Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Regalos a gogó

De armarios, superhéroes, y rebecas

Cuenta la leyenda que en ocasiones, tras pasar un largo verano o un invierno muy gélido, cuando las hojas de los árboles comienzan a caer, o los rayos del sol pierden poco a poco su timidez invernal, puede suceder que la ropa de la temporada pasada no nos quede bien…

Creerá el lector que se trata de un fenómeno normal, el pan-nuestro-de-cada-día, dirán algunos, pensando en la paulatina tendencia al engorde a la que el estilo de vida actual nos avoca irremediablemente. Pero no es de este fenómeno del que hablo, sino del inverso, de la felicidad inmensa de sacar las alcanforadas cajas de ropa de los altillos y probárnosla para descubrir, alborozados, cinturillas holgadas y libertad de movimientos en los vaqueros de la primera comunión!

Sucede poco, sí, pero sucede (o eso quiero creer, no pierdo la esperanza), y quienes lo han vivido atesoran el recuerdo entre los mejores de su vida, presumen ante los amigos y lo cuentan, henchidos de orgullo, a sus nietos.

Pero, ¡ay! cuando la prenda holgada no ha salido de una caja o maleta, sino de unas agujas de punto la cosa cambia… el humilde tejedor, que horas y horas ha dedicado a la prenda (por no hablar de dinero, que es un vicio un poco caro éste de tejer), se siente inevitablemente apesadumbrado al descubrir que la prenda no es precisamente de su talla…

Hulk quiere rebecaaaaaa!!!

Pues todo esto, menos lo de Hulk, claro, me ha pasado a mí estos días. Dediqué horas y esfuerzo a tejer esta rebeca para mí, y el resultado es, bueno, para qué gastar palabras en describirlo, el resultado es el siguiente:

Shhh, que nadie le diga a Dueñas que tengo su rebeca!

Ahora, con todo el dolor de mi corazón, toca deshacerla, y decidir si la repito con unas agujas más pequeñas, o con las mismas agujas pero en una talla menor, o si paso de momento de esta rebeca, y gasto la lana en hacerme el omnipresente Shalom Cardigan, que también me gusta mucho…

¡Dura es la vida de la tejedora!

Fuente de la imagen de Hulk: aquí.

Anuncios

4 comentarios en “De armarios, superhéroes, y rebecas”

  1. Para la próxima vez que la tejas, ve probándotela cada pocos cms, si la tejes con unas agujas circulares mejor, te la vas poniendo sobre la espalda (que alguien te ayude :)) la manga igual, cada poco te la vas probando, asi vas viendo si te va quedando bien y si no… pues a destejer… pero así destejes menos no??

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s