Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, La gran aventura sueca, Personal

Desentumecerse (reflexión bloguera)

Después de meses de frío, oscuridad y, a ratos, una cierta mustiedad que no sé si viene de dentro o de fuera pero que ahí aparece de vez en cuando, con más frecuencia en los meses oscuros, parece que ya llegó la primavera. Y es que por poco que me guste el calor, por mal que lo pase cuando se superan los 35 grados, se ve que lo andaluza no me lo quita nadie porque al final el cuerpo me pide sol y luz.

IMG_9881Y sol y luz estoy teniendo, por fin. Estos meses que preceden a la noche de San Juan son especiales: los días crecen rápidamente, las temperaturas van subiendo poco a poco y se puede, por fin, tejer en el balcón aunque para ello hagan falta varios chales, mitones y bebidas calientes, salir a pasear, comer en una terraza y hasta usar gafas de sol.

Así que me estoy sacando las telarañas y me estoy desentumeciendo, estirando el cuello para que me dé el sol en la cara y disfrutando de las nubes de algodón de azúcar que se ven al atardecer. Y pienso mucho en cosas bonitas y hasta me sorprendo comprándome un esmalte de uñas a juego con un jersey…

También pienso en el blog, en cómo ha cambiado desde que lo creé hasta ahora y en cómo, un poco, me gustaría volver a recuperar lo que era antes. Últimamente me parece que se me ha ido convirtiendo en una especie de archivo de proyectos terminados (sean tejidos, cosidos, leídos o, en raras ocasiones, cocinados), perdiendo así mucha espontaneidad.

A veces se me pasa por la cabeza un pensamiento, o hago una fotografía, o veo un vídeo, o lo que sea, y me apetece traerlo aquí, no sólo para compartirlo, también para almacenarlo, pero lo pienso dos veces y al final casi nunca lo hago porque… bueno, no sé exactamente por qué.

Tengo claro que, por encima de todo, mi blog es una caja de recuerdos y de vez en cuando me gusta echar un vistazo a entradas de hace tiempo (que, a lo tonto, este blog tiene ya casi siete añazos!). Sin embargo, también me gusta que me lean, faltaría más, y recibir comentarios, si no me gustase no tendría un blog, tendría algo privado.

IMG_9901

Hay muchos blogs por ahí y no todos tienen, ni de lejos, la misma categoría. Hay blogs cuyas entradas tienen poco texto y fotografías descuidadas, tomadas con el móvil, sin luz… y hay blogs cuyas entradas están mimadas al detalle, texto conciso y cuidadosamente redactado, fotografías con más retoques que Cher… A mí me gustan los blogs que están más o menos en el centro de la escala: fotos aceptables y la cantidad de texto que su autor considere necesaria en cada entrada, a veces dos palabras, a veces veinte párrafos, y es en ese punto donde me gustaría situar al mío (porque ya que no puedo gustar a todos, intento gustarme a mí).

A todo esto, he actualizado la lista de enlaces que aparecen abajo a la derecha: he añadido muchos blogs nuevos y he eliminado todos los blogs que no habían sido actualizado en los últimos seis meses. También he cambiado el orden en que aparecen y ahora cambia, o debería cambiar, de forma aleatoria.

¡Nos leemos!

Anuncios

12 comentarios en “Desentumecerse (reflexión bloguera)”

  1. Madre mía, siete años!!! Eso es toda una vida, o casi. Me gustan tus reflexiones; yo prácticamente soy nueva en tu casa, pero me engancha tu forma de contar las cosas. Mis pretensiones con mi blog no son gustar a nadie, aunque irremediablemente acaba implícito en cada entrada, lo que si tengo claro es que publico si me lo pide el ánimo, si creo algo que me enriquece el espíritu y quiero que quede archivado.
    Pues eso, nos leemos.
    Un saludo

    Me gusta

  2. Yo también estoy contigo y prefiero los blogs de la franja de en medio, no son perfectos, ni se les saca rendimiento económico, pero son más reales, más cercanos, más personales y los que los escriben más accesibles.

    Me gusta

  3. Yo llevo dos meses errática tanto en leer blogs como en escribir. En parte es culpa de que hay cosas que ahora comparto directamente en instagram o en twitter, cuando antes se convertirían siempre, siempre en entrada. Y eso quiero cambiarlo, porque creo que el blog siempre estará ahí, pero las redes sociales, uff, quién sabe.

    Me gusta

    1. A veces da un poco de pereza el blog, y supongo que el hecho de que el mundo bloguero está, en general, en crisis, no ayuda…
      Yo por suerte no consigo engancharme a twitter (instagram ni siquiera tengo), así que las cosas o vienen al blog o no van a ningún sitio 🙂

      Por cierto, tus dos meses de erratismo se han notado, vuelve al blog ya! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s