¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, Personal

Para presumir hay que sufrir

Título alternativo:
Métodos de tortura medievales tejeriles: cierre con icord.
Poco a poco voy cerrando con icord los puntos de un bolso… Y aproximadamente cada 20 segundos me pregunto a mí misma por qué me torturo de esa forma…
La respuesta la tengo ante mis ojos: ¡¡queda taaaaan bonito!!

image

Anuncios

11 thoughts on “Para presumir hay que sufrir”

    1. Consiste en cerrar de forma que quede como un cordoncillo al filo de la labor. Queda muy chulo pero (para mí al menos) es un coñazo soberano 😀

    1. Yo creo que me entra el nervio al final de los proyectos y todos los cierres se me hacen pesados… el icord que es más largo, ni te cuento 😀

      Y gracias por lo del blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s