¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Miau

El otro día por la mañana “se coló” un gatito en casa. Y uso comillas porque sinceramente yo tenía más ganas de que el gato entrase de las que el propio gato tenía de entrar y quizás le abrí la puerta más de lo necesario. Quizás. Dos veces. Ejem.

Exceptuando los cinco minutos que estuve persiguiendo al bicho por el piso nunca he tenido gato, pero por unos instantes me pareció algo practiquísimo. Para empezar, tendría algo que meter en mi cesta de trapillo. En un mundo ideal, claro, en el que el gato se quedase acurrucado en su sitio, siendo bonito, sin incordiar…

Dame un programa de edición chorra y el mundo no lo moveré pero me pasaré un buen rato entretenida y calladita y eso siempre se agradece…

 

Y también podría usar al gato como excusa. Veo muchísimos blogs que, de vez en cuando, hacen un post con fotos del gato: el gato durmiendo al sol, el gato durmiendo a la sombra, el gato durmiendo encima del teclado…

Pero lo cierto es que, si tuviera un gato, me pasaría el día tropezando con el cajón de arena y, lo que es peor, metiendo el pie dentro (¡¡¡urrrgghhh!!!)… ¡si hoy me he tropezado con la mesita del salón, leches, y es negra!

Y toda esta chorrada porque no quería dejar pasar el viernes sin postear nada 😉

¡Feliz fin de semana!

 

 

 

Anuncios

16 thoughts on “Miau”

  1. Jajajaja, no me gustan nada los gatos, pero opino igual que tú palabra por palabra: lo de la cesta, lo de las fotos… quedan tan monos en blogs ajenos!!!!! Ya te digo, si no fuera porque la primera vez que le pusiera la patita encima a un ovillo, echaría a correr detrás de él… y porque no me mola mucho verlos todo el día chupándose, yo tendría gato…

  2. Tengo perro, tengo gato, tengo tortuga,tengo mandarines…….te aconsejo (si te gustan), que lo metas en el cesto de trapillo y te lo quedes!!!!!. La cajita de arena la pones en un “laito”.
    Ahora como el gato sea muy independiente….no le ves más el pelo!!!!!

    1. El gato al final ha resultado ser de algún vecino, así que lo de quedármelo lo veo complicado, jeje. Lo que sí puedo hacer es pensar que tengo un gato taaaaaan independiente, que prefiere vivir con el vecino 🙂

  3. Aaaaajajaja… Que eres loca!!

    La verdad yo no soy muy de gatos, no me gusta tener animales dentro de la casa, aunque lo he pensado… Acá de repente aparecen unas lauchas :S y por ese lado sería bastante útil.
    Ah! y lo e las fotos, claro! sí que son bonitos.

    Cariños,
    Maco.

    1. Lauchas son ratas (no conocía esa palabra)! Sí que te vendría bien tener uno rondando por la casa… como dicen por aquí en otro comentario, los gatos son bastante independientes así que, yendo tan a su bola, supongo que no les importará tanto el vivir en una casa, no?

      Besos 🙂

  4. No hay tejedora sin gato!!! quiero uno!!!! lo malo es que uno de mis hijos parece que puede tener alergia al pelo así que por ahora me contengo, pero si fuera por mi…. bonita cesta!

    1. Gracias! La cesta es una chorrada y se hace en un ratito de nada, pero no veas cómo viene de bien para meter los ovillitos 🙂

      A mí no me importaría tener un gato, aunque ahora no es el momento (piso enano, mudanzas inevitables…)

  5. Yo cumplo en estas fechas mi primer año como tejedora novata y este verano, irremediablemente, una gatita entró a formar parte de mi vida y mis lanas. La adoptamos porque pensamos que Byron (el perro) necesitaba un compañerito y la verdad es que no nos arrepentimos en absoluto. Hermione, nuestra gatita gamberra queda bonita en cualquier lado, te busca para que le hagas mimos, juega y corre por toda la casa (si puede ser con un perrito de 26 kilos persiguiéndola, mejor) y se acurruca con nosotros cuando quiere paz y tranquilidad.

    Sobre su querencia a mis agujas y mis lanas, no lo negaré, a veces discutimos un poco pero, normalmente, conseguimos llegar a acuerdos razonables en los que ella me deja tejer y yo le dejo perseguir un poco la bolita de la aguja o le regalo pelotas de lana que sobra (y que si no tengo cuidado se come Byron).

    En fin, yo solo puedo recomendártelo, las casas con animales son más divertidas pero, claro, también más trabajosas, en fin, la cosa va en gustos.

    Un abrazo.

    1. En casa de mi madre siempre hemos tenido perro, y no veas cómo lo echo de menos… pero esta vida que hemos elegido, sabiendo donde estamos hoy, pero sin la más mínima idea de dónde estaremos mañana, no creo que sea justo para un bicho, pero todo se andará 🙂
      Un abrazo 😀

  6. Nunca he tenido gato y me apetece mucho. lo de la caja de arena no tanto. Tengo muchas ganas de mascota y leyendo el último comentario me ha puesto los dientes más largos, que ganas de perro y gato!!
    Besos
    Emma

    1. Ahh, te entiendo Emma, a mí el mensaje de Matilda también me ha dado ganas, jeje! Yo ahora no puedo, pero tú sí, así que si lo tienes claro, píllate una mascota y hazlo por las dos!
      Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s