¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, De palique en el podcast, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura singapurense, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Y ahora tengo un podcast

Podcast Episodio 27 – El reencuentro

¡En este episodio me he venido arriba! ¡Hora y media!

Y esa hora y media ha dado de sí para hablar de todo esto:

Patrones de punto:

Patrones de ganchillo:

Patrones de costura:

Lanas e hilos:

Personas, podcasts y blogs:

Tiendas:

Otros:

Libros:

¡Gracias!

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, De palique en el podcast, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, En compañía se teje mejor, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Y ahora tengo un podcast

Podcast episodio 21 – De resaca feliz

Y sigue la puesta al día!

En este capítulo, publicado el 2 de junio, os hablo de muchas cosas:

Patrones de punto/ ganchillo:

Podcasts y otros amigos:

Lanas:

Tiendas:

¡Gracias!

Cámara en mano, De palique en el podcast, Desvaríos de una mente desocupada, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

¡Swapetines 2018!

 

Este año he hecho mis actualizaciones swapetineras en instagram, pero el regalazo que he recibido de Teresa bien merece una entrada detallada en el blog!

Me ha tocado repetir sorprendedora y la verdad es que estoy encantada!! En ningún momento he sospechado que pudiera ser ella y ha sido (una vez más) una sorprendedora magnífica, cuidadosa y detallista 🙂

Los calcetines que ha tejido para mí son un diseño espectacular de Tiina Kuu que se llama Villiviini. Google translate me cuenta que Villiviini es una palabra finesa que significa enredadera 🙂

Esa es la mochila preciosa de Mimosa Café Lanar en la que venían todos mis regalos:

2018_0405_10395500.jpg

Empiezo por los calcetines, que es lo principal de este intercambio:

2018_0405_10345600.jpg

Es complicado captar el naranja tan bonito de la enredadera con el día nublado y feo que tenemos hoy, pero creedme, es precioso. Los calcetines son preciosos y de talla no me pueden ir más perfectos. Teresa acertó el año pasado y ha vuelto a hacerlo este 🙂

¡Pero en el paquete no venía sólo eso! Venían lanas, gadgets varios y cositas de comer… os muestro:

Tres madejas a cual más bonita:

  • Una knitglobal en colores rosados y tierras sacada de su stash y comprada en el EYF. Nunca he ido al EYF pero ahora tengo un trocito!!
  • Una WYS signature con todos los colores del arco iris que casi seguro se va a convertir en mis próximos calcetines.
  • Una Mondim de Rosa Pomar espectacular. Llevaba tiempo con ganas de probar esta lana y este ovillo está compitiendo duramente con el anterior por ponerse en mis agujas ya.

También me ha llegado un estuche para agujas (con unas agujitas de doble punta dentro) que además sirve para sujetarlas cuando las llevas en el bolso y que no se te suelte ni un punto… Seguro que se va a convertir en un imprescindible! Y unos marcadores de su propia marca que son preciosos! Uno es su logo y el otro es una ovejita… me encantan!

Y por último… la comida! El año pasado le pedí moritas de gominola (aquí no las hay) y este año me las ha vuelto a comprar!! Además me ha incluído una selección de tés super apetitosos y una tableta de chocolate negro riquísima.

Doy fe de que el chocolate está espectacular!

2018_0405_10442000.jpg

Muchisimas gracias, Teresa! Un placer disfrutar de estos swapetines contigo!!


¡Por cierto! Este año no he hecho muchas fotos de mi regalo swapetinero, pero en el último episodio del podcast os enseñé prácticamente todo lo que he enviado (a partir del minuto 12, más o menos).

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

Mantas y más (II)

Allá por mayo/ junio del año pasado estuve tejiendo mantas y alguna otra cosa para bebés. En septiembre enseñé por aquí lo que tejí y cosí para el bebé de una amiga. Hoy quiero hablar de lo que tejí para el bebé de mi querida amiga MJ, que también tuvo su primer bebé entonces.

Cuando me enteré de que MJ estaba embarazada, automáticamente la puse en mi lista de mamás a las que les tenía que tejer algo:

Una vez más el patrón elegido fue el Bounce, de Tincanknits. Es uno de los patrones de mantas que más me gustan: visualmente es precioso y es muy divertido de tejer (además me gusta no sólo a mí que soy tejedora, también les suele gustar a los futuros padres!).

Elegir los colores de la manta anterior tuvo su aquel, pero con MJ fue facilísimo: muchos colores, alegres y variados. ¡Así da gusto!

Para acompañar, una bolsita sencilla, en la que guardar cualquier cosita para el bebé, o una labor, si es que encarta, jeje.

