¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Biker

Allá por febrero Mamicrafter y Nairamkitty organizaron un Cose Conmigo para la chaqueta tipo biker que venía en la portada de la Burda de enero de este 2017.

20170918_102131.jpg

Así que me apunté, más que nada pensando en que el año pasado perdí mi chaqueta de entretiempo en el tren y jamás la recuperé (en serio, qué cutre es la gente… la chaqueta tenía por lo menos 7 años y había costado 10 euros… ¿quién leches querría quedarse con algo así?).

El caso es que estaba sin chaqueta y, aunque tengo la tela comprada para coserme una sustituta (algún día), el Cose Conmigo me pareció una oportunidad estupenda para coser en compañía. Con lo que no contaba es con acabar la chaqueta 5 meses después de que acabase el Cose Conmigo, jajaj

La chaqueta está muy lejos de ser perfecta… es más, está muy lejos de ser presentable, pero yo no tengo vergüenza ninguna y he aprendido mucho haciéndola, así que aquí está. Tengo que decir que, de lejos, me parece que queda muy bonita. De lejos no se aprecia que las costuras decorativas no son decorativas para nada, ni que me olvidé de añadir 3 cm de largo a dos de las piezas y tuve que coser un añadido, ni que las cremalleras de las mangas son de pacotilla porque el forro no está abierto, ni que la tela es implanchable, ni que las costuras de los codos son de película de miedo, ni una larga lista de cosas más…

Cuando vivía en Sevilla iba a clases de corte y confección un par de días en semana. Allí volví a aprender a hacer mis propios patrones, a modificarlos (hasta cierto punto), y a coser cada pieza con cuidado. Mi profesora no era fan de los patrones comerciales, como os podéis imaginar, y mucho menos de una prenda mal terminada… Estoy segura de que mi vestido Sakura, por ejemplo, pese a ser un patrón comercial, le habría gustado a mi profe porque está bien cosido y muy bien rematado, pero esta chaqueta, en la escala de calidad Antoñita, se sitúa en los valores negativos 😦

Mientras siga RUMS, aquí seguimos 🙂

 

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

Mantas y más (I)

Este año ha sido uno de esos años en que mucha gente a la que quiero se lanza a tener bebés… y como ha coincidido que tenía tiempo y muchas ganas, pues me he lanzado a las locas a tejer y coser algunas cositas para regalar.

Todos los bebés nacieron entre mayo y julio de este año, así que he tenido unos meses un poco ajetreados, pero puedo decir con orgullo que todos han recibido sus cositas antes de que fuese demasiado tarde!

Una de mis mejores amigas en Córdoba iba a tener a su primer bebé y después del embarazo tan difícil que ha tenido la pobre, he intentado mimarla un poquito más.

2017_0703_17475000(2)

Mi idea inicial era tejerle una manta y entre las dos nos decidimos por el patrón Bounce, de Tincanknits, que ya tejí el año pasado para uno de mis sobrinos (no hay entrada porque lo regalé antes de hacerle las fotos, a veces simplemente no hay tiempo). Elegir los colores fue más complicado pero al final los sacamos también, ella no quería una manta con colores típicos de niña, y creo que lo hemos conseguido.

Para guardar la manta cosí una bolsita sencilla, que espero que le sirva para guardar otras cosas en el futuro… me imagino que una bolsa de tela tiene que venir bien cuando hay niños alrededor, ¿no?

Su niña no fue prematura, pero aún así me pidió que le hiciese uno de esos pulpos para prematuros de los que todo el mundo hablaba la primavera pasada… no es lo más divertido que se puede tejer, pero si una amiga me pide que se lo teja le tejo dos si hace falta!

Y por último le cosí un organizador del libro Zakka Style, estilo al que me hice hace unos años en compañía de Helena. El suyo tiene menos compartimentos y espero que le esté sirviendo para guardar papeles del pediatra y cosas así 🙂 Estaos estuches son muy entretenidos de hacer, y a la vez son un poco coñazo porque al llegar a la parte de poner la cremallera… ¡grr! no importa cuántas veces lo intente, cuánto hilvane, sujete con alfileres y compruebe… me queda torcida!! Se nota cuando está cerrada y vacía, así que espero que a estas alturas esté llena y no se note el fallo demasiado 😀

La lana elegida ha sido Cotton Merino de Drops. Es una mezcla de 50% merino y 50% algodón que ya he utilizado antes y que sé que “funciona” para proyectos de bebé. Además es cálida pero no demasiado, así que espero que en Córdoba le podrá dar bastante uso.

