¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Infinito

Infinito es una exageración, claro, pero lo cierto es que me ha salido un chal gigantesco…

Cuando compré mi kit para tejer/ bordar el Hygge (que está aparcado hasta nuevo aviso, por cierto) estuve mirando en la web donde lo encargué para ver si había algo digno de aprovechar el viaje. Y allí estaba, esperándome, un ovillaco de 200 gramos de peso y 1000 metros de longitud… Se trata de Cotton flowers, una mezcla de algodón y acrílico al 50%, que hace un gradiente precioso de rojo a verde, pasando por naranja y amarillo ❤💛💚

La foto es medio fea, pero fue la que tomé en el calor del momento cuando llegó mi paquete.

IMG-20170301-WA0009

El patrón elegido es el Everyday shawl, de Jenny F, que va perfecto para este tipo de lana que parece estar de moda este verano 🙂

El resultado es mágico, a lo mejor está feo que sea yo quien lo diga pero ¡me da igual! Es enorme pero muy ligero, de forma que se puede usar tanto enrollado al cuello, sin que abulte demasiado ni agobie, o como chal por si refresca (y en este país, antes o temprano, acaba refrescando). Como me empeñé en acabar todo el ovillo me inventé unas repeticiones extras al final, por eso tiene una forma peculiar.

 

 

Tanto quise apurar el hilo que acabé teniendo que “inventarme” un buen puñado de metros para poder cerrar… 😅😅

IMG-20170527-WA0008

Aprovechando que es jueves y tal, me paso por Rums 😀

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Trota, trota, trotamundos soy

Inspirada

Un día, paseando y mirando tiendas así como si nada, caí completamente rendida ante un bolso…

¿270820

Es perfecta, ¿verdad?

Lo que no es tan perfecto es el precio, me temo. Así que decidí hacerme una, mi bolso de inspiración Littlephant.

Mi idea primera era hacer como suelo hacer siempre con los bolsos: calcular las medidas, hacer las mates y dibujar mi propio patrón. Pero estaba cansada y sin ganas de hacer cuentas, así que compré un patrón y… en fin. El propio patrón está bien, pero las instrucciones y la lista de materiales dejan muchísimo que desear, la verdad, así que no pude evitar sentirme un poco estafada, la verdad 😦

20160720_112029
Lo que sobró de mi trozo de tela, casi 5 cm más largo de lo que pedía el patrón.

Sea como sea ha llovido bastante desde que me enfrenté a ese patrón (casi un año en realidad, es que tengo mucho acumulado pendiente de publicar) y las ganas de ponerlo a caer de un burro se me han pasado, ahora prefiero no mencionar el nombre del patrón, y seguir con mi vida costurera.

2017_0415_13572000-1
Paz y amor ❤

Es una bolsa bastante grande, y me viene genial para el día a día, ya que me cabe, de sobra, todo lo necesario para el día: cosas de trabajo, el tupper con la comida, la ropa y las zapatillas del gimnasio, potingues varios para la ducha y hasta el secador! También sirve para un viaje cortito, aunque personalmente prefiero llevar una maleta que vaya rodando a mi lado.

Compré una entretela de la que se usa para entretelar cuero y similares, y decidí hacerle bolsillos externos e internos, para llevar todos los trastes organizados, y ponerle un enganche para las llaves, y otro para el candado de la taquilla del gimnasio.

Y con eso y un bizcocho… ¡a RUMS!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Trota, trota, trotamundos soy

Plateado

Un día cualquiera estás en instagram y ves que tu tienda de lanas favorita ha puesto una foto de unos ovillos preciosos, casi sin darte cuenta te encaminas a la tienda y te haces con 3 de dichos ovillos… y de repente unas personas fantásticas hacen llegar a tu vida el patrón perfecto (gracias, chicas) ¡y ya sólo queda tejer y cantar!

Se trata de Water, de Sylvia McFadden, y es un patrón hermano del famosísimo Waiting for rain de la misma diseñadora, que yo ya tejí en su día. La técnica de alternar punto bobo con calados en vueltas cortas consigue un resultado muy distinto a lo que estamos acostumbrados a ver, así que resulta “refrescante”.

