¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, Personal, Uncategorized

Con las manos en la lana

Esta mañana me levanté y mientras me tomaba el café de la mañana decidí que hoy iba a ser el día ¡en que iba a organizar mi stash!

He sacado todas mis ovillos, madeja, restos, y proyectos a medias de los distintos armarios, cajas y cestos…

20170412_095003

Ha sido una mañana intensa de clasificar, pesar y fotografiar, aunque gracias a la hoja de cálculo de mi stash que me he descargado de Ravelry he conseguido terminarla en sólo 8 horitas de nada.

He deshecho varios proyectos que no iban a ninguna parte, he colocado en bolsas de proyecto todos los proyectos empezados que quiero terminar, y hasta me he encontrado un proyecto que llevaba al 50% unos 3 años… y que ahora vive en una bolsa de proyecto esperando pacientemente su turno.

IMG-20170412-WA0009

No toda la mañana ha sido risa… algunas bolsas escondían el oscuro secreto que toda tejedora tiene en algún rincón de su casa: “¡vómito lanero!”

IMG-20170412-WA0006

Y así es como ha quedado la cosa:

IMG-20170412-WA0015

El cambio que no se ve, el grande de verdad, es que ahora todas mis lanas están registradas en Ravelry, con sus pesos y (la mayoría) con foto y todo.

Según Ravelry ahora mismo tengo unos 30 km de lana (sin contar con el megapedido que tengo que hacer mañana para tejer mantas de bebé a cascaporro) y eso me produce sólo un poquito pequeño de ansiedad lanera… y necesidad de tejer mucho, mucho, mucho para que esos 30 km se conviertan en algo más manejable.

¡Feliz miércoles y feliz semana santa para todos los que empezáis las vacaciones hoy!

 

Construyendo la pirámide, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

El pussyhat 

Es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, las redes se llenan de mensajes reivindicativos (al menos las mías están llenas) y yo he querido aportar mi granito de arena tejiendo y llevando mi pussyhat.

 A estas alturas no quedará mucha gente que no sepa lo que representa un pussyhat, pero si queda alguien que no termine de tenerlo claro, Medea Teje lo explica fabulosamente en su blog.

El 8 de marzo tiene una relevancia especial para mí a nivel personal además. Hoy hace un año que mi fantástica ginecóloga me dijo las palabras magicas: “lo que tú tienes se llama endometriosis”. Por suerte no he necesitado cirugía y de momento está todo bajo control con tratamiento hormonal. Y así ha pasado un año sin dolor y sin miedo a mi propia menstruación, un año en el que nada me ha robado 3 días al mes… creo que es algo digno de celebrar, ¿no?
Por cierto, casualidades de la vida, marzo es el mes de la endometriosis. Si alguien interesado en saber más, en este artículo hay bastante información.

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Uncategorized

Querido 2017

Quizás sea ya un poco tarde para hacer una lista de propósitos de año nuevo, pero hasta ahora no he estado lista para sentarme y reflexionar.

Ya hice un pequeño resumen de lo que fue 2016, muy positiva, llena de éxitos (o pequeños triunfos) y con un solo fracaso (que seguramente, si lo pienso, habrá más, pero lo negativo se me olvida fácil), y ahora me apetece pensar en qué me gustaría hacer en 2017.

