De mayor quiero ser…

Cuando yo era pequeña los niños querían ser astronautas, bomberos o futbolistas, y las niñas maestras, azafatas o peluqueras,  era lo típico entonces, lo glamuroso, aunque supongo que con el tiempo la cosa habrá cambiado un poco y habrá más actores y cantantes en potencia. Pero lo que querían los hijos no es, por supuesto, lo que querían los padres, quienes aspiraban a que sus retoños fuesen médicos, abogados o, como querían los míos para mí, notarios, “que trabajan poco y cobran mucho”.

A mí no me hubiera importado ser notario y ganar billetes a puñados sin mover prácticamente un dedo, la verdad. Pero un día me enteré de que había que estudiar mucho, lo que en mi mente de 7 u 8 años equivalía por lo menos a dividir con decimales. Como a día de hoy y aunque me dé vergüenza reconocerlo, todavía no sé dividir con decimales (falté a clase el día que lo explicaron y no he sido capaz de aprender después), rápidamente tuve que renunciar a hacer realidad el sueño paterno.

Entonces decidí que quería ser vendedora. La idea de trabajar en galerías o en el Pryca me hacía irresistiblemente feliz y así se la expuse a mis padres, para ir haciéndoles a la idea. La respuesta de mi madre no se hizo esperar: “para trabajar en una tienda tienes que ser MUY agradable, así que tú verás” y yo, que era perfectamente consciente de las limitaciones de mi carácter, ejem, “apasionado”, reflexioné un par de segundos e insistí en que seguía queriendo ser vendedora, pero de pescado. Me disculpo de corazón ante todas las personas que se dedican a vender pescado, estoy segura de que la mayoría son amables, cariñosas y simpaticas, pero en mi retorcida mente NO era necesario ser agradable para vender pescado.

Mi madre y mi abuela vieron un filón en mí, y aprovechaban la mínima para ponerme a limpiar calamares. ¡Ni calamares que habré limpiado! Y ahí fui cuando descubrí el asco que me da el pescado crudo, sobre todo los calamares. A día de hoy he conseguido superarlo en parte: es decir, puedo manipular (e incluso comerme) un trozo de pescado crudo y ser feliz con ello, pero no soporto el pez entero y soy físicamente incapaz de comerme un calamar que  haya tocado, visto u olido cuando estaba crudo.

Y con eso acabó una prometedora carrera en el mundo de la pescadería…

Por cierto, para quienes no la conozcáis, or recomiendo el maravilloso trabajo de Isabelle Kessedjian, sobre todo su colección Quand je serai grand(e). Ça fait la peine!

Giant squid1

Ésa podría haber sido yo // That could have been me

When I was a child, boys wanted to become astronauts, firemen or football players, and, girls, teachers, stewardesses or hairdressers, it was what we considered fashionable those days, but I suppose that nowadays there are more potential singers and actors out there. But what kids wanted to be didn’t match, of course, what their parents wanted them to be, which was doctors, lawyers or, in my case, notary public, “‘cos they work very little and make so much money”.

I wouldn’t have minded to become a notary public and make tons of money without moving a finger, really, I wouldn’t. But then I learnt that a lot of study was involved, which to my 7-8 mind could be something as hard as learning to divide with decimals. I’m embarrased to admit that I can’t divide with decimals yet (I missed that lesson at school and I have never been able to do it afterwards), so I had to give up making my parents’ dream true .

I decided then that I wanted to work as a shop assisstant. The idea of working in a fancy boutique (not that I had ever set a foot on any) or a big mall just thrilled me to the bone, and so I told my parents. My mother’s answer came just straight “you know you have to be extra-nice for working in a shop, don’t you?”. I was aware of my “passionate” character, so I gave it a thought and announced happily that I still wanted to work in a shop, but that I would sell fish instead. My sincere apologies to all fishmongers, I’m sure most of them are kind and very pleaseant, but in my twisted mind you didn’t really need to be nice to sell  fish.

My mother and grandmother took advantage of this and every now and then made me clean squids. I may have cleanded thousands of squids, really. It was then when I discovered that raw fish, and squids above all, made me utterly sick. By now I have been able to partly overcome this: that is, I can handle (and even eat) a piece of raw fish, but I can’t stand the whole fish, and I’m absolutely incapable of eating a squid that I had touched, smelled or seen when it was raw.

