Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Paz y amor: el chal hippie

Hace unas semanas sufrí un ataque severo de “culo veo culo quiero” después de ver el chal para los domingos de mi muy talentosa amiga mj (¡a visitarlo si no lo habéis visto aún, es preciosérrimo!). Con el ganchillo me pasa un poco como a ella, me gusta tener un proyecto de vez en cuando, pero me cuesta mucho trabajo encontrar patrones de ganchillo que me hagan feliz. Así que cuando encuentro uno se me van los ojillos y no me queda más remedio que tejerlo.

Este chal es uno de esos proyectos ideales para apurar restos y en principio ése era el plan, lo prometo. Pero entonces me acordé de otro proyecto que hace años que quiero hacer, que también sería para tirar de restos, y que no he podido hacer porque nunca tengo suficientes restos de suficientes colores… así que, a tomar por saco la dieta lanera, el sábado me personé en la tienda de lana y pequé mucho (y lo disfruté aún más).

Mi proyecto tiene algunas modificaciones con respecto al patrón original. Para empezar, mi lana es más fina, por lo que he tenido que hacer bastantes más repeticiones. Además el patrón incorpora, casi al final, una franja bastante ancha en el color principal que no me terminaba de convencer. En lugar de hacer una franja ancha de un mismo color he hecho dos más estrechas (en mi proyecto, la roja y la beige del final).

Y sin más, que mira que me enrollo, aquí están las fotos de mi chal que, por cierto, es mi nuevo ultrafavorito superamoroso mejor chal de toooodos los tiempos. Estoy profundamente enamorada, suspiro, ains… ❤ ❤

La última foto es testimonio de cuantísima falta me hace un auto-disparador para la máquina de fotos… a lo mejor así no saldría con las piernas a la virulé 😉

Por si a alguien le interesa, la lana principal es Alpaca, y el resto es una combinación de Alpaca, Baby Alpaca Silk y Fabel, todas ellas de Drops y detalladas en mi ravelry.

PD: ¡Se me olvidaba! Es jueves, enlazo con RUMS, me hago un cafelito y me siento a buscar inspiración 🙂

Anuncios

20 thoughts on “Paz y amor: el chal hippie”

  1. Cómo no va a ser tu ultrasupernuevofavorito!!!! Te ha quedado muuuuuy precioso y taaaaaan ponible. Y qué grande!!! Calentito extremo!!!

    Yo el mío no me lo estoy poniendo mucho ahora… Q el cotton Merino no es para el invierno… Pero deseando estoy q pasen los fríos polares sevillanos, Jajajajaj

    1. Lo bueno de Sevilla (una de las cosas buenas, jeje) es que los fríos polares duran relativamente poco, así que le darás muchos días de uso a ese Cotton Merino que tanto mola 😀

      ^_^

    1. ¡Gracias!
      Yo también estoy encantada con los colores, y tengo que admitir que gran parte del mérito es de mi chico, que me ayudó a elegir y combinar (tiene mucho mejor ojo que yo!).

  2. oOOoOOh! me he enamorado! ❤ a también me pasa lo de culoveoculoquiero con los proyectos de todo tipo ajaja el problema es que no hay tiempo de hacerlos todos, y menos a la vez! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s