La gran aventura sueca, Personal, Regalos a gogó

Se me parte el alma

Una de las cosas que más echo de menos desde que estoy aquí es coser. Cuando aún vivía en Sevilla iba a clases de corte y confección dos veces por semana, y la verdad es que, aunque siempre me sentí un poco distinta a la mayoría de las compañeras, me lo pasaba muy bien y, como la profesora era increíble, aprendía muchísimo. Pero desde que dejé Sevilla se acabó el coser, e incluso las telas que compré en las rebajas se quedaron sin usar.

Y Estocolmo, aparte de ser un paraíso para la lana, también lo es para las telas… ¡Yo ni me atrevo a entrar en las tiendas, para evitar tentaciones! Porque, claro, aquí no tengo máquina de coser, ni parece que vaya a tener una en breve (snif).

Lo cual me lleva a lo que me parte el alma.

Sucede que en el bloque en el que (momentáneamente) estoy viviendo es costumbre que cuando no quieres algo, lo dejas en rellano de la escalera unos días para que lo coja quien quiera. No sé si es habitual en toda Suecia o es algo peculiar de esta comunidad, pero la verdad es que es algo muy interesante (ahora mismo, si quisiera, podría coger un palé de madera que ha sacado el vecino de enfrente, o un montón de tuppers usados…).

Pero la gente no siempre deja bazofia, a veces dejan cosas como la de la foto, que lleva días en el rellano de abajo y que hace que se me haga la boca agua cada vez que la veo. Sé que seguramente no funcionará, y que aunque funcionara no me la podría quedar, entre otras cosas porque mañana me mudo de piso y en enero me vuelvo a mudar, pero no puedo evitar fantasear con un mundo en que la gente deja una máquina de coser preciosa y gratis en la puerta y en el que yo puedo cogerla y llevármela a casa…

Por suerte los sueños son gratis y fáciles de transportar.

Anuncios

11 thoughts on “Se me parte el alma”

  1. no sabes como te entiendo, viendo eso a mis pies no se si seria tan sensata como tu y pasaria de largo… soy muy fantasiosa y imaginaria mil opciones para quedarmela…A veces asumir lo imposible es durisimo, aunque sea imposible…
    Un saludo.

  2. ¡Los sueños son gratis y fáciles de transportar, tu lo has dicho! Así que esa máquina de coser tendrá 2 mudanzas mas 😉
    Eso es una señal, ¡compra lotería! ¿porque, en Estocolmo habrá lotería, no?
    Un abrazooooooooooooooooooooooo

  3. @1fernan, @siona, @sonia: no os podéis imaginar lo que me ha costado irme del otro piso sin llevármela, pero tenía que ser así. Al menos me consuelo pensando que tengo una muy parecida en España, y que algún día, cuando tenga un domicilio estable, me la traeré conmigo.
    Como veis, sigo soñando…

  4. @Sonia: Sí, me consuelo en la lana (que no es moco de pavo), y además tengo la esperanza de que cuando acabe un par de proyectos grandes que tengo en mente, compraré una de esas telas preciosas y puntada a puntada me coseré un bolso a mano. Tarde lo que tarde!

    @Alba Padín: La esperanza no hay que perderla, eso está claro. Muchas gracias por pasar (y bienvenida).

    Besos!

  5. Yo no tengo máquina de coser,pero todo llegará……me encanta el pachtwork….. También tengo dos proyectos de manta en mente (una para cada hija), por ahora me voy conformando también con mis lanas. Aunque viendo el blog de sagrapop, en una tienda on line….hay unas lanassssssssssss, que ya quisiera yo verlas en Huelva…..madre mía…la de cosas que aprendo con vosotras. Saludos y buen día!!!!!
    PD: Me chifla tu blog y me encanta cómo escribes!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s