  1. Leer más: la lectura fue mi fracaso del año pasado, y este año estoy a saco para conseguir superar la canija (para mí) cifra de 18 libros. Y, sobre todo, quiero leerme este libro, que llevo con la trilogía desde hace 4 años!!20170116_142636.jpg
  2. Tejer lo mismo o más pero, sobre todo, tejer más desde mi stash y comprar un poquito menos (pero poquito, que tampoco soy un monje).wp-1484573583280.jpg
  3. Volver a participar en Swapetines, y que vaya todo, como mínimo, tan bien como el año pasado.
  4. Viajar: sé que no viajaré tanto como el año pasado, pero quiero intentar moverme un poco más por Suecia y alrededores.
  5. Coser: desde que nos mudamos en noviembre no he tocado la máquina de coser, y eso que tengo telas, patrones e ideas como para no parar de coser en dos meses! El gran proyecto costurero del año es una chaqueta en paño de lana que quiero empezar en plan ya.
  6. Seguir haciendo deporte.
  7. Socializar: hay un par de grupos de punto que se reunen por aquí, a lo mejor estaría bien dejarme caer por alguno.
  8. Aprender algo: para esto tengo dos condiciones, la primera es que no tiene que estar relacionado con el sueco ni con el trabajo, y la segunda es que tiene que ser presencial y en grupo. Por eso estoy pensando en matricularme en algún curso de algún idioma para principiantes. La oferta es grande, pero de momento estoy mirando cursos de japonés, italiano y portugués.
  9. Cuidar un poquito más el blog: escribir más a menudo y responder a los comentarios.
  10. Seguir sin fumar: no he fumado en la vida, así que no creo que sea difícil seguir sin hacerlo, pero parece que quedaba bien tener una lista con 10 cosas.

¡A tope con 2o17!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Me encanta que los panes salgan bien

Mi nuevo hogar

Antes de ir a pasar dos cálidas semanas en Córdoba estaba pasándolo regular en el trabajo y la razón no era (al menos no exclusivamente) el estrés propio del fin de curso, sino que en el colegio, a veces, me congelo!! Estaba empezando a plantearme llevarme una manta o algo así cuando vi…. ¡el chal-manta!

Se trata del patrón Decemberist de Marilynd. Un chal triangular pero muy alargado que se teje con lana superbulky y agujas de 8 mm. Aproveché que iba a comprar la lana para el regalo de Navidad de mi abuela, y me compré cinco ovillos de Sandnes Fritidsgarn, que aunque es sólo bulky, supuse que me daría el apaño.

Estaba a dos vueltas de acabarlo cuando me di cuenta de que era minúsculo…


Mi consejo de sabios tejedores concluyó que lo mejor era deshacer y empezar de nuevo, así que es lo que hice. Subí a agujas de 10 mm y la parte lisa la hice más grande, hasta 149 puntos. 

En ravelry leí que a la diseñadora le había llevado unas 10 horas tejer el chal y, para darle un poco de vidilla al rollo de haber tenido que deshacer todo (y porque soy un poco friki, para qué negarlo) decidí cronometrarme:


No está mal, ¿no?

Y el resultado tengo que decir que me encanta… en estos días tan fríos que estamos teniendo me está viniendo de lujo, ¡básicamente vivo dentro de este chal! ❄❄


Esta entrada la estoy escribiendo en el tren de camino al curro, usando la aplicación de WordPress por primera vez, así que pido perdón si hay algo raro 😉

Y como es jueves, ¡Rums!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Uncategorized

En lo que quedó el día

Si hay algo mejor que cumplir años en general, es tener la maravillosa suerte de cumplirlos en tu estación favorita. Y si además a esa suerte le sumamos el privilegio de tener libre precisamente el día de tu cumpleaños, el día es casi perfecto.

Por desgracia tengo que decir casi perfecto y no perfecto del todo, porque mi cuerpo ha decidido entrar en el nuevo año por la puerta grande, recordándome con un antipático dolor de espalda que ya no tengo 20 años y que tengo que cuidarme un poquito más.

A pesar del dolor me dirigí mochila en ristre a pasear a Djurgården, mi sitio favorito para disfrutar del otoño, con la idea de respirar aire fresco y de hacer un puñado de fotos ya de paso…

Y al llegar a casa… sofá, manta eléctrica, bolsa de golosinas, y proyecto nuevo de punto porque, aunque tengo varias cosas empezadas, la mayoría están en fase aburrida y me apetecía una barbaridad empezar algo nuevo. Hace unas semanas, en una excusión a Gotemburgo, se vinieron conmigo a casa un par de ovillos de Admiral Stärke 6 de Schoppel, comprados con el patrón Juneberry Triangle en mente:

Y así está la cosa:

dscf4759

Tenía muchas ganas de tejer este patrón y muchas ganas también de tener un chal en tonos neutros… ¡combinación ganadora!