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Infinito

Infinito es una exageración, claro, pero lo cierto es que me ha salido un chal gigantesco…

Cuando compré mi kit para tejer/ bordar el Hygge (que está aparcado hasta nuevo aviso, por cierto) estuve mirando en la web donde lo encargué para ver si había algo digno de aprovechar el viaje. Y allí estaba, esperándome, un ovillaco de 200 gramos de peso y 1000 metros de longitud… Se trata de Cotton flowers, una mezcla de algodón y acrílico al 50%, que hace un gradiente precioso de rojo a verde, pasando por naranja y amarillo ❤💛💚

La foto es medio fea, pero fue la que tomé en el calor del momento cuando llegó mi paquete.

IMG-20170301-WA0009

El patrón elegido es el Everyday shawl, de Jenny F, que va perfecto para este tipo de lana que parece estar de moda este verano 🙂

El resultado es mágico, a lo mejor está feo que sea yo quien lo diga pero ¡me da igual! Es enorme pero muy ligero, de forma que se puede usar tanto enrollado al cuello, sin que abulte demasiado ni agobie, o como chal por si refresca (y en este país, antes o temprano, acaba refrescando). Como me empeñé en acabar todo el ovillo me inventé unas repeticiones extras al final, por eso tiene una forma peculiar.

 

 

Tanto quise apurar el hilo que acabé teniendo que “inventarme” un buen puñado de metros para poder cerrar… 😅😅

IMG-20170527-WA0008

Aprovechando que es jueves y tal, me paso por Rums 😀

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó, swapetines, Uncategorized

Sábado (hipermegaretrasado) de swapetines 10

De Barcelona a Estocolmo

Me faltaba una entrada por hacer, ¡probablemente la más importante de todas! Ha habido varias razones para estre retraso… cansancio, mal tiempo (y mala luz), vacaciones y viajes… ¡pero aquí está! La entrada con los regalazos que recibí de Teresa (Ovejita Be!).

Empiezo por los calcetines que son todo lo bonitos que se ven en la foto, y más! Están tejidos con lana tejida por la propia Teresa (la base Sock&Roll en color Diva). El patrón es Toe-up monkey sock lace, muy bonito y disponible en Ravelry. Me gusta especialmente que tengan puntera, talón y elástico en un color de contraste porque no tenía ningunos así y me parecen lo más! El talón que ha tejido es el Fish lips heel y queda super bien en el pie, me gusta mucho. Bueno, no me enrollo más… ¡fotos!

Y los calcetines no venían solos… para el mega viaje que han hecho a través de Europa han venido con una compañía fabulosa:

Una tote bag perfecta, un juego de KnitPro karbonz para tejer calcetines (tremendas ganas de probarlo!!), tres chapas de su colección y una rana/metro (la cinta métrica sale de un ojo, es genial!), una bolsa de golosinas que ya no existe y lanas, lanas y lanas!! Un crazy zauberball roja, dos minis, teñidas por ella, en colores Cielo y Limón, y una madeja de Sock&Roll, también teñida por ella, en color Ovejita Be! (y ya digo que bien podía haber sido el color Miso, porque son totalmente mis colores, si la hubiese escogido yo no habría elegido otra).

Y con esto cierro mis swapetines de este año, con la alegría de que todo ha salido bien y con la ilusión de volver a participar el año que viene ❤

PD: y del tirón le mando las fotos de los calcetines a Pilar, que me las pidió hace ya bastante y a este paso me va a tirar de las orejas!!

Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó, swapetines

Sábado (también retrasado) de swapetines 9

De Estocolmo a Asturias

El retraso de esta semana está más o menos justificado. El viernes por la tarde me avisó Graciela, mi swapetina, contándome que ya tenía en sus manos el aviso de correos… ¡qué nervios!

Así que claro, no podía publicar el sábado… durante todo este tiempo he intentado mostrar lo mínimo posible de los calcetines y de la bolsa, y nada en absoluto de un tercer regalito, ¡así que había que aguantar!

