¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, La gran aventura sueca, Personal

Aferrarse

Esta mañana me he puesto filosófica con el café y he estado reflexionando sobre el tejer, lo tejido, y mi relación con ambas cosas.

Como nos gusta categorizarlo todo me pregunto… ¿soy tejedora de proceso, o de producto? ¿Se pueden ser las dos cosas? Porque adoro el proceso, pero necesito el producto también, aunque no lo use…

Ayer puse esta foto en instagram y, además de muchos mensajes de ánimo de compañeros de tejido, recibí un mensaje de mi cuñada ofreciéndome su ayuda si acaso no me daba tiempo de usar todo lo que tejo.

20180115_090835.jpg

Y la cuestión es que tiempo no me da, no sé si me da. Probablemente tendré tiempo de sobra para usar todos estos que estoy terminando, porque son nuevos, pero ¿qué pasa con los que ya tengo en el armario?

Mucha gente se plantea tejer más jerséis con el objetivo de sustituir sus prendas compradas por prendas tejidas a mano, pero en mi armario sólo hay un jersey que no me haya hecho yo y está nuevo (fue un regalo) así que no tengo necesidad de deshacerme de él.

De lo que si debería deshacerme es de algunos de mis jerséis más viejos: alguno porque no me queda como debería, otro porque con el uso se ha estropeado… pero me cuesta: estoy muy aferrada a cada una de las prendas que he tejido y sufrí cuando una rebeca que tejí se afieltró en la lavadora.

Cuando termine los jerséis de la foto (y a menos dos de ellos espero terminarlos pronto) no tendré sitio donde ponerlos. En mi estanterías del armario ya no caben, así que más que filosofeo barato de lunes por la mañana, lo que me planteo en este post es un problema de verdad.

A lo mejor debería ser ese el objetivo minimalista de este mes de enero, y no el de organizar el cuarto de baño (seguramente debería tener un objetivo doble y hacer las dos cosas).

¡Feliz lunes!

PD: He leído por ahí que hoy es el lunes más triste del año. Yo estoy feliz como una perdiz porque los lunes no trabajo y tengo tiempo de ponerme a filosofar con mi café. Mañana martes cuando suene el despertador a las seis otro gallo cantará.

 

Anuncios

2 comentarios en “Aferrarse”

  1. Yo estaría feliz de decir que todos los jerseis de mi armario son tejidos por mí. Yo, aprovecharía el ofrecimiento de tu cuñada y le dejaría adoptar alguno de esos jerseis que no usas. Así tú tendrías alguno menos y siempre se los podrías pedir prestados si algún día sientes añoranza

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s