Desvaríos de una mente desocupada, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

Mi mamá me mima

Habrá quien tiemble de felicidad ante la perspectiva de tener que comprarse ropa para una boda, la cena de empresa o la comunión de un sobrino político, pero esas personas (conozco algunas) cumplen al menos una de las siguientes condiciones:

  1. Son superdivinas y, por ende, todo les queda bien.
  2. Tienen pasta para comprarse cualquier cosa.
  3. Tienen una suerte del carajo encontrando chollazos.

No es mi caso, por desgracia. Cuando salgo de compras tengo que recorrer tiendas y tiendas para encontrar ropa de mi talla que me guste, me favorezca y me pueda permitir, y cuando encuentro alguna ganga por sistema son prendas del bajo medievo y que me dan un aire a lo Mammy cuando yo quería ser Escarlata…

Así que no, estas compras no son lo mío. A mí lo que me gusta es entrar a las tiendas sin intención, ver una camiseta del amor por menos de 10 euros, pillar la L y listo (y donde digo camiseta puede ser un pañuelo, sombrero, pendientes o quincalla variada, cualquier cosa que no necesite probarme).

Pero ahora me estoy quitando. La vida es muy cara aquí y mientras no tenga un trabajo no es plan de derrochar. Echo de menos gastar. Con la premisa de reducir las compras a lo imprescindible me he planteado qué es verdaderamente imprescindible y he llegado a la conclusión que, de momento, aparte de los vaqueros que fallecieron de puro uso (y que aún así he remendado), poca cosa.

¿Y el pijama? Pues si se cuece un viaje social, sí, es imprescindible tener un pijama decente, y el que me compré en Oysho el octubre pasado no lo es. Empezó a descoserse aleatoriamente antes de tener ni un mes y desde entonces no he parado de recoserlo una y otra vez (mierda de pijama), pero es que ahora ya no son descosidos, ahora le proliferan los agujeros (remierda de pijama).

Así que aprovechando que este fin de semana viene la madre de Salva (a veces lee esto, ¡hola!) y que me va a traer algo de ropa, le encargué a mi madre que mirase entre mis pijamas a ver si había alguno decente. Destaco que los pijamas que tengo en casa de mi madre son diseños de WS y Oysho meticulosamente copiados en China y vendidos en el mercadillo al fabuloso precio de 3 euros, y destaco sobre todo que, exceptuando un apagamiento general de los colores, los pijamas están como el primer día.

Pero mi madre, que mola lo suyo, ha considerado que su hija amada no merece ir por la vida con un pijama de halloween descoloridillo y me ha comprado dos pijamas nuevos*. ¿Mola, o no mola mi madre?

* Ahora sólo hay que confiar en que me pueda meter dentro :-S

Anuncios

19 thoughts on “Mi mamá me mima”

  1. En Woman Secret tienen unos moníiiiiisimos (pijamas me refiero) y están al 50% dile a tu amada suegris que se pase por allí 😉
    Hace taaaaanto que no compro ropa (eso si, lanas que no falten jajajajaj) pero tengo un gran problema: mido casi 1.80 con lo que siempre me queda todo cortisimo ….
    Un abrazo!
    SIONA

    Me gusta

    1. En WS me los ha comprado mi madre 🙂
      Vamos a tener que cambiar tiendas tú y yo porque si a ti con 180 todo te queda corto y a mí con 173 todo me queda largo, es obvio que algo estamos haciendo mal, no?
      Besos!

      Me gusta

      1. Eso sin contar que hay en tiendas que tengo una 38 y en otras una 42. Tal cual te lo cuento.
        Encontré hace unos meses en mi barrio unas tiendas “de chinos” que se salen ¡ideales de la muelte! en talla y en precio ….
        Un abrazo,
        SIONA

        Me gusta

        1. El tema de las tallas es otro que para qué… esos bailes no son ni normales, pero lo peor es que llevan así toda la vida y aí van a seguir. Supongo que las granes corporaciones buscan sembrar la confusión entre los conusmidores, para que se despisten y compren más 😛 O a lo mejor simplemente es que no hay una regulación oficial para el tallaje.
          Lo malo de la ropa de esas tiendas es que suele salir bien mala, no?

