¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Biker

Allá por febrero Mamicrafter y Nairamkitty organizaron un Cose Conmigo para la chaqueta tipo biker que venía en la portada de la Burda de enero de este 2017.

20170918_102131.jpg

Así que me apunté, más que nada pensando en que el año pasado perdí mi chaqueta de entretiempo en el tren y jamás la recuperé (en serio, qué cutre es la gente… la chaqueta tenía por lo menos 7 años y había costado 10 euros… ¿quién leches querría quedarse con algo así?).

El caso es que estaba sin chaqueta y, aunque tengo la tela comprada para coserme una sustituta (algún día), el Cose Conmigo me pareció una oportunidad estupenda para coser en compañía. Con lo que no contaba es con acabar la chaqueta 5 meses después de que acabase el Cose Conmigo, jajaj

La chaqueta está muy lejos de ser perfecta… es más, está muy lejos de ser presentable, pero yo no tengo vergüenza ninguna y he aprendido mucho haciéndola, así que aquí está. Tengo que decir que, de lejos, me parece que queda muy bonita. De lejos no se aprecia que las costuras decorativas no son decorativas para nada, ni que me olvidé de añadir 3 cm de largo a dos de las piezas y tuve que coser un añadido, ni que las cremalleras de las mangas son de pacotilla porque el forro no está abierto, ni que la tela es implanchable, ni que las costuras de los codos son de película de miedo, ni una larga lista de cosas más…

Cuando vivía en Sevilla iba a clases de corte y confección un par de días en semana. Allí volví a aprender a hacer mis propios patrones, a modificarlos (hasta cierto punto), y a coser cada pieza con cuidado. Mi profesora no era fan de los patrones comerciales, como os podéis imaginar, y mucho menos de una prenda mal terminada… Estoy segura de que mi vestido Sakura, por ejemplo, pese a ser un patrón comercial, le habría gustado a mi profe porque está bien cosido y muy bien rematado, pero esta chaqueta, en la escala de calidad Antoñita, se sitúa en los valores negativos 😦

Mientras siga RUMS, aquí seguimos 🙂

 

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Negro sobre blanco, Personal, Un libro al mes, Uncategorized

Leyendo en 2017 (IV)

Hace ya bastante, cuando salió y era el bestseller por excelencia en todas las librerías de España, mi madre me regaló La sombra del viento dos veces. Me lo leí sólo una y me encantó. Años después Ruiz Zafón ha ido sacando más libros a los que no he echado demasiadas cuentas… hasta este verano, que estuve mirando un poco y decidí darles una oportunidad. Los anoto aquí todos juntos porque, exceptuando el primero que al final sí que me lo he leído dos veces, los demás los tengo bastante mezclados entre sí. Es el precio de leerlos demasiado seguidos, supongo.

zafontetralogia

Era evidente que iba a acabar leyéndolos porque, ¿quién se resiste a algo llamado “El cementerio de los libros olvidados”? Yo no, eso está claro. El concepto de una biblioteca enorme, laberíntica y oculta es demasiado romántico e intenso como para dejarlo pasar, y si ya encima le metes romance, escritores malditos, dobles vidas, misterio… pues nada, que estaba condenada a leerlos (y disfrutarlos).

Me ha gustado mucho ver como la saga crecía, las historias se entremezclaban y al final todo (o casi todo) parecía cobrar sentido. No sé si estaba planeado hacerlo así desde el primer momento, o si fue el éxito de La sombra del viento el que dio pie a que crecieran los otros tres, pero sea como sea el resultado es genial.

¿Queda alguien por ahí que no haya leído a Ruiz Zafón?

¡Feliz lunes!

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, Negro sobre blanco, Personal, Un libro al mes

Leyendo en 2017 (III)

Como no sólo de novelas policiacas se puede vivir, aproveché el comienzo de mis vacaciones de verano para “atracar” la Biblioteca, y me traje un surtidillo de libros, unos más acertados que otros.

Del que voy a hablar hoy es uno de los poco acertados, me temo. Hace unos veranos, concretamente en 2013, leí Where’d You Go, Bernadette de Maria Semple, y me pareció una lectura entretenida y “fresquita”: una cosa ligera para leer cuando apetece estar entretenida pero no hay ganas de quebrarse demasiado la cabeza. Así que cuando vi en la biblioteca otra novela de la misma autora, pues me la traje a casa…

todaywillbedifferent

Se llama Today Will Be Different y va un poco del mismo palo que la otra, pero peor. La protagonista, Eleanor, es un grano en el culo y un irritante ejemplo de “problemas del primer mundo”.

Es un libro tan sumamente plano que aunque no hace mucho que lo terminé de leer, soy incapaz de recordar nada relevante del argumento, sólo que el final… argh!! el final hizo que mi furia volase por el salón en círculos… El libro es malo y soso, y al final la autora simplemente se ríe del lector… ¬¬

fwp

En fin, unas veces se gana y otras se pierde… ¿Alguien se ha leído este libro?

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

Mantas y más (I)

Este año ha sido uno de esos años en que mucha gente a la que quiero se lanza a tener bebés… y como ha coincidido que tenía tiempo y muchas ganas, pues me he lanzado a las locas a tejer y coser algunas cositas para regalar.

Todos los bebés nacieron entre mayo y julio de este año, así que he tenido unos meses un poco ajetreados, pero puedo decir con orgullo que todos han recibido sus cositas antes de que fuese demasiado tarde!

Una de mis mejores amigas en Córdoba iba a tener a su primer bebé y después del embarazo tan difícil que ha tenido la pobre, he intentado mimarla un poquito más.

