¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, La gran aventura sueca, Personal, Y ahora tengo un podcast

El otoño

El otoño es mi estación favorita del año, estoy segura de que no es la primera vez que digo algo así. Pero el otoño aquí en Suecia es además sinónimo de oscuridad, de días que se acortan demasiado rápido y, en mi caso, a ratitos,de melancolía también.

Llevamos unos días muy lluviosos, que invitan a no salir y a hacer cosas muy caseras.

La semana pasada, por ejemplo, coincidiendo con que se celebraba en Suecia el día del bollo de canela, me puse el delantal, saqué mi libro de Pan Casero de Iban Yarza (¡espectacular!) e hice una buena hornada de bollitos.

También invitan a tejer y a ver series… hace poco empecé a ver Outlander, pensando que me gustaría, pero creo que la voy a dejar, no estoy muy centrada últimamente y cuando pasa mucho rato sin que suceda nada relevante para la historia (y para mí el 90% del follisqueo de la protagonista es irrelevante), me canso de la serie.

Hoy he encontrado en HBO nordic la miniserie de la BBC basada en The Casual Vacancy, de J.K. Rowling. Son tres capítulos de una hora o así. Muy recomendable, tanto para los que no han leído la novela como para los que sí.

Y además de tejer, hornear y ver series he aprovechado estos días par a grabar un nuevo capítulo de mi podcast y, sobre todo, para editarlo. Para el de la semana pasada, después de varias pruebas e intentos, me.tuve que conformar con grabar con el móvil y editarlo con una app. Creo que quedó decente, dados los recursos que tenía, pero francamente mejorable.

Hoy he editado el segundo con un programa para el ordenador que me encontró mi esposo… ¡y ha merecido la pena el esfuerzo! Si a alguien le apetece escucharme hablar de mis proyectos durante un cuartito de hora largo, en youtube estoy…

Si hay alguien por ahí que se plantee ponerse delante de la cámara y hablar, pero tenga dudas… yo le digo que se lance, que haga una prueba privada y experimente… lo mismo se une al club!!!

¡Feliz semana!

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Y ahora tengo un podcast

¡Ups! ¡Lo hice!

¡Hola!

Llevaba tiempo dándole vueltas y ayer me decidí a grabar el episodio piloto de un podcast… y mientras me siga pareciendo divertido, lo seguiré haciendo de vez en cuando…

Si alguien quiere escucharme cascar durante casi 15 minutos acerca de mis proyectos de punto y alguna que otra cosa más… ¡bienvenidos!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, Hygge, La gran aventura sueca, Uncategorized

Retroceso

No sé si es la palabra adecuada para titular esta entrada, pero como antónimo de progreso es lo que mejor ilustra lo que ha pasado este fin de semana.

Cuando tejes sabes que tarde o temprano te va a tocar tirar de la hebra, es inevitable y no merece la pena posponerlo. Bueno, lo de si merece la pena o no igual es cosa de cada uno, pero a mí seguro que no me la merece.

El caso es que esta semana he estado a tope con el Hygge, ganchillea que te ganchillea. El sábado terminé de tejer el panel central y el domingo me dispuse a empezar el bordado ❤

Recuerdo haberle comentado a mi marido en algún momento que me estaba cundiendo un montón. A eso de las 7 envié esta foto a unas amigas… y como una media hora más tarde ¡me di cuenta de que estaba mal!

20170924_185500

Miré y conté, remiré y reconté… y nada, mal. Y se nota, claro que se nota, todo el panel está desplazado 2 puntos a la derecha. Si os fijáis se aprecia incluso en la foto, que os puntos centrales de la flor amarilla no quedan alineados con el punto central de la flor del panel anterior…

Ha sido la primera vez que he llorado deshaciendo algo. No es que haya llorado a moco tendido ni nada, pero es que ¡vaya rabia!

20170925_092533

Y después de la fiesta de “desbordar”, llegó el monstruo del que llevaba escondiéndome toda la semana… ¡el radiate!

El radiate está tejido con un grosor DK, pero yo lo estoy haciendo con fingering. Así que antes de montar hice una muestra, medí, conté, calculé… ¡hasta hice matemáticas! Pero no me sirvieron de nada, porque cuando llegué a la cintura y me lo probé… ¡enorme! Tengo prueba gráfica pero me la guardo porque no me apetece poner aquí una foto mía en el cuarto de baño con la barriga al aire, pero vaya.

2017_0916_17022800

Así que ayer saqué la calculadora, puse a mi marido a controlar mis matemáticas, volví a medir… y efectivamente, yo estaba tejiendo la talla XL y debería tejer la L… así que nada, en lo que se tarda en ver un capítulo de una serie pasamos de la foto anterior, a la foto siguiente…

20170925_092626

En fin, que a veces se gana y a veces se pierde, pero cuando se pierde es una mierda.

¡Feliz comienzo de semana!

 

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Biker

Allá por febrero Mamicrafter y Nairamkitty organizaron un Cose Conmigo para la chaqueta tipo biker que venía en la portada de la Burda de enero de este 2017.

20170918_102131.jpg

Así que me apunté, más que nada pensando en que el año pasado perdí mi chaqueta de entretiempo en el tren y jamás la recuperé (en serio, qué cutre es la gente… la chaqueta tenía por lo menos 7 años y había costado 10 euros… ¿quién leches querría quedarse con algo así?).