Por cierto, esta manta también está tejida con Cotton Merino de Drops, 50% algodón y 50% merino.

🙂

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Biker

Allá por febrero Mamicrafter y Nairamkitty organizaron un Cose Conmigo para la chaqueta tipo biker que venía en la portada de la Burda de enero de este 2017.

20170918_102131.jpg

Así que me apunté, más que nada pensando en que el año pasado perdí mi chaqueta de entretiempo en el tren y jamás la recuperé (en serio, qué cutre es la gente… la chaqueta tenía por lo menos 7 años y había costado 10 euros… ¿quién leches querría quedarse con algo así?).

El caso es que estaba sin chaqueta y, aunque tengo la tela comprada para coserme una sustituta (algún día), el Cose Conmigo me pareció una oportunidad estupenda para coser en compañía. Con lo que no contaba es con acabar la chaqueta 5 meses después de que acabase el Cose Conmigo, jajaj

La chaqueta está muy lejos de ser perfecta… es más, está muy lejos de ser presentable, pero yo no tengo vergüenza ninguna y he aprendido mucho haciéndola, así que aquí está. Tengo que decir que, de lejos, me parece que queda muy bonita. De lejos no se aprecia que las costuras decorativas no son decorativas para nada, ni que me olvidé de añadir 3 cm de largo a dos de las piezas y tuve que coser un añadido, ni que las cremalleras de las mangas son de pacotilla porque el forro no está abierto, ni que la tela es implanchable, ni que las costuras de los codos son de película de miedo, ni una larga lista de cosas más…

Cuando vivía en Sevilla iba a clases de corte y confección un par de días en semana. Allí volví a aprender a hacer mis propios patrones, a modificarlos (hasta cierto punto), y a coser cada pieza con cuidado. Mi profesora no era fan de los patrones comerciales, como os podéis imaginar, y mucho menos de una prenda mal terminada… Estoy segura de que mi vestido Sakura, por ejemplo, pese a ser un patrón comercial, le habría gustado a mi profe porque está bien cosido y muy bien rematado, pero esta chaqueta, en la escala de calidad Antoñita, se sitúa en los valores negativos 😦

Mientras siga RUMS, aquí seguimos 🙂

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

Mantas y más (I)

Este año ha sido uno de esos años en que mucha gente a la que quiero se lanza a tener bebés… y como ha coincidido que tenía tiempo y muchas ganas, pues me he lanzado a las locas a tejer y coser algunas cositas para regalar.

Todos los bebés nacieron entre mayo y julio de este año, así que he tenido unos meses un poco ajetreados, pero puedo decir con orgullo que todos han recibido sus cositas antes de que fuese demasiado tarde!

Una de mis mejores amigas en Córdoba iba a tener a su primer bebé y después del embarazo tan difícil que ha tenido la pobre, he intentado mimarla un poquito más.

2017_0703_17475000(2)

Mi idea inicial era tejerle una manta y entre las dos nos decidimos por el patrón Bounce, de Tincanknits, que ya tejí el año pasado para uno de mis sobrinos (no hay entrada porque lo regalé antes de hacerle las fotos, a veces simplemente no hay tiempo). Elegir los colores fue más complicado pero al final los sacamos también, ella no quería una manta con colores típicos de niña, y creo que lo hemos conseguido.

Para guardar la manta cosí una bolsita sencilla, que espero que le sirva para guardar otras cosas en el futuro… me imagino que una bolsa de tela tiene que venir bien cuando hay niños alrededor, ¿no?

Su niña no fue prematura, pero aún así me pidió que le hiciese uno de esos pulpos para prematuros de los que todo el mundo hablaba la primavera pasada… no es lo más divertido que se puede tejer, pero si una amiga me pide que se lo teja le tejo dos si hace falta!

Y por último le cosí un organizador del libro Zakka Style, estilo al que me hice hace unos años en compañía de Helena. El suyo tiene menos compartimentos y espero que le esté sirviendo para guardar papeles del pediatra y cosas así 🙂 Estaos estuches son muy entretenidos de hacer, y a la vez son un poco coñazo porque al llegar a la parte de poner la cremallera… ¡grr! no importa cuántas veces lo intente, cuánto hilvane, sujete con alfileres y compruebe… me queda torcida!! Se nota cuando está cerrada y vacía, así que espero que a estas alturas esté llena y no se note el fallo demasiado 😀

La lana elegida ha sido Cotton Merino de Drops. Es una mezcla de 50% merino y 50% algodón que ya he utilizado antes y que sé que “funciona” para proyectos de bebé. Además es cálida pero no demasiado, así que espero que en Córdoba le podrá dar bastante uso.