamos una cinta por el conducto y, ale, a correr a hacer fotos🙂

3 comentarios en “Reflexiones de (casi)fin de marzo

  1. Vaya, qué productiva! Muy mona la bolsa, yo mejor que no aprenda a hacer bolsitas porque sino me tiraría día sí día también pensando para qué objecto puedo hacer una bolsita, y ya lo que me faltaba!

    Por cierto, esta semana me he puesto definitivamente con el crochet, no he cogido una aguja en mi vida así que en dos días que me he puesto sólo he podido aprender la cadeneta, el punto bajo y algo de disminuir y augmentar. No está nada mal para dos tardes :D! Lo malo es que sólo tengo lana finísima y aguja de 1’4mm y me cuesta bastante empezar con algo tan fino, a parte de que la aguja es metalica (¿se dice así?) y se me resbala. Este fin de semana bajaré a comprar agujas de 3’5 – 5.

    Siento el rollo! Un abrazo.

    • Genial lo del ganchillo!
      La verdad es que para dos tardes está muy pero que muy bien… y además con un gancho tan pequeño (yo eso ni me atrevo a usarlo, por respeto)! Un truconsejo! si se te resbala al sujetarlo y no encuentras agujas que no sean metálicas, prueba a ponerle en la parte por donde la sujetes un poco de esparadrapo, así no se resbala seguro ^_^

  2. Gracias por el consejo! Si este fin de semana no encuentro agujas de 3’5 de plástico probaré el esparadrapo. Con la lana aunque sea fina me las puedo apañar bien :D!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s