¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, La gran aventura sueca, Personal, Y ahora tengo un podcast

El otoño

El otoño es mi estación favorita del año, estoy segura de que no es la primera vez que digo algo así. Pero el otoño aquí en Suecia es además sinónimo de oscuridad, de días que se acortan demasiado rápido y, en mi caso, a ratitos,de melancolía también.

Llevamos unos días muy lluviosos, que invitan a no salir y a hacer cosas muy caseras.

La semana pasada, por ejemplo, coincidiendo con que se celebraba en Suecia el día del bollo de canela, me puse el delantal, saqué mi libro de Pan Casero de Iban Yarza (¡espectacular!) e hice una buena hornada de bollitos.

También invitan a tejer y a ver series… hace poco empecé a ver Outlander, pensando que me gustaría, pero creo que la voy a dejar, no estoy muy centrada últimamente y cuando pasa mucho rato sin que suceda nada relevante para la historia (y para mí el 90% del follisqueo de la protagonista es irrelevante), me canso de la serie.

Hoy he encontrado en HBO nordic la miniserie de la BBC basada en The Casual Vacancy, de J.K. Rowling. Son tres capítulos de una hora o así. Muy recomendable, tanto para los que no han leído la novela como para los que sí.

Y además de tejer, hornear y ver series he aprovechado estos días par a grabar un nuevo capítulo de mi podcast y, sobre todo, para editarlo. Para el de la semana pasada, después de varias pruebas e intentos, me.tuve que conformar con grabar con el móvil y editarlo con una app. Creo que quedó decente, dados los recursos que tenía, pero francamente mejorable.

Hoy he editado el segundo con un programa para el ordenador que me encontró mi esposo… ¡y ha merecido la pena el esfuerzo! Si a alguien le apetece escucharme hablar de mis proyectos durante un cuartito de hora largo, en youtube estoy…

Si hay alguien por ahí que se plantee ponerse delante de la cámara y hablar, pero tenga dudas… yo le digo que se lance, que haga una prueba privada y experimente… lo mismo se une al club!!!

¡Feliz semana!

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Y ahora tengo un podcast

¡Ups! ¡Lo hice!

¡Hola!

Llevaba tiempo dándole vueltas y ayer me decidí a grabar el episodio piloto de un podcast… y mientras me siga pareciendo divertido, lo seguiré haciendo de vez en cuando…

Si alguien quiere escucharme cascar durante casi 15 minutos acerca de mis proyectos de punto y alguna que otra cosa más… ¡bienvenidos!

¡Abajo la ociosidad!, Negro sobre blanco, Personal, Un libro al mes, Uncategorized

Leyendo en 2007 (V)

Si la semana pasada la cosa iba de Zafón, esta semana la cosa va de… ¡Zafón!

Al terminarme la tetralogía andaba dándole vueltas a qué leer a continuación y la tienda kindle me sugirió la Trilogía de la niebla, del mismo autor. La compré medio con recelo, porque son novelas para adolescentes y yo la adolescencia acababa de dejarla atrás un par de semanas antes y me sentía especialmente madura y centrada en la vida. Por suerte mi síndrome de Peter Pan no tardó en hacer de las suyas y pude leerme los libros y disfrutarlos.

zafontrilogia

Aunque los vendan como una trilogía, la verdad es que son tres novelas independientes, con un tema o una atmósfera común: la magia, lo sobrenatural, lo inexplicable, la niebla…

El príncipe de la niebla es el primero que me encontré. Trata de una familia, que se muda a un pueblo en la costa en plena II Guerra Mundial, a una casa en la que pasan cosas raras… El príncipe de la niebla es un personaje diabólico capaz de conceder cualquier deseo, ¡pero todos los deseos tienen un precio costoso!

El segundo es El palacio de la medianoche, el que menos me ha gustado de la trilogía. Es una historia de amigos, de hermanos separados al nacer, de siniestros personajes mágicos, trenes y fuego… ¡pero poco convincente!

