¡Abajo la ociosidad!, Negro sobre blanco, Un libro al mes

De ratones, gatos y cerdos

Maus: A Survivor’s Tale (Maus: relato de un superviviente, en español) ha sido el último libro que ha pasado por mis manos.

Como se deduce de la portada es una historia del holocausto, una novela gráfica en la que los judíos son ratones, los alemanes son gatos, los polacos son cerdos (y los franceses, ranas; los suecos, ciervos; los estadounidenses, perros; y los ingleses, peces).

La narrativa se desarrolla en dos líneas temporales distintas: la actual, que recoge las conversaciones de Spiegelman con su padre, Vladek, el difícil carácter de éste y las relaciones entre ambos, así como las circunstancias que envuelven el proceso creativo del libro; y la de las experiencias de Vladek desde su juventud en Polonia hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Los dibujos son tremendamente expresivos, pese a no tener rasgos humanos las posturas, complementos y, sobre todo, los ojos, transmiten  mucho (no hay más que ver la portada).

No quiero contar mucho de la trama del libro: la parte histórica es bien conocida y la parte personal merece la pena leerla tranquilamente. No obstante, me quedo con una página que me pareció especialmente interesante. En ella Spiegelman se reúne con su psicólogo (nótese que en ese momento los dos son humanos con máscara de ratón y Spiegelman no es más que un niño, los personajes cambian según la circunstancia en la que se encuentran) y hablan de cómo Spiegelman siente que por mucho que haga, nunca será nada como lo que hizo su padre, sobrevivir al exterminio judío por parte de los nazis.

La viñeta con la que me quedo es la tercera (segunda de la columna de la izquierda, vaya), en la que el psicólogo afirma:

Sí. La vida siempre se pone de parte de la vida y, en cierto modo, se culpabiliza a las víctimas. Pero ni fueron los MEJORES los que sobrevivieron ni murieron los mejores. ¡Fue ALEATORIO!

Decir que es un libro recomendable es ciertamente decir poco, ¡no en vano fue la primera novela gráfica en recibir un premio Pulitzer!

Y no sólo la recomiendo sino que aprovecho para agradecer a quien me la recomendó, un compañero de trabajo con el que hace años que perdí el contacto. Adrián, sí, tú, el becario de la zona sensual, ¡gracias!

¡Feliz semana!

Anuncios

2 thoughts on “De ratones, gatos y cerdos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s