Lo que lució el domingo

Me levanté con la certeza de que el domingo se me iba a quedar corto y no me equivocaba. La montaña de cosas que quería hacer se ha quedado en un modesto montículo, pero me doy por satisfecha. Es lo normal cuando las expectativas no son realistas.

De todos modos creo sinceramente que no me puedo quejar: quitando las horas que he dedicado a terminar de reubicar a los afectados por la obra, a poner, secar y recoger dos lavadoras, y el par de horas que he pasado merendando y de cháchara, el día ha dado de sí todo esto:

Anoche, cuando decidí darle la patada (temporalmente) a mi miriam, me puse a maquinar, a ver qué podía hacer para recuperar la motivación. Tenía este cuello en cola desde que lo publicaron y ha querido el destino que tuviese en mi caja de las lanas una madeja del grosor adecuado que mide exactamente los metros que pide el patrón. Así está de momento, espero acabarlo pronto y darle otro empujón a la rebeca.

El cuatro de octubre se celebra en Suecia Kanelbullens dag, el dia del bollo de canela. Ésta ha sido la tercera vez que cocino bollos de canela (la segunda que lo hago en el día “oficial”, día arriba día abajo) y sólo puedo decir que la cosa va cada vez mejor. Los primeros que hice se convirtieron rápidamente en piedras de canela, los segundos salieron bastante bien, pero no eran especialmente bonitos, y los de este año… ¡uf! aparte de lo bonitos que son (ver foto) están espectaculares.

Para hacerlos he seguido la receta de bollos de cardamomo del libro Pan casero de Ibán Yarza. Me encanta este libro, está tan bien explicado que parece que tienes un profesor a tu lado en la cocina. De momento he intentado sólo un par de recetas pero caerán más, estoy segura.

También he preparado los patrones de mi nuevo proyecto de costura (a la vez que comía golosinas, sí, soy una gorda). En realidad no puedo cortar la tela ni nada, porque no la he lavado y paso de arriesgarme, pero tenía mono de dibujar patrones y de ir allanando el camino para este proyecto que tanta ilusión me hace.

Ha sido un buen domingo, ¿verdad? Lo mejor es que todavía queda un buen rato para tejer un poco más y quizás leer antes de dormir.

¡Feliz semana nueva!

6 comentarios en “Lo que lució el domingo

  1. Oooh! qué pintaca los bollos. Ayer saqué el libro de Ibán Yarza con la idea de probar con algo rico, pero ¡no tengo cardamomo! Viendo cómo te quedaron, a ver dónde lo encuentro para darme un homenaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s