Y el último, Las luces de septiembre, es el que más me ha agradado de los tres. La ambientación es medio steampunk, en la mansión de un fabricante de juguetes y autómatas, y nada más que eso ya me tenía medio conquistada. Pero es que además la historia me ha parecido más elaborada que las otras dos, y los personajes más creíbles 🙂

¡Feliz lunes!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, Hygge, La gran aventura sueca, Uncategorized

Retroceso

No sé si es la palabra adecuada para titular esta entrada, pero como antónimo de progreso es lo que mejor ilustra lo que ha pasado este fin de semana.

Cuando tejes sabes que tarde o temprano te va a tocar tirar de la hebra, es inevitable y no merece la pena posponerlo. Bueno, lo de si merece la pena o no igual es cosa de cada uno, pero a mí seguro que no me la merece.

El caso es que esta semana he estado a tope con el Hygge, ganchillea que te ganchillea. El sábado terminé de tejer el panel central y el domingo me dispuse a empezar el bordado ❤

Recuerdo haberle comentado a mi marido en algún momento que me estaba cundiendo un montón. A eso de las 7 envié esta foto a unas amigas… y como una media hora más tarde ¡me di cuenta de que estaba mal!

20170924_185500

Miré y conté, remiré y reconté… y nada, mal. Y se nota, claro que se nota, todo el panel está desplazado 2 puntos a la derecha. Si os fijáis se aprecia incluso en la foto, que os puntos centrales de la flor amarilla no quedan alineados con el punto central de la flor del panel anterior…

Ha sido la primera vez que he llorado deshaciendo algo. No es que haya llorado a moco tendido ni nada, pero es que ¡vaya rabia!

20170925_092533

Y después de la fiesta de “desbordar”, llegó el monstruo del que llevaba escondiéndome toda la semana… ¡el radiate!

El radiate está tejido con un grosor DK, pero yo lo estoy haciendo con fingering. Así que antes de montar hice una muestra, medí, conté, calculé… ¡hasta hice matemáticas! Pero no me sirvieron de nada, porque cuando llegué a la cintura y me lo probé… ¡enorme! Tengo prueba gráfica pero me la guardo porque no me apetece poner aquí una foto mía en el cuarto de baño con la barriga al aire, pero vaya.

2017_0916_17022800

Así que ayer saqué la calculadora, puse a mi marido a controlar mis matemáticas, volví a medir… y efectivamente, yo estaba tejiendo la talla XL y debería tejer la L… así que nada, en lo que se tarda en ver un capítulo de una serie pasamos de la foto anterior, a la foto siguiente…

20170925_092626

En fin, que a veces se gana y a veces se pierde, pero cuando se pierde es una mierda.

¡Feliz comienzo de semana!

 

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Biker

Allá por febrero Mamicrafter y Nairamkitty organizaron un Cose Conmigo para la chaqueta tipo biker que venía en la portada de la Burda de enero de este 2017.

20170918_102131.jpg

Así que me apunté, más que nada pensando en que el año pasado perdí mi chaqueta de entretiempo en el tren y jamás la recuperé (en serio, qué cutre es la gente… la chaqueta tenía por lo menos 7 años y había costado 10 euros… ¿quién leches querría quedarse con algo así?).

El caso es que estaba sin chaqueta y, aunque tengo la tela comprada para coserme una sustituta (algún día), el Cose Conmigo me pareció una oportunidad estupenda para coser en compañía. Con lo que no contaba es con acabar la chaqueta 5 meses después de que acabase el Cose Conmigo, jajaj

La chaqueta está muy lejos de ser perfecta… es más, está muy lejos de ser presentable, pero yo no tengo vergüenza ninguna y he aprendido mucho haciéndola, así que aquí está. Tengo que decir que, de lejos, me parece que queda muy bonita. De lejos no se aprecia que las costuras decorativas no son decorativas para nada, ni que me olvidé de añadir 3 cm de largo a dos de las piezas y tuve que coser un añadido, ni que las cremalleras de las mangas son de pacotilla porque el forro no está abierto, ni que la tela es implanchable, ni que las costuras de los codos son de película de miedo, ni una larga lista de cosas más…

