La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Trota, trota, trotamundos soy, Uncategorized

Ejem

Las vacaciones de verano este año han sido tempranas y breves, porque así lo exigen las circunstancias. Puede ser que en lo que queda de verano se produzca alguna escapada pero las vacaciones, las de montarse en un avión (yo no las concibo ya de otro modo), ya vinieron y se fueron.

Teníamos un plan que entra perfectamente en la categoría de suicida: ir a Córdoba. Quien no haya estado en Córdoba en verano no entiende hasta qué punto es una locura, pero si hay un sobrinito nuevo en el mundo da igual que haya nacido cerca de Orodruin, se coge un avión y se va (y hasta se le teje una manta, pero esa historia vendrá otro día).

Para que las vacaciones pareciesen más vacaciones (y no sólo visita familiar) decidimos pasar un fin de semana en Londres, en plan tranquilo, porque no era la primera vez, así que no había prisa por verlo todo…

Sólo había una cosa que en mis anteriores viajes a Londres no había visitado: ¡las tiendas de lana!

Brevemente temí por mi presupuesto, pero en realidad no estaba muy motivada para comprar, como atestigua esta conversación:

20160630_101121.png

De los creadores de grandes títulos como “De este agua no beberé”, “Esta polla no me cabe” y “Este cura no es mi padre”, llega a sus pantallas… “En este viaje no compraré lana”, la cuarta entrega de la aclamada saga “Cosas que no has de decir”.

14 ovillos/madejas… nada más y nada menos. 10 ovillos de Rowan Tweed compradas en Liberty London, 2 madejas de I Knit or Dye Shangri La, compradas en I Knit London, 1 de Wollmeise Pure 100% Wolle y una de Socks that Rocks Lightweight, compradas en Loop.

Más este alfiletero (al que ni de coña le pienso pinchar alfileres) de Liberty, que compré como compensación por no haberme traído ninguna de aquellas fantásticas telas.

DSCF3490

Una de las razones por las que no quería comprar es que poco antes había encargado esta fabulosa madeja de Greta and the Fibers Silk Me Lace, con la que estoy tejiendo una pasada de chal en el marco incomparable del #kalternagreta16.

DSCF3463

Y, por último, aunque no jueguen en la misma liga que las anteriores, mis Katia WashiKatia Washi, intercambiadas con MJ y con las que me pienso hacer un bolso veraniego (con suerte antes de que acabe el verano…).

DSCF3482

Me he tragado mis palabras, mis pensamientos y he perdido toda la credibilidad…

¡Ups!

Anuncios

7 thoughts on “Ejem”

  1. Yo ya he visto esa peli.

    Ah, no, que la he vivido 😀

    Disfruta de tus tesoros, no hay vuelta atrás!

    PD: Ahora en los cines de aquí están poniendo la secuela “El lunes empiezo la dieta”. Un complejo melodrama de los tiempos de hoy.

  2. Por cierto, en mi primer viaje a Londres volví con, tachán, 37 madejas.

    Pero claro, yo iba a “comprar lana pero sin pasarme”.

    Claaaaaro claaaaaro

  3. Estaba yo leyendo blogs en la camita un sábado por la mañana mientras mi pareja leía seriamente el periódico y de pronto he empezado a desternillarme con tu post… ay… me consuela saber que no soy a la única que le pasan esas cosas cuando viaja…. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s