¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Visicitudes de una tejedora novata

El que la sigue, la consigue

Viajemos atrás en el tiempo, más concretamente al 18 de septiembre de 2011. Ese día publiqué una entrada por aquí que comenzaba con la siguiente frase:

Cuando vi el último Knitty supe enseguida que tejería el Leaflet.

Y lo tejí, vaya si lo tejí. Lo tejí no una sino 5 veces, y lo destejí 4. El quinto leaflet lo acabé regalando porque tanto la lana como mi paciencia estaban empezando a dar muestras de desgaste. Y es que a veces las cosas no quieren salir, y punto.

Gracias a mi memoria selectiva me había olvidado de la rebequita de marras, que tantos quebraderos de cabeza me dio en su día. Pero estaba claro que esa rebeca tenía que acabar siendo para mí, porque ahora, para aprovechar los metros de lana sobrantes de mi jersey de búhos, fue uno de los primeros patrones en venirme a la cabeza.

Sin hacer muestra ni nada empecé a tejer, clic clic clic, para darme cuenta de que iba justa, muy justa de lana. Busqué la misma lana por internet pero no estaba dispuesta a pagar el precio que me pedían por un ovillo extra del que apenas usaría un 10%, así que me limité a seguir tejiendo hasta que se terminó la lana.

El resultado es una rebeca de entretiempo, cortita, para llevar sobre una capa más larga, y con el problema de que se riza un poco por los frontales porque no he tenido suficiente lana para hacerle una tira más ancha. Si a alguien se le ocurre una solución para este problema, estaré muy agradecida ^_^

Y con esto y los calcetines anteriores, mi stash ha bajado ya a 29.423,1 metros… En total, desde que empecé con la “dieta lanera” he reducido la bonita cifra de 1.616 metros ^^

¡Feliz tarde de domingo!

Anuncios

4 thoughts on “El que la sigue, la consigue”

  1. me gustan las “leaves” de la espalda… En cuanto a la solución, sin más lana de la usada y con lo espesa que estoy (este examen me come las neuronas), no se me ocurre nada. Sólo que le hagas algo a otro color… O un supermegabloqueodel20

    Me gusta

    1. El problema es que la lana es… “peculiar” y cualquier cosa que le meta va a ser un cambio en la textura… siendo acrílico igual intento “matarlo” con la plancha, a ver si pierde el rizo…

      Me gusta

    1. Esa idea es chulísima, pero no la veo factible, la verdad es que el material tiene una textura peculiar y no creo que sea fácil encontrar algo que no parezca un postizo 😀

      De todos modos, la idea queda archivada en mi cabeza, me encanta!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s