¡Abajo la ociosidad!, Negro sobre blanco, Un libro al mes

Va de libros

Este año está siendo prolífero (más que el pasado al menos, y siempre dentro de mis estándares) en cuando a lecturas y, como hace tiempo que no comento nada de libros por aquí, voy a hacer un pequeño resumen de lo último que ha pasado por mis manos (desde que tengo la tarjeta de la biblioteca es tan fácil!):

  • Lord of the Flies (El señor de las moscas), de William Golding: Este libro ha venido a cubrir una de mis lagunas culturales, porque no exagero si digo que  parte de mi conocimiento de esta historia venía de cierto capítulo de Los simpson (shame on me, lo sé). Aunque me costó un poco lanzarme a leerlo desde que me lo compré, la verdad es que mis expectativas se han cumplido con creces, y además da para pensar un buen rato. Si no lo habéis leído, lo recomendo al 100% (venga, va, si ya lo habéis leído, también lo recomiendo).
  • Mostly Harmless (Informe sobre la Tierra: fundamentalmente inofensiva), de Douglas Adams: Se trata del quinto tomo de la “denominada, de forma cada vez menos precisa, Trilogía de la Guía del autoestopista galáctico”. Si algo puedo decir de este libro es “psé”: la historia, psé, los personajes, psé, y el desenlace, completamente psé. Es entretenido de leer y más o menos divertido, pero desde luego dista mucho del nivel de los otros libros de la saga. Digamos que se deja leer 🙂
  • Riña de gatos. Madrid 1936, de Eduardo Mendoza: no es la primera vez que declaro mi amor incondicional por Eduardo Mendoza ni será la última. Esta novela no es satírica y mordaz como muchas otras, pero está tan bien escrita, que se lee sin darse uno cuenta. La situación histórica, Madrid en los albores de la Guerra Civil, está descrita con profundidad y sirve como argumento de fondo para una trama bien hilada y con un ritmo digno de un Oscar.
  • Mauricio o las elecciones primarias, (también) de Eduardo Mendoza: como dije, no era la última vez que iba a manifestar mi amor por este señor. La historia de Mauricio es sencilla, casi una simple excusa para contar (maravillosamente, como siempre) lo que pasaba en Barcelona allá por los ochenta. La pega es que se me ha hecho demasiado corto 😦
  • The Art of Racing in the Rain (El arte de conducir bajo la lluvia), de Garth Stein: Los 35 zloty peor gastados de mi vida, sin duda. Lo dije el otro día mientras estaba bajo los crueles influjos de la bacteria, y lo vuelvo a decir hoy, a falta de 4 pastillas para completar el tratamiento. Confieso, eso sí, que en el viaje de vuelta de las vacaciones me sirvió de entretenimiento, como bien puede servir de entretenimiento una película de antena 3 un domingo por la tarde en agosto, eso no se lo voy a negar; aunque también digo que si no llego a pasarme la tarde del lunes en el hospital aburridísima, no creo que hubiese llegado a terminarlo. Es el libro perfecto para leer cuando la única alternativa de diversión es mirar el techo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s