          Me gusta

  2. Buenos dias, una idea, has valorado mirar tiendas de segunda mano? seguro que tambien tendreis ahi, la ropa esta impecable, si bien es posible que no te guste, entonces nada, pero es una buena opcion y barata para tener un poquito masde vestuario.
    Un saludo

    Me gusta

    1. Pues alguna vez he echado un vistazo a alguna, pero nunca he visto nada que me halla convencido (y que fuese realmente barato, pero igual me equivoqué de tienda, jeje).
      Para pijamas no me convence demasiado la cosa, la verdad, xDDD

      Muchas gracias por el consejo!
      Besos!

      Me gusta

  3. jajajaja, buenos días Miso.
    Yo soy de las de mercadillo y compra impulsiva de toda la vida, más que nada por la pasta (eso de ser pobre no te permite mucha contemplanza :P)
    Y sobre las madres ¿qué decir? Yo, a mis 38 años, no sería nadie sin ella.
    No solo me cuida a mi sino que lo hace con todos los mios.
    Así que SI, MOLA MUCHO TU MADRE.

    Me gusta

    1. Aquí no he encontrado yo todavía mercadillos como los que ponen en España. Los que he visto son o bien de fruta, o bien de artículos de segunda mano… tendré que seguir buscando ^^

      Tu madre mola también, y mucho!
      Besos!

      Me gusta

  4. A los pijamas, yo creo que nunca me he comprado un pijama, siempre me los ha comprado mi madre en WS, Oysho, zara o carrefur! pero desde que soy madre myself me ha entrado un orgullo (de madre) y no queiero que ella me los compre – no quiero que se gaste su pasta en mi – y hace 4 anos que no me compro uno. encuentro que es la compra mas aburrida del mundo. eso y los sujetadores que no existen para mi talla.
    bye bye

    Me gusta

    1. Yo normalmente me compro mis pijamas, que conste 🙂 . Lo que pasa es que, por no comprar uno nuevo teniendo dos en España pues le he pedido que me mande alguno, lo que pasa es que para ella no estaban “en condiciones”, jeje.

      Me gusta

  5. Te comprendo en todo: odio comprar ropa para “disfrazarse”… qué pereza! Lo de restringir gastos… buff buff (mierda crisis y daños colaterales). Y en lo de los pijamas y las tallas… ahora mismo salvo dos de los que tengo, pero no sé si para ponerlos “en sociedad”. Besos

    Me gusta

    1. Lo de poner los pijamas en sociedad es que es un rollo. Porque para andar por la casa de una da igual que el pijama esté más bonito o más feo, pero cuando llega la hora de salir somos coquetas hasta para dormir, jeje!
      Besos!

      Me gusta

  6. jajajajjajaj me he visto en un espejo por Dios!!!!
    Odio ir a comprar… para empezar se tiene que dar la conjunción perfecta de astros para que ese día me pille como de aquella manera ??¿¿ osea no hecha un total adefesio, porque si me levanto así, la llevamos clara Juana…. entonces NADA ABSOLUTAMENTE se adecua a lo que busco…. segundo, nunca busco algo concreto, horror por lo que todas las perchas me parecen iguales….. tercero… probador… HAY ALGO MÁS HORRIBLE?????? en fin…a pesar de todo eso y de contar con 4 monedas en el bolsillo, las veces que compro algo suelen ser chollos extraños o pantalones vaqueros con los que no cabe duda que tras cortar el bajo 50 cm. pueden quedarme “algo” decente jajajajajaja

    Me gusta

    1. Ay, los probadores, esos cuchitriles incómodos, con esa luz cenital que multuiplica la celulitis por cinco (en serio, en qué piensan?), llenos de pelusas…

      Míralo por el lado positivo, a base de cortarle medio metro a cada pantalón que te compres, puedes montar una tienda de bolsos en poco tiempo!
      Besos!

      Me gusta

  7. uf! no quiero ni pensarlo! soy de las tuyas…y en unas semanas tengo una comunión de una prima política!
    yo, además de los tres puntos que describes me añadiría uno más, que me sucede mucho:
    cuando encuentro algo que me gusta, y decido que puedo permitirme el gasto, me lo pruebo (sin mirarme en bragas en el bendito espejo del cuchitril!!! para no pillar una depresión más que nada vio??). me lo llevo a casa todo contenta y ….luego ya no me gustaaa!!!!
    besos guapa!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s