El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Mínima Miriam

Empecé esta rebeca con la idea de tener algo sencillo de tejer que me sirviera para desconectar del estrés del trabajo, y al final ha resultado tan intolerablemente aburrida que tejerla me causaba más estrés del que me quitaba.

Así que me he limitado a hacerle lo mínimo necesario para poder usarla: lo justito de larga, las mangas francesas y la solapa más estrecha posible. Ha sido uno de estos proyectos que, al acabarlos, dan ganas de meterlo en un cajón y no verlos en un tiempecito…

No todo lo que se teje es divertido, pero no me apetecía tirar la toalla porque sé que, en el fondo, la rebeca me gusta mucho y la voy a usar mogollón (de momento ya está estrenada, ¡que no es poco!).

Ahora toca pensar en el siguiente proyecto, ¿cuál será?

¡Feliz sábado!

Anuncios

4 comentarios en “Mínima Miriam”

  1. Buff, yo tengo una chaqueta y un jersey a medias guardados. La chaqueta porque es de tejer con el 3,5 y ahora me da pereza embarcarme en una prenda grande con esa numeración. El jersey, aunque va con el 6,5, porque la lana ahora me parece un coñazo con el pelo…

    Me gusta

    1. Y para eso precisamente se inventaron las bolsas, las cajas y hasta los armarios, para quitarnos de la vista lo que no queremos ver, jeje. Yo también tengo algo escondido en una bolsa, y hasta que me dé por retomarlo prefiero vivir pensando que no lo tengo 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s