Cuando vivía en Sevilla iba a clases de corte y confección un par de días en semana. Allí volví a aprender a hacer mis propios patrones, a modificarlos (hasta cierto punto), y a coser cada pieza con cuidado. Mi profesora no era fan de los patrones comerciales, como os podéis imaginar, y mucho menos de una prenda mal terminada… Estoy segura de que mi vestido Sakura, por ejemplo, pese a ser un patrón comercial, le habría gustado a mi profe porque está bien cosido y muy bien rematado, pero esta chaqueta, en la escala de calidad Antoñita, se sitúa en los valores negativos 😦

Mientras siga RUMS, aquí seguimos 🙂

 

¡Abajo la ociosidad!, Negro sobre blanco, Personal, Un libro al mes, Uncategorized

Leyendo en 2017 (IV)

Hace ya bastante, cuando salió y era el bestseller por excelencia en todas las librerías de España, mi madre me regaló La sombra del viento dos veces. Me lo leí sólo una y me encantó. Años después Ruiz Zafón ha ido sacando más libros a los que no he echado demasiadas cuentas… hasta este verano, que estuve mirando un poco y decidí darles una oportunidad. Los anoto aquí todos juntos porque, exceptuando el primero que al final sí que me lo he leído dos veces, los demás los tengo bastante mezclados entre sí. Es el precio de leerlos demasiado seguidos, supongo.

zafontetralogia

Era evidente que iba a acabar leyéndolos porque, ¿quién se resiste a algo llamado “El cementerio de los libros olvidados”? Yo no, eso está claro. El concepto de una biblioteca enorme, laberíntica y oculta es demasiado romántico e intenso como para dejarlo pasar, y si ya encima le metes romance, escritores malditos, dobles vidas, misterio… pues nada, que estaba condenada a leerlos (y disfrutarlos).

Me ha gustado mucho ver como la saga crecía, las historias se entremezclaban y al final todo (o casi todo) parecía cobrar sentido. No sé si estaba planeado hacerlo así desde el primer momento, o si fue el éxito de La sombra del viento el que dio pie a que crecieran los otros tres, pero sea como sea el resultado es genial.

¿Queda alguien por ahí que no haya leído a Ruiz Zafón?

¡Feliz lunes!

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, Negro sobre blanco, Personal, Un libro al mes

Leyendo en 2017 (III)

Como no sólo de novelas policiacas se puede vivir, aproveché el comienzo de mis vacaciones de verano para “atracar” la Biblioteca, y me traje un surtidillo de libros, unos más acertados que otros.

Del que voy a hablar hoy es uno de los poco acertados, me temo. Hace unos veranos, concretamente en 2013, leí Where’d You Go, Bernadette de Maria Semple, y me pareció una lectura entretenida y “fresquita”: una cosa ligera para leer cuando apetece estar entretenida pero no hay ganas de quebrarse demasiado la cabeza. Así que cuando vi en la biblioteca otra novela de la misma autora, pues me la traje a casa…

todaywillbedifferent

Se llama Today Will Be Different y va un poco del mismo palo que la otra, pero peor. La protagonista, Eleanor, es un grano en el culo y un irritante ejemplo de “problemas del primer mundo”.

Es un libro tan sumamente plano que aunque no hace mucho que lo terminé de leer, soy incapaz de recordar nada relevante del argumento, sólo que el final… argh!! el final hizo que mi furia volase por el salón en círculos… El libro es malo y soso, y al final la autora simplemente se ríe del lector… ¬¬

fwp

En fin, unas veces se gana y otras se pierde… ¿Alguien se ha leído este libro?