Personal

Breve reflexión

Vamos escribiendo nuestra historia día tras día. A veces es fácil hacer predicciones, otras nos cuesta más, porque no siempre todo es como queremos o esperamos. Yo llevaba años esperando este momento y creo que puedo decir sin miedo a equivocarme que he sido paciente, aunque a ratos haya flaqueado. Sabía que llegaría el momento de irme del país, pero el no conocer ni la fecha ni el destino lo hacía todo un poco más difícil.

Y mire usted por donde que he venido a dar, como se suele decir, con mis huesos en Estocolmo. Después de una odisea que aún no está terminada de narrar, conseguimos donde vivir, aunque sólo sea un nido de paso, y tras hacer la peor maleta de la historia (me falta de todo), el sábado pasado dejé mi casa para empezar esta fase nueva…

He venido con muchas expectativas, las más altas que he encontrado, pero también con recelo y algo de miedo. Después de todo, estaba la mar de cómoda allí en Sevilla, con amigos a la vuelta de la esquina, con mi grupo de punto, a tiro de piedra de casi todos mis demás amigos… era fácil. Y aunque era fácil me costó al principio, por eso me he traído el recelo, porque los cambios son más difíciles para unos que para otros, y yo soy parte de los unos.

Apenas llevo aquí una semana (de hecho son 5 días), e intento acostumbrarme a la ciudad, al piso y a mi nuevo yo y hago lo que puedo, aunque eche mucho de menos a mucha gente, y aunque no siempre sea capaz de dar lo que se espera que dé.

En fin, chi va piano, va sano e va lontano, ¿no es así?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s