¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó, swapetines

El siroco

El siroco es un viento del sudeste propio del Mediterráneo, que viene del Sáhara y alcanza velocidades de huracán en el norte de África y el sur de Europa.

La primera vez que escuché la expresión “dar un siroco” no me gustó, supongo que porque salió de la boca de una persona que tampoco me gustaba especialmente.  Sucedió en Sevilla donde, en mi experiencia, la expresión es bastante más común que en Córdoba, donde había estado viviendo hasta entonces.

Por si hay más cordobeses (o gente que no conozca la expresión) explico un poco lo que significa. Un siroco es una decisión impulsiva, un avenate, un pronto. Por ejemplo:

El otro día me dio un siroco y me apunté al swapetines.

Y hoy he recibido el nombre de la persona a la que le voy a tejer unos calcetines… ¡estoy emocionada!

Es la primera vez que participo en un intercambio de semejantes dimensiones y, como buena novata, mi mayor miedo es llegar a la altura. Me siento exactamente como el pobre Chaendler cuando Phoebe y Rachel lo convencen para buscar los regalos de navidad de Monica, preguntándole cómo se sentiría si Monica, además un buen regalo, le hubiese comprado dos regalos medianos y un montón de regalitos pequeños…Esa cara que se le queda a Chaendler (minuto 1:09 del vídeo) es la que tengo yo desde que recibí el email de Pilar esta mañana…

 

De momento estoy en plena fase investigadora… ¡deseadme suerte!

Anuncios

4 thoughts on “El siroco”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s