¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

La tejedorcilla valiente

Érase una vez que se era, una tejedora que tejía y tejía una manta de hojas para un bebé. La tejedora tejía con mimo y tesón pero, siendo como era de naturaleza despistada y ánimo distraído, descubrió horrorizada una noche que había un fallo en la manta unas veinte vueltas atrás.

image

– No pasa nada -pensó- esos fallitos son los que dan personalidad a las cosas tejidas a mano. Y siguió tejiendo, cada vez más rápido, durante veinte vueltas más.

Pero durante todo ese tiempo no dejaba de oír una vocecilla en su cabeza, una vocecilla que sembraba el caos y la duda…

– ¡Pero qué vaga que eres! ¿Qué te costará deshacer esas vueltas que llevas y rehacerlas? ¿Acaso el bebé no se merece una manta sin defectos? ¿No ves que ese punto mal hecho está en el centro de la manta y SE VE CLARAMENTE? – Y así siguió, incansable, durante cada punto de cada una de las veinte vueltas.

La tejedora lo escuchaba, se mordía el labio inferior y seguía tejiendo concentrada. Sabía con certeza que la madre del bebé no querría que deshiciese, sabía que no le importaría, sus amigas tejedoras coincidían en que, en el conjunto de la manta, no se notaba mucho pero, entonces, ¿por qué no dejaba de oír la irritante vocecilla?

Las personas que tejen son de carácter constante, ¿cómo si no podrían tejer pacientemente metros y metros para hacer algo que pueden comprar por poco dinero y en poco tiempo? Y nuestra tejedora, además de constante era cabezota, muy, muy cabezota. Una vez que tenía una idea en la cabeza era difícil hacerla cambiar de opinión, así que la vocecilla lo tenía difícil para conseguir que deshiciera aquellas cuarenta vueltas, pero insistió que al final la tejedora soltó las agujas por un instante y suspiró, dispuesta a escuchar a la voz y a negociar con ella para hacerla callar.

Ninguna de las dos tenía la más mínima intención de dar su brazo a torcer, el debate fue intenso a la par que silencioso y entonces la tejedora tomó una decisión: deshacer, pero no más de los estrictamente necesario, y se puso manos a la obra hasta obtener esto:

image

La reacción popular fue llevarse las manos a la cabeza, pero ya no había vuelta atrás y, teje que teje, en un rato estaba el fallo corregido y los puntos rehechos.

La única pega es que se notaba un poco que algo había pasado ahí, había una columna de puntos que había quedado más suelta que los demás, causando un efecto un poco antiestético.

image

No obstante, antes de que la irritante vocecilla pudiese hacer acto de presencia, la tejedora le puso las cosas claras: No iba a deshacer, no iba a agobiarse y, sobre todo, no iba a escucharla más.

Y suerte que no lo hizo, porque una aguja lanera redistribuyendo un poco la tensión y un buen lavado y bloqueado suave fueron suficientes para que la manta quedase decente:

Y colorín, colorado… ahí está la manta. Yo soy incapaz de ver restos del fallo y posterior apaño, y eso que recuerdo perfectamente donde era.

Anuncios

20 thoughts on “La tejedorcilla valiente”

  1. Jajaja, muy bueno, me siento totalmente indentificada. Yo he llegado a seguir tejiendo hasta el punto de empezar a cerrar y al final acabar desaciendo todo o parte, segun el fallo, jajajaja 😀

    1. Muchas gracias!! Es más fácil dejar pasar los fallitos cuando se teje para una misma… cuando es para regalar, ay, lo suyo es ser más cuidadosa 😀

  2. Ole! Yo no sé qué hubiera hecho pero te aseguro que también escucho la vocecilla esa. Te ha quedado más que preciosa, ojalá algún día sea capaz de hacer algo parecido. Muy buen post!

    maría

  3. Jijiji, Que bueno, desde luego que esa bocecilla está presente en cada una de nosotras. Yo ya lo tengo claro enseguida que me aparece le hago caso a la primera, porque visto lo visto siempre sale ganando, así que no pierdo tiempo ni trabajo. La manta te ha quedado genial, me encanta. Un saludo Pilash

  4. Jo qué chula. Yo estoy haciendo también una mantita de bebé, mucho más simple y también tengo un fallo, pero no me atrevo a desahacer y a volver atrás, porque seguro que meto la pata y quedará aún peor… Aunque sigo debatiéndome, jajaja!

    1. Ay, el eterno debate! Yo en general tiendo a no deshacer si no es imprescindible… somos humanos y nos equivocamos, no? pero es que en este caso la manta estaba quedando tan bonita, con el punto tan parejito, que no me ha quedado más remedio 😀
      Ánimo con tu mantita!!

  5. Jajaja, me siento totalmente reflejada. Siempre gana la vocicilla, pero hasta que doy el brazo a torcer ….. pasan unas cuantas vueltas. Te ha quedado estupendamente y con la vocecilla frotándose las manos por haber ganado.

    1. La vocecilla se lo ha pasado en grande esta vez, pero yo me he mantenido en mis 13 y no he deshecho todo lo que la muy pesada quería, así que lo considero más o menos un empate 😀

  6. Deshacer da mucha pereza, pero al final merece la pena. Yo lo hice con el driftwood, pensé en pasar, pero me daba pena desmerecer un jersey tan chulo. Eso sí, yo también me eché las manos a la cabeza cuando vi que sólo deshiciste la parte afectada, jarr!! Mereció la pena

    1. La verdad es que impresiona ver ese trozo totalmente despeluchado, pero bueno, lo hice siendo consciente de que si no salía bien tendría que deshacer todas esas vueltas enteras…

      El driftwood es un pedazo de jersey, lleva en mi lista mental de cosas pendientes desde que el mundo es mundo!

  7. Ahi esta, si señora… Esas voces insistentes y dañinas. Como sigamos diciendo cosas asi nos meten en el manicomio. Yo siempre acabo deshaciendo! Pero esta tecnica tuya no la conocia. Impresionante 😀

    1. Bueno, la técnica no la he inventado yo, jaja, y la verdad es que parece más espectacular de lo que es, en realidad es bastante facilona 🙂

      Ánimo con las voces, a veces hay q rebelarse e ignorarlas, para que no se acostumbren!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s