Para el cuelllo

Está claro que el señor Canon sabe cómo hacer cámaras de fotos y cosas así, pero de lo que no tiene ni puñetera idea es de qué texturas son agradables al tacto.

Si tuviera que hacer un ránking de las cosas que menos me gusta tocar, la correa de la cámara de fotos estaría en el top five sin lugar a dudas, en algún punto entre las ortigas, una chupa de cuero en un concierto heavy, una pecera llena de lombrices y las sábanas de franela. En serio, qué desagradable es ese tacto plasticoso y lleno de rugosidades de la correa ahí pegadito al cuello… brrr a veces dudo si es preferible arriesgarte a que te roben la cámara por no llevarla colgada del cuello a soportar el roce de “eso”.

Además, creo no equivocarme si supongo que la principal fuente de ingresos del Sr. Canon (y de otros tantos señores) no es vender tapas de repuesto para los objetivos, así que no entiendo cómo no se les ocurre ponerles una cuerdecita o algo😦

Por suerte son dos problemas que tienen solución fácil, no hay más que irse a internet y hacer una búsqueda: las hay a porrillo, hasta con volantes por si nos sale la vena folclórica.

Después de mirar varios tutoriales, a cual más completo, decidí pasar de todos ellos e improvisar mi propia funda para la correa: sin almohadillar, sin entretela, sin volantes, sin floripondios, sin abalorios ni ornamentos de ningún tipo; sólo dos rectángulos largos de tela, un cuadrado cortado a medida para hacer un bolsillo para el tapón, y una gomita para que la tapa no se salga del bolsillo y se pierda, unas costuras, reforzadas en las zonas clave y ale, ¡a correr!

8 comentarios en “Para el cuelllo

  1. Ehhhh, yo quiero una y no sé coserme ni un botón😀
    Bueno si me apuras me lo coso, pero vamos que siempre sabras que he sido yo jajajajjaa
    Y tengo una Cano Eos 1100D (se nota que estoy orgullosa, ehh? jajajaj ) y tienes razón lo de la correa es bochornoso. (Mi tapa lleva cuerda, si no ya no habria tapa😉 )
    Besos Miso.

    • Ay, y por qué narices la mía no tiene cuerdita? ¡Vaya rabia! Esto es muy, pero que muy fácil de hacer: pintas la funda de la cámara en el reverso de la tela dos veces, cortas, unes con alfileres haciendo coincidir los dibujos, coses las “bocas” y la funda a lo largo un pelín por fuera de las líneas, recortas el exceso de tela, das la vuelta y sin salabín! Funda!
      Besos!

  2. Pues imagínate lo bien que lo ha pasado mi cuello este mes de julio en Roma, con 38 grados a la sombra y la correa de la EOS 1000 todo el día colgada… Pero he sobrevivido🙂 Me encanta la correa, nunca se me habría ocurrido la idea…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s