La primera foto ya la enseñé el martes pasado en mi entrada de reflexión bloguera:

20170408_165117

Las fotos aprovechamos para tomarlas un fin de semana que nos fuimos de viaje a Örebro, a hacer un poco de turisteo y a ser un poco macarras en un concierto de power metal.

El chal, en el que por cierto he gastado unos dos ovillos y medio de Lace Lux de Lana Grossa (sospechosamente parecida a Air Lux de Katia, ejem ejem), es bonito, con una caída espectacular y muy favorecedor. Además he tenido la suerte de topar con un muchacho que me ha hecho de modelo 😉

Y si el Castillo, el Trono de Goma, el Hotelazo donde pasamos la noche, el concierto y el grupo y el paseo del día siguiente no fuesen suficientes razones para que me gustase Örebro, os aseguro que esta pizzería sí que lo es:

20170408_145701

¡Mira que es una tontería tremenda, pues todavía me estoy riendo!

¡Por cierto, es jueves!

Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Hygge, La gran aventura sueca

Hygge 1 y 2

Cuando vi el patrón Hygge en ravelry me enamoré, me hicieron los ojos chiribitas e incluso lo guardé en mi carpeta de favoritos donde guardo los sueños inalcanzables… sólo que este me convenció una amiga para que lo hiciera, y lo voy a alcanzar, no sé lo que tardaré ¡¡pero lo acabaré consiguiendo!!

Es una estola de ganchillo básica y luego va bordada a punto de cruz; nada del último mundo, si no fuese porque el ganchillo no es mi fuerte y la última vez que hice punto de cruz lo hice sentada en un pupitre con un uniforme azul marino…

En dos meses he conseguido hacer dos de las pistas del Mistery CAL (las pistas son semanales, ejem), y ésta es la pinta que mi Hygge tiene ahora mismo:

Se ve bastante deforme pero se arreglará bloqueándolo, ¡espero!

La pista una, la de las bolitas (o como quiera que se llame ese punto, me resultó tremendamente tediosa, la del punto de cruz me divirtió más, ¡así que espero que cada una de las siguientes pistas me lleve menos de un mes!

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó, swapetines, Uncategorized

Sábado (hipermegaretrasado) de swapetines 10

De Barcelona a Estocolmo

Me faltaba una entrada por hacer, ¡probablemente la más importante de todas! Ha habido varias razones para estre retraso… cansancio, mal tiempo (y mala luz), vacaciones y viajes… ¡pero aquí está! La entrada con los regalazos que recibí de Teresa (Ovejita Be!).

Empiezo por los calcetines que son todo lo bonitos que se ven en la foto, y más! Están tejidos con lana tejida por la propia Teresa (la base Sock&Roll en color Diva). El patrón es Toe-up monkey sock lace, muy bonito y disponible en Ravelry. Me gusta especialmente que tengan puntera, talón y elástico en un color de contraste porque no tenía ningunos así y me parecen lo más! El talón que ha tejido es el Fish lips heel y queda super bien en el pie, me gusta mucho. Bueno, no me enrollo más… ¡fotos!

Y los calcetines no venían solos… para el mega viaje que han hecho a través de Europa han venido con una compañía fabulosa:

Una tote bag perfecta, un juego de KnitPro karbonz para tejer calcetines (tremendas ganas de probarlo!!), tres chapas de su colección y una rana/metro (la cinta métrica sale de un ojo, es genial!), una bolsa de golosinas que ya no existe y lanas, lanas y lanas!! Un crazy zauberball roja, dos minis, teñidas por ella, en colores Cielo y Limón, y una madeja de Sock&Roll, también teñida por ella, en color Ovejita Be! (y ya digo que bien podía haber sido el color Miso, porque son totalmente mis colores, si la hubiese escogido yo no habría elegido otra).

Y con esto cierro mis swapetines de este año, con la alegría de que todo ha salido bien y con la ilusión de volver a participar el año que viene ❤

PD: y del tirón le mando las fotos de los calcetines a Pilar, que me las pidió hace ya bastante y a este paso me va a tirar de las orejas!!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

El alegre

Muchos tenemos en casa una lana que nos da “miedo” utilizar… quizás porque fue cara, o un regalo de alguien especial, o un recuerdo, o simplemente es preciosa. En mi caso se cumplen casi todas estas características excepto la del regalo de alguien especial (a no ser que yo misma cuente como ese “alguien especial”, claro).

