Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal

¿Punto? ¿eso no es lo que hacen las abuelas?

A una semana de pasar de la crisis de los treinta para entrar en la de los treinta y uno, y van y me llaman vieja, sin comerlo ni beberlo, ¡lo que me faltaba!

Heme aquí ahora, inmersa en plena crisis del tiempo libre, empezando a plantearme seriamente que quizás las camisetas de Bob Esponja no bastan, que igual lo que me envejece es una mezcla entre las cada vez más abundantes canas y el hecho de hacer punto… Sí que es cierto que durante una temporada me he descontrolado un poco, y en mi vida casi todo ha girado entorno al punto y sus variantes, compras, visitas en Internet, tiempo libre, y creo que esto ha alterado mi percepción de la realidad… (Nota: sí, definitivamente mi percepción de la realidad es así de fácil de alterar, así que ha de ser motivo de alegría que me guste hacer punto, y no jugar al buscaminas, porque me pasaría el tiempo levantando las baldosas de la calle, o algo peor).

Y así, este universo paralelo mío donde llevar agujas de ganchillo en el bolso equivale a ser lo más, tornó mi conversación densa y gris para los foráneos. Poco a poco, sus caras de estupefacción y tedio me arrancaron suavemente del mundo mágico del ovillo y la madeja, para acabar por hacerme aterrizar bruscamente en la realidad, donde me esperaba una pregunta: “¿punto? ¿eso no es lo que hacen las abuelas?”

Por suerte la clave está en que para la mayoría de las cosas in medio stat virtus, y suele bastar con no aburrir demasiado al personal Y, bueno, de todos modos mientras elucubraba todas estas cosas no he dejado de hacer punto, así que se ve que nunca he tenido intención de lo contrario 😛

Anuncios

10 thoughts on “¿Punto? ¿eso no es lo que hacen las abuelas?”

  1. qué gracia! me recuerda a mi, ya con 17 añitos me decían esas cosas, como que tejer era de “viejas”…y tengo que confesar que más de una vez me sentí “bicho raro”, más que nada porque mi afición empezó por necesidad y no por gusto puramente.
    por suerte, siempre me pesó más el orgullo de poder hacer las cosas yo (y el gusto de dejar a más de un@ boquiabierto ^.^… pensaran lo que pensaran, en el fondo creo que es envidia)
    [ no sabes lo mal que me sentó en el momento en que se convirtió en “una moda”, en “terapia anti-estrés”, y etc.,…claro ahora es “guay”…]
    a mí me apasiona, y no podría dejarlo!
    un besote! ¡y estás guapísima con tus agujas!

    Me gusta

    1. ¡17 años! Yo creo que a los 17 yo era de las que pensaban que tejer era de abuelas, lo que son las cosas, jajaja!
      Por aquí me temo que el punto como moda no ha terminado de calar todavía, pero la verdad es que sí que apabulla un poco cuando de repente algo que tienes como afición se pone de moda y todo el mundo hace, sabe y dice más que nadie ^^

      Besos!

      Me gusta

  2. Hombre, yo que cogí mis primeras agujas con unos 8 años y las abandoné de puro tedio pedagógico-maternal, no me veía como una abuela… aunque si es verdad que las retomé muuuuucho más tarde y eso hace que cuando me dicen eso de que es para abuelas, me resbala tanto, que creo que es verdad que despierta cierta envidia el hecho de ser capaz de hacer algo bonito y útil con las propias manos. Aunque coincido contigo que a veces me siento como en un mundo paralelo de donde tengo que salir de vez en cuando para que no me tomen por loca!

    Me gusta

    1. Bueno, realmente hay gente que no aprecia la diferencia entre un jersey hecho a mano, y uno comprado al señor Amancio, por ejemplo, así que tampoco creo que sea una cuestión pura de envidia. Yo misma de momento no le veo el punto a tejer unos calcetines (supongo que porque donde vivo no hace suficiente frío), es una cuestión de apreciaciones…

      Pero en el universo de la lana se está tan bien que, ¿para qué salir? quien quiera vernos que venga a buscarnos aguja en mano!!

      Me gusta

  3. Bueno, siempre hay gente bastante simple, pero está bien que a esta gente les hayan roto los esquemas viendo a una persona joven hacer punto. La verdad es que yo me siento de lo más “friki” y durante muchos años me he sentido algo “sola” con mi afición. Por suerte ahora nos conocemos varias con las mismas neuras.

    Me gusta

  4. Creo que todas más o menos hemos pasado por lo mismo en algún momento. En mi caso procuro no hablar mucho del tema con los foráneos porque en cuanto se les pasa la estupefacción (“anda, mi abuela hacía de eso”) se les nota que se aburren una cosa mala. Eso sí, el que anda ahora medio enganchado es uno de mis amigos (en masculino), que de tanto ver tejer a su madre le entró el gusanillo porque eso le parecía muy relajante y entretenido. ¡Poco a poco!

    Me gusta

    1. Si es que es relajante y entretenido! Pero esperemos que siga habiendo mucha gente que no lo descubra, que como seamos muchos, la lana acabará por ser carísima (más aún).

      Un saludo!

      Me gusta

  5. En mi país -Letonia- tejen casi todas. Y nadie nunca me dicho que hacer punto es de viejas. =) Y aquí, en España, sigo haciendolo aún más. Así que yo modifico un poco tu pregunta: “¿punto? ¿eso no es lo que hacen las abuelas y extranjeras?” =)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s