Lo de publicar el lunes y no el domingo es la parte del retraso que no está justificada.

En la semana 5 os conté que había tenido un problema y los calcetines que tenía empezados habían tenido que desaparecer, ahora es el momento de contar lo empanada que puede llegar a estar una! Nada más enterarme de quién iba a ser mi “víctima” swapetinera, me puse a investigar, a abrir pestañas y más pestañas de patrones, algunos de sus favoritos, otros de los míos, otros que aún no eran favoritos de nadie… y al final elegí un patrón que tejí para mí el año pasado, que me parecía bonito, divertido de tejer y que además estaba en sus favoritos.

Cuando ya lo tenía enfilado pensé en cotorrear un poco más en su perfil de Instagram, a ver si había una foto de sus piernas en alguna parte (😌), y sí que la había, una foto de sus piernas envueltas en unos calcetines iguales que los que le estaba haciendo yo…. ¡¿cómo se me podía haber pasado?! El caso que pasó y por suerte me di cuenta a tiempo… ¡no me quiero ni imaginar qué habría pasado si no me da por curiosear un poco más, ains!

Ya puesta cambié no sólo de patrón, también de lanas y de agujas! Compré esta madeja de Cascade Heritage Solids en color pumpkin y como estaba en pánico pensé que la mejor opción para evitar que me volviera a pasar lo mismo era tejer los Aguacero Panel Socks, de Kerri Blummer, que estaban recién publicados y era prácticamente imposible que Graciela los tuviese ya!!

Y así de perfectos de talla le quedan a ella!

wp-1491244507913.jpg

Aparte cosí una bolsa de proyecto que, qué queréis que os diga, me parece muy bonita (y quiero una para mí!), compré una sock blank teñida a mano en Litet Nystan, una tienda local, y cosí un osito (con las orejas un poco puntiagudas) para el bebé de Graciela ❤

(El patrón del osito, por cierto, es del libro Zakka Style).

Cuando recibí el email de Graciela en el que me contaba que ya había recogido el paquete casi se me cae una lagrimilla de la emoción y es que, para mí, lo mejor de este intercambio es ver que lo que he preparado con tanto cariño, ha llegado bien a su destino y ha sido apreciado…

Lo segundo mejor de este intercambio es obviamente recibir un paquete!! Y el mío está en camino! Espero que llegue esta semana, porque ya hay mogollón de calcetines recibidos y ¡estoy que me muerdo las uñas de ganas de abrir el mío!

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Los calcetines del pique

No hay como tener una amiga que se pica igual que tú para tejer unos calcetines… ese pique (sano, por supuesto) hace que termines de tejer los calcetines en un tiempo récord, que te lo pases en grande metiendo el turbo y que acabes sin ganas de ver un calcetín en dos días 😛

20170330_201208.png

(Y no, no me pilló el toro con los swapetines, pero tampoco dejé aparcado el segundo calcetín hasta haberlos terminado!)

Mj, la pobre, acabó el primer calcetín con un dedo accidentado… y yo me quedé como Chandler después de jugar al PacMan…

giphy

Pero mereció la pena, ¡vaya si la mereció! Mis calcetines, tejidos con una lana para calcetines de Regia, me parece que tienen un aire un poco retro (y los de mj, que podéis ver aquí, están tejidos con una lana que necesito mucho!).

El patrón, que además es gratuito, es divertidísimo de tejer (con o sin pique, pero con pique más!). se empieza en la punta, tejiendo al bies, hasta que se da forma al talón en lo que la diseñadora denomina, muy acertadamente, el momento origami. Luego se sigue subiendo por la caña tejiendo al bies, y se remata con un elástico. Es un patrón que destaca más con lanas que hagan rayas o similares y los calcetines son cómodos de llevar (a mí me cuesta un poco pasarlos por el talón, pero no aprietan en ningún sitio ni nada raro!).

¡¡Feliz jueves rumsero!!

La gran aventura sueca, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó, swapetines

Sábado  (muy retrasado) de Swapetines 8

El sábado tocaba actualización exprés, pero teníamos planes y entre unas cosas y otras se me pasó hacerla.

De todos modos, lo cierto es que no tengo mucho que contar, mis Swapetines ya no son míos, están de camino a su nuevo hogar, espero que lleguen a primeros de la semana que viene…


¡Feliz semana!