La gran aventura sueca

Lo que aprendí en Estocolmo (2)

Mi (pequeña) guía para buscar piso en la capital de Suecia y sobrevivir para contarlo

2. ¡Esto es Esparta!

Como comentaba en mi entrada anterior, encontrar piso en Estocolmo no es fácil y, aparte de conocer más o menos los recursos disponibles (que son obviamente más que los que yo enumeré en la otra entrega de esta serie), es necesario tener claro que, para el españolito de a pie, acostumbrado a que haya más pisos que personas y a que sea (relativamente) fácil alquilar uno, la experiencia puede ser terrible. Para nosotros, y tengo entendido que es lo común, la sensación de frustración y de ir por detrás del mercado fue constante.

Conseguir ver un piso no es fácil en absoluto, tienes que ser rápido y metódico, o te quedarás sin ninguna posibilidad de alquilarlo. Pero, ponte por un momento en la piel del casero (¿así se dice? suena tan de otra época…): publicas un anuncio, y en cuestión de minutos tu teléfono suena por primera vez y ya no deja de hacerlo en toda la mañana… y lo mismo con el email, mensajes y mensajes de gente vendiéndose a sí misma e intentando convencerte de que son los mejores candidatos para alquilar el piso… Normalmente en este caso tratas de hacer un filtro de algún modo: lo normal es centrarse en las primeras llamadas o mensajes, pero claro, también tiene que influir el trabajo de la persona, si tiene cargas, si fuma y, desgraciadamente, si hablas sueco o no (que sí, que los suecos saben inglés, pero en algún sitio habrá que cortar, ¿no?). Así que, el truco, se rápido, véndete bien y, ya que vas a comunicarte en inglés, hazlo lo mejor posible.

Y, segunda cosa, si una vez que veas el piso, te gusta, di que sí lo antes que puedas, no te tomes unas horas para pensar, porque seguro que hay alguien agazapado tras un arbusto para decir que sí rápidamente y quedárselo, sobre todo si el piso es medianamente decente. Y, ojo, cuando hablo de que el piso te guste, no digo que te encante, ni que te veas criando ahí a tus hijos o a tus nietos, me refiero a que el piso no te de asco, tenga los servicios mínimos, esté razoznablemente bien comunicado y el precio no sea un disparate.

Con respecto al precio, bueno, los precios en Estocolmo suelen ser bastante razonables, aunque sí que he escuchado en algunas ocasiones que la gente suele “ofrecer” un poco más para conseguir un alquiler… Yo no lo he hecho, ni lo pienso hacer, pero ahí queda dicho, y allá cada uno con su moral 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s