¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada

El otro día alguien enlazó en facebook este artículo del diario El país que a su vez remitía a este otro de la revista Slate. Yo ya me había dado cuenta de que estaba usando los puntos suspensivos más de lo que a mis profesores de lengua y literatura les hubiera gustado (ejemplo), pero no sabía que se hubiera convertido en un mal endémico en la red.

Así que me he decidido a arrancar los puntos suspensivos impertinentes de mis posts. Cuento con la ayuda de un profesor magnífico y sus indiscutibles métodos didácticos:

golpe de remo

Anuncios

6 thoughts on “…”

  1. Uf, yo los uso un montón. Pero puedo decir que es deformación profesional, en traducción audiovisual hacen mucha falta porque en las pelis hay pausas y tal. ¿Cuela?

    Venga, voy a intentar yo también prescindir un poco de ellos. Pero dame un par de meses de plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s