¡Feliz día!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, La gran aventura sueca, Personal, Uncategorized

Nueva temporada

Por aquí el otoño empieza un poco antes y, aunque todavía hay días de salir a pasear en manga corta, la verdad es que ya escasean y los pensamientos se centran en mangas largas, lanas finas y cálidas, bebidas calientes y, en general, todas esas cosas que son impensables ahora mismo en el sur de España.

A mí los ravellenics me han dejado con ganas de más: no sólo de tejer más cosas, sino también de socializar más. Me han transportado a un tiempo en que, aunque en la distancia, tejía siempre muy acompañada…

Y no me faltan proyectos planeados… para empezar me he apuntado al KAL de otoño de JojiKnits, justo ayer monté los puntos de Recoleta, una rebeca espectacular, aunque aún no he creado el proyecto en Ravelry.. Estoy enamorada de sus diseños y sus patrones están siempre muy bien escritos, así que se tejen con confianza. Mis dos jerséis favoritos, Dragonflies y Japan Sleeves, son diseños suyos y no puedo estar más satisfecha.

La dificultad de Recoleta ha hecho que tenga que montar un proyecto paralelo, en esta ocasión repitiendo patrón. Quería un patrón sencillo para aprovechar unos ovillos de algodón y seda que tenía arrumbiados, y lo encontré en los diseños de Lilalu, otra que no defrauda. Se trata del jersey On the beach y, una vez unido en círculo, es simplemente tejer a punto jersey, perfecto para cuando mi cerebro esté frito después de horas hablando con adolescentes!

Y coser… increíbles las ganas que tengo de coser y este curso por fin voy a tener el tiempo para hacerlo. He reducido mi contrato a un 80%, con lo cual los lunes no trabajo… ¡horas y horas para bucear entre telas!

Espero además estar en general menos cansada y actualizar esto un poco más a menudo, con todo lo que tengo ya cosido/tejido y con otras historias que a mí me gusta escribir aunque no las lea nadie (como este post, por ejemplo!).

Saludos desde un lunes lluvioso y otoñal (mi tipo de día favorito).

wp-1472463069571.jpg

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

No siempre se gana

Si en los JJOO de verdad no hay medallas para todos, tampoco puede haberlas en los Ravellenics, ¿no? La diferencia es que en los de deportes se compite contra otras personas, y en los de tejer se compite contra uno mismo.

Mi lucha por terminar el wisteria dentro de las dos semanas que duran los juegos estaba perdida desde el primer día, lo que pasa es que yo entonces no lo sabía y estaba firmemente convencida de que podía tejer 7 vueltas al día… Y puede parecer poca cosa, 7 vueltas, pero el día en que me di cuenta de que esas 7 vueltas me llevaban de 2 a 3 horas llegué a la conclusión que ni de coña me iba a esclavizar durante dos semanas con un proyecto que no disfruto demasiado.

No es que no quiera terminarlo, es que no quiero terminarlo en las condiciones que me planteé al principio de los juegos y, como la idea es regalarlo en navidad, puedo ir avanzando poco a poco y ahí seguro que me dará tiempo y que lo disfrutaré.

Dejo una foto de cómo quedó el último día que lo toqué. En la foto se aprecia perfectamente lo que puede pasar con un proyecto en el que se trabaja de forma tan intermitente… todo parecido entre mis laterales y una línea recta es puritita coincidencia:

20160814_120101.jpg

¡Y por supuesto que sin medallas no me quedo! Tengo acabado y bloqueado un chal, que mostraré en cuanto acabe y bloquee el siguiente (estoy haciendo dos del mismo modelo).

¡Feliz domingo!