2017_0703_17475000(2)

Mi idea inicial era tejerle una manta y entre las dos nos decidimos por el patrón Bounce, de Tincanknits, que ya tejí el año pasado para uno de mis sobrinos (no hay entrada porque lo regalé antes de hacerle las fotos, a veces simplemente no hay tiempo). Elegir los colores fue más complicado pero al final los sacamos también, ella no quería una manta con colores típicos de niña, y creo que lo hemos conseguido.

Para guardar la manta cosí una bolsita sencilla, que espero que le sirva para guardar otras cosas en el futuro… me imagino que una bolsa de tela tiene que venir bien cuando hay niños alrededor, ¿no?

Su niña no fue prematura, pero aún así me pidió que le hiciese uno de esos pulpos para prematuros de los que todo el mundo hablaba la primavera pasada… no es lo más divertido que se puede tejer, pero si una amiga me pide que se lo teja le tejo dos si hace falta!

Y por último le cosí un organizador del libro Zakka Style, estilo al que me hice hace unos años en compañía de Helena. El suyo tiene menos compartimentos y espero que le esté sirviendo para guardar papeles del pediatra y cosas así 🙂 Estaos estuches son muy entretenidos de hacer, y a la vez son un poco coñazo porque al llegar a la parte de poner la cremallera… ¡grr! no importa cuántas veces lo intente, cuánto hilvane, sujete con alfileres y compruebe… me queda torcida!! Se nota cuando está cerrada y vacía, así que espero que a estas alturas esté llena y no se note el fallo demasiado 😀

La lana elegida ha sido Cotton Merino de Drops. Es una mezcla de 50% merino y 50% algodón que ya he utilizado antes y que sé que “funciona” para proyectos de bebé. Además es cálida pero no demasiado, así que espero que en Córdoba le podrá dar bastante uso.

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Wonder Woman

Cuando el Wonder Woman Wrap de Carissa Browning apareció yo fui una de las muchas que pensó:

a. ¡Quiero ese chal y lo quiero ya!

b. ¿Dónde leches voy yo con una bandera de España liada al cuello?

Así que lo dejé estar porque, además, no tenía lana en colores ni remotamente adecuados y estaba a dieta lanera.

Pero pasaron dos cosas que alteraron el curso de los acontecimientos. Primero tenemos a Gemma, Laura y Ana que tienen la osadía ¡¡¡de montar un KAL!!! Y luego tenemos a Stephen West y su maldita tienda llena de lanas espectaculares en Amsterdam

The Stephen and Penelope salí con la bolsa llena de lanas, el corazón contento y la cartera más ligera de lo planeado. Por suerte puedo decir que fui razonable con mis compras, no me traje nada sin proyecto asignado y de hecho, de las 5 madejas que me traje, dos han sido usadas y el proyecto que voy a tejer con las otras 3 está desde ayer en mis agujas.

2017_0722_23230000

Para el Wrap elegí unos tonos que recuerdan más a la casa Griffindor de Harry Potter que a la bandera española, y además es que ha sido la delicia más grande del mundo trabajar con esta lana, Twist Light de Madelinetosh.

Mis colores elegidos han sido Tart y Liquid Gold y la combinación queda tan espectacular como se ve en las fotos:

Es un patrón sencillo y fácil de seguir, pero también bastante divertido de tejer, y además es gratuito. ¡¡100% recomendable!!

Por cierto, la diseñadora ha escrito la versión ganchillo del chal, así que no hay excusas!

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, Negro sobre blanco, Un libro al mes, Uncategorized

Leyendo en 2017 (II)

¡He estado leyendo!

No he blogueado mucho, pero estoy más o menos consiguiendo mi objetivo de leer un poco más… Bueno, al menos durante las vacaciones de verano me he puesto un poco al día con mi reto en Goodreads, espero seguir leyendo ahora que el curso ya ha empezado.

Después de mi última publicación lectora, en la que hablaba de A grandes males, último tomo de la trilogía Refranes, canciones y rastros de sangre, de Pérez Gellida, me quedé un poco huérfana de libros (como suele pasar después de leer uno que gusta bastante).

Un par de vueltas por la tienda kindle y muchos fragmentos gratuítos más tarde, me decidí por La maniobra de la tortuga, de Benito Olmo.

la-maniobra-de-la-tortuga

Se trata (una vez más) de una novela policíaca protagonizada por un inspector poco ortodoxo, por definirlo de alguna manera. La acción se desarrolla en Cádiz, donde Blanquetti ha sido trasladado forzosamente con el objetivo, digamos, de no meterse en líos.

Pero a veces la vida trae líos y en la vida de Blanquetti se cruza un cadáver… y al parecer lo de ser inspector de homicidios es como lo de ser tejedora, si ves un cadáver lo tienes que investigar, del mismo modo que si ves una tienda de lana la tienes que visitar, eso es así, simple y llanamente.

El pobre Blanquetti, que además va investigando a su bola, no es Harry el sucio ni nada parecido, los malos no caen desplomados a su paso, de hecho el pobre se lleva más palos que una estera, y eso lo hace bastante entrañable de leer. En paralelo y entrecruzada está la historia de Cristina, una mujer víctima de la violencia de género, que intenta salir adelante llevando una vida lo más discreta posible después de haber pasado varios años en una casa de acogida para mujeres maltratadas.

He leído que alguien ha comprado los derechos para hacer de esta novela una película, pero lo que yo espero de verdad es que Olmo se lance a publicar más novelas de Blanquetti, que este personaje puede dar mucho de sí.

¡Feliz lunes!