¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Donde dije digo

¿Que qué dije? pues que no iba a dejar que el curso me absorbiera la vida, que no iba a abandonar el resto de cosas que me gusta a hacer y que iba a procurar cuidarme un poquito más (esto no lo dije aquí, pero lo dije).

¿Y qué he hecho? pues hasta la semana pasada, lo contrario. Tejer he tejido, pero ese relax que tenía a principio del otoño de es mi gato y me lo follo cuando quiera es mi tiempo libre y lo invierto en lo que me plazca había desaparecido. Tenía muchos proyectos en mente, pero la sensación de no avanzar nada me hizo centrarme sólo en uno (ya llegarán las fotos, que ahora con el nublado salen feas). Porque lo guay de dejarse llevar al tejer es -para mí- la sensación de avanzar, de que poco a poco todo va saliendo, pero si coges las agujas y estás tan cansada que no haces ni una vuelta, apaga y vámonos, ¿no?

Sumémosle además que como una semana antes de mi cumpleaños llegó mi regalo (al parecer he sido muy, pero que muy buena y este año me ha caído una tablet) y, bueno… ¡juguete nuevo! ¿quién tiene tiempo de tejer teniendo un juguete nuevo?

La cosa es que desde hace unos diez días estoy intentando volver a centrarme. Para mucha gente esta frase significaría “últimamente apenas he estudiado tengo que centrarme y dejar de jugar al candy crush/chatear/leer/ir de compras tan a menudo”, para mí es casi lo contrario: he estudiado mucho y dedicado en general muchas horas al curso y necesito equilibrar mi uso del tiempo.

Para ir haciendo boca hicimos una excursión a Uppsala, la segunda desde que estamos aquí. La última vez fuimos en noviembre estuvo bien (aunque decir que pasé frío es decir poco, teniendo en cuenta que era mi primer invierno aquí y que cándidamente a noviembre lo seguía llamando invierno), pero ésta ha sido mejor.

Súper mosaico de Uppsala (¡sigue el texto después!):

Y después de eso, me he vuelto a dejar llevar por el impulso, tejo lo que quiero (cuando puedo), estudio lo que debo pero con límites y, en general, he vuelto a tomar las riendas. En breve, proyectos terminados 😀

¡Feliz miércoles!

Anuncios

13 thoughts on “Donde dije digo”

  1. Estoy de acuerdo en que paisajes bonitos hay en todos lados… pero tu sabes captar con tu cámara muy bien los que tienes cerquita… y nos los acercas a quienes los tenemos lejos. Preciosas fotos!!!! Lo del candy ejem, ejem :/ (que reflejada me veo)

    1. Miso la tardona respondiendo… pero qué desastre que soy a veces!

      Lo que tienen los paisajes de aquí es que nos llaman mucho la atención, son tan distintos!! Ayer conocí a una chica de Estonia que me decía que le encantaban los paisajes y la naturaleza de España!!

  2. Afú, cómo te entiendo! Estoy totalmente absorbida por la uni… Tendré que seguir tu consejo y buscar tiempo para desconectar.
    Las fotos, preciosas. Y a través del ordenador, que no se nota el frío, más.

    1. Muchas gracias, paquita! Yo es casi como si te conociera, porque te voy leyendo en los comentarios de facebook y te veo en el blog de no8das… a ver si estas navidades me dejo caer por una quedada! Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s