And this was the end of a promising fishmonger career…

By the way, I recommend you all Isabelle Kessedjian’s wonderful work, mainly her collection Quand je serai grand(e). Ça fait la peine!

16 comentarios en “De mayor quiero ser…

  1. Vaya, vaya, curiosa aspiración, no me veo yo troceando bichines crudos en absoluto, me da cosa sólo pensar que algún día tendré que hacerlo cuando tenga que cocinar yo. Por mi mente pasaron varias profesiones, tal como maestra (cómo no), veterinaria y conductora de ambulancias (llegué a colgar en mi armario un dibujo donde ponía “de mayor seré: ambulanciera”, qué gracia xD).

    ¡Beso!

    • Yo creo que también me planteé lo de veterinaria en algún momento (absurdo a más no poder, porque de pequeña me daban pánico los perros). Lo de ambulanciera me ha parecido genial =D

      Un beso!

  2. Que bueno y que listas tu madre y tu abuela!!!! Yo quería ser escritora, la verdad es que en clase me miraban con cara rara en la época, al igual que mi tutor. Ahora mi hijo dice que de mayor quiere ser abuelo😉
    Besos
    Emma

  3. me muero de la risa con tu madre y tu abuela!😄 hay que ver! jajajjaja
    yo de pequeña quería ser doctora…pero se me fueron quitando las ganas a medida que crecía (es ver una gota de sangre, una aguja, un bisturí, y me pongo malísima!) soy muy aprensiva!…
    un besote guapa!

    • Yo eso lo he tenido siempre claro: de la rama sanitaria ni hablar, porque también soy muy aprensiva. Aunque en una época quise ser veterinaria, supongo que pensaba que los animales eran de peluche y no sangraban xD

  4. ¡Ños! lo que descubre una así de visita por tu blog … De pequeña yo también quise ser bombero, piloto de cazas, azafata, etc … Pero me quedé en ¡relaciones públicas! eso si, jamás de los jamases se me pasó por la cabeza el limpiar pescado jajajajaja
    También te digo que no descarto todavía estudiar para arqueóloga o similar …
    Por ahora creo que me quedaré en profesora de punto jajajajaj
    Un abrazo!
    SIONA
    pd: pedacho calamar el de la foto … miedo me dá el agua de los mares y mas viendo que hay algo similar a eso bajo ello …

    • Lo del calamar mejor no recordarlo cuando estés en el agua… ¡ni comiendo calamares, qué asquito!
      Yo creo que también pasé una época en la que quería ser piloto, supongo que fue antes de enterarme de que me daban miedo las alturas…
      Definitivamente profesora de punto mola más que todo eso😀

  5. madre mia Bea,si se entera Mari Carmen Montes de lo de las divisiones con decimales te manda al cuarto de las ratas,a clase de musica con sor Victoria o a clase de lengua con sor Evelia jaja(aunque no se porque me rio,a mi tampoco se me dan bien las matematicas y me siguen dando escalofrios al recordar a sor Victoria brrrrr)

    • Jajaja, al cuarto de las ratas de cabeza! A mí la que siempre me ha puesto los pelos de punta es Sor Pilar Agudo, que me ponía un cero cada semana! Ains, qué recuerdos!!

  6. Bonito blog, me he tirado un rato leyendo, simplemente dejar constancia, pero una cosa, no tenían razón, para trabajar en un carrefour no es ni mucho menos indispensable la simpatía, o ser agradable siquiera, tan sólo saber aceptar la monotomía, no lo sé por experiencia propia, pero sí por cercana, además, quién no ha pillado con un/a borde en el hiper.

    Saludos.

    • Jajaja, toda la razón. Trabajar cara al público es muy difícil y hay gente que sencillamente no sabe o no es capaz🙂

      Muchas gracias por pasar, por cierto!

  7. A mi me pregunatabn y yo decía que quería ser “compradora”. Y me decían: “Querrás decir vendedora”.
    Y yo contestaba: no, yo quiero ser compradora, lo que quiero es comprar, no vender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s