El caso es que estaba sin chaqueta y, aunque tengo la tela comprada para coserme una sustituta (algún día), el Cose Conmigo me pareció una oportunidad estupenda para coser en compañía. Con lo que no contaba es con acabar la chaqueta 5 meses después de que acabase el Cose Conmigo, jajaj

La chaqueta está muy lejos de ser perfecta… es más, está muy lejos de ser presentable, pero yo no tengo vergüenza ninguna y he aprendido mucho haciéndola, así que aquí está. Tengo que decir que, de lejos, me parece que queda muy bonita. De lejos no se aprecia que las costuras decorativas no son decorativas para nada, ni que me olvidé de añadir 3 cm de largo a dos de las piezas y tuve que coser un añadido, ni que las cremalleras de las mangas son de pacotilla porque el forro no está abierto, ni que la tela es implanchable, ni que las costuras de los codos son de película de miedo, ni una larga lista de cosas más…

Cuando vivía en Sevilla iba a clases de corte y confección un par de días en semana. Allí volví a aprender a hacer mis propios patrones, a modificarlos (hasta cierto punto), y a coser cada pieza con cuidado. Mi profesora no era fan de los patrones comerciales, como os podéis imaginar, y mucho menos de una prenda mal terminada… Estoy segura de que mi vestido Sakura, por ejemplo, pese a ser un patrón comercial, le habría gustado a mi profe porque está bien cosido y muy bien rematado, pero esta chaqueta, en la escala de calidad Antoñita, se sitúa en los valores negativos 😦

Mientras siga RUMS, aquí seguimos 🙂

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Wonder Woman

Cuando el Wonder Woman Wrap de Carissa Browning apareció yo fui una de las muchas que pensó:

a. ¡Quiero ese chal y lo quiero ya!

b. ¿Dónde leches voy yo con una bandera de España liada al cuello?

Así que lo dejé estar porque, además, no tenía lana en colores ni remotamente adecuados y estaba a dieta lanera.

Pero pasaron dos cosas que alteraron el curso de los acontecimientos. Primero tenemos a Gemma, Laura y Ana que tienen la osadía ¡¡¡de montar un KAL!!! Y luego tenemos a Stephen West y su maldita tienda llena de lanas espectaculares en Amsterdam

The Stephen and Penelope salí con la bolsa llena de lanas, el corazón contento y la cartera más ligera de lo planeado. Por suerte puedo decir que fui razonable con mis compras, no me traje nada sin proyecto asignado y de hecho, de las 5 madejas que me traje, dos han sido usadas y el proyecto que voy a tejer con las otras 3 está desde ayer en mis agujas.

2017_0722_23230000

Para el Wrap elegí unos tonos que recuerdan más a la casa Griffindor de Harry Potter que a la bandera española, y además es que ha sido la delicia más grande del mundo trabajar con esta lana, Twist Light de Madelinetosh.

Mis colores elegidos han sido Tart y Liquid Gold y la combinación queda tan espectacular como se ve en las fotos:

Es un patrón sencillo y fácil de seguir, pero también bastante divertido de tejer, y además es gratuito. ¡¡100% recomendable!!

Por cierto, la diseñadora ha escrito la versión ganchillo del chal, así que no hay excusas!

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Sakura

El de esta entrada es sin duda el vestido de verano más bonito que me he hecho nunca (seguido muy de cerca por el otro que me hecho igual pero con otra tela 😛 ). Me gusta tanto que me está costando decidir qué coser ahora… nada me parece suficientemente bonito.

La historia de este vestido empieza en 2015, en una de las tiendas de telas de Tokyo donde perdí un poco la cabeza…

japontelas

Y continúa con mi amiga que se casa… una boda pequeñita, ¡¡pero no por ello menos importante!! A una boda hay que ir guapa y ¡yo sabía qué iba a ponerme!

El patrón es el Belladone de Deer and Doe, que en su día le vi a mi gurú de los vestidos, la pequeña aprendiz. Es un patrón perfecto para mí por dos razones: es precioso, y es el tipo de vestido que creo que le favorece a mi tipo de cuerpo, además tiene bolsillos y eso siempre es un plus ❤

Además es un vestido bastante rápido de coser, las instrucciones son muy claras y las piezas cortadas encajan a la perfección. Me ha gustado tanto coserlo, que he cosido 3 este verano. El primero para mí, con la tela naranja de la foto de arriba (entrada pendiente), y el tercero para mi amiga, la de la boda.

 

Éste concretamente tiene dos modificaciones muy pequeñas con respecto al original: la primera es que la pieza de la cintura la he sustituido por una cinta negra de raso… ¡un acierto total! Y la segunda es que suprimí las piezas del bajo y en su lugar utilicé cinta de bies, porque no tenía tela suficiente (y porque es más limpio así).

Además todo el interior del vestido está terminado con costuras francesas, para que quede bien pulido por dentro también.

Cuando estaba por meter la aguja se me ocurrió que, puesto que la tela hace un jaspeado dorado, igual molaría hacerle las puntadas vistas con hilo dorado. La pereza era grande, pero lo consulté y recibí la unánime respuesta que no quería recibir: “¡ve ahora mismo a comprar hilo dorado!”. Así que fui, que una es muy obediente, y me alegro mucho de haberlo hecho porque, aunque en la distancia no se nota, para mí es uno de esos detalles que hacen que el vestido sea más especial aún.

Y como aquí en Suecia el verano termina pronto y cualquier sábado puede ser el último sábado cálido hasta abril, hay que aprovechar y celebrarlos todos, por lo que pueda pasar.

¡Salud!

(y rums)