Fue una de las primeras madejas que compré después de mudarme a Suecia en 2011, en el primer otoño que pasé aquí. Me costó adaptarme un poco, y comprar alguna madeja de vez en cuando me sirvió un poco como terapia.

Luego la experiencia me enseñó que con una madeja poco se hace, y posteriormente compré una más en los mismos tonos, y una en gris (muy claro casi blanco) para hacer rayas… ¡¡Y de repente apareció el patrón perfecto y la lana resultó ser mucho más bonita de lo que podía haberme imaginado viendo la madeja!!

El jersey pedía a gritos que lo dejase tal cual, sin el detalle en zigzag que lleva el patrón original, y así se quedó. ❤ ❤ ❤

Moraleja: hay que perder el miedo a usar las lanas especiales, porque una vez tejidas no dejan de serlo 🙂

Hoy no sólo es jueves santo… ¡también es día de RUMS!

 

Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó, swapetines

Sábado (también retrasado) de swapetines 9

De Estocolmo a Asturias

El retraso de esta semana está más o menos justificado. El viernes por la tarde me avisó Graciela, mi swapetina, contándome que ya tenía en sus manos el aviso de correos… ¡qué nervios!

Así que claro, no podía publicar el sábado… durante todo este tiempo he intentado mostrar lo mínimo posible de los calcetines y de la bolsa, y nada en absoluto de un tercer regalito, ¡así que había que aguantar!

Lo de publicar el lunes y no el domingo es la parte del retraso que no está justificada.

En la semana 5 os conté que había tenido un problema y los calcetines que tenía empezados habían tenido que desaparecer, ahora es el momento de contar lo empanada que puede llegar a estar una! Nada más enterarme de quién iba a ser mi “víctima” swapetinera, me puse a investigar, a abrir pestañas y más pestañas de patrones, algunos de sus favoritos, otros de los míos, otros que aún no eran favoritos de nadie… y al final elegí un patrón que tejí para mí el año pasado, que me parecía bonito, divertido de tejer y que además estaba en sus favoritos.

Cuando ya lo tenía enfilado pensé en cotorrear un poco más en su perfil de Instagram, a ver si había una foto de sus piernas en alguna parte (😌), y sí que la había, una foto de sus piernas envueltas en unos calcetines iguales que los que le estaba haciendo yo…. ¡¿cómo se me podía haber pasado?! El caso que pasó y por suerte me di cuenta a tiempo… ¡no me quiero ni imaginar qué habría pasado si no me da por curiosear un poco más, ains!

Ya puesta cambié no sólo de patrón, también de lanas y de agujas! Compré esta madeja de Cascade Heritage Solids en color pumpkin y como estaba en pánico pensé que la mejor opción para evitar que me volviera a pasar lo mismo era tejer los Aguacero Panel Socks, de Kerri Blummer, que estaban recién publicados y era prácticamente imposible que Graciela los tuviese ya!!

Y así de perfectos de talla le quedan a ella!

wp-1491244507913.jpg

Aparte cosí una bolsa de proyecto que, qué queréis que os diga, me parece muy bonita (y quiero una para mí!), compré una sock blank teñida a mano en Litet Nystan, una tienda local, y cosí un osito (con las orejas un poco puntiagudas) para el bebé de Graciela ❤

(El patrón del osito, por cierto, es del libro Zakka Style).

Cuando recibí el email de Graciela en el que me contaba que ya había recogido el paquete casi se me cae una lagrimilla de la emoción y es que, para mí, lo mejor de este intercambio es ver que lo que he preparado con tanto cariño, ha llegado bien a su destino y ha sido apreciado…

Lo segundo mejor de este intercambio es obviamente recibir un paquete!! Y el mío está en camino! Espero que llegue esta semana, porque ya hay mogollón de calcetines recibidos y ¡estoy que me muerdo las uñas de ganas de abrir el mío!