¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, Uncategorized

Mantener el ritmo

El mes de mayo es EL MES en los colegios suecos, así con mayúsculas y en negritas. Los alumnos de 6º y 9º (el último curso) hacen los exámenes nacionales, algo parecido a la selectividad, pero repartido a lo largo de varias semanas y los profesores nos dejamos la piel buscando huecos en los que poner los exámenes del resto de asignaturas, recuperaciones de exámenes pasados, y corrigiendo, corrigiendo y saliendo a la caza de alumnos para que entreguen lo que tienen que entregar y hagan lo que tienen que hacer…

Yo tengo mi agenda muy bien organizada, lo que tengo que hacer y cuándo tengo que hacerlo. No sólo el trabajo, también tengo planificados los días que voy al gimnasio y mis proyectos de coser y tejer.

De hecho tengo una agenda sólo para eso 🙂

20170515_125459

El viernes pasado llegó a casa un buen cargamento de ovillos para tejer unas mantas de bebé.

IMG_20170512_145106_077

Y también el viernes llegó la primera pista del MKAL de Joji Locatelli… No me quedó más remedio que montar los puntos y empezarlo del tirón, y ahora no me queda más remedio que dar el tirón y deshacerlo, porque no me gusta cómo va quedando.

20170515_131240

En fin, que me planteé lo siguiente, para llegar a todo:

  • En el tren de camino al trabajo: la parte de ganchillo del Hygge.
  • Los viernes por la tarde: el MKAL.
  • Los sábados: el Everyday shawl.
  • Los domingos: el bordado del Hygge.
  • Los lunes por el día: mi chaqueta biker.
  • De lunes a jueves después de cenar: mantas.

A mí me sonaba estupendamente, pero mi marido dudó de que pudiera aguantar ese ritmo muchos días… y tenía toda la razón 😦

La cantidad total de días que he aguantado ese ritmo es cero. El sábado me levanté mala y así sigo -sospecho que con una mezcla de resfriado, alergia y cansancio- de brazos caídos y con el cuerpo destrozado, intentando hacer acopio de energías porque mañana tengo exámenes y no puedo faltar al trabajo.

Saco una moraleja de este fin de semana…

 

¡Abajo la ociosidad!, Negro sobre blanco, Un libro al mes, Uncategorized

Leyendo en 2017 (I)

Cuando hice balance de 2016 apunté como mi único fracaso del año el haber leído poco, y me propuse simple y llanamente leer más.

¡ja, y ja!

Ayer 7 de mayo terminé el primer libro de 2017, así que la cosa pinta incluso peor que el año anterior 😦 Creo que ahora que ha llegado el buen tiempo y puedo sentarme a leer y tejer en el balcón ¡igual puedo remontar un poquito!

El elegido ha sido una vez más Pérez Gellida -¡no es mi culpa que mi necesidad de leer y su necesidad de publicar estén perfectamente sincronizadas!- y la obra ha sido su última novela, A grandes males, último tomo de la trilogía Refranes, canciones y rastros de sangre.

41lgrm11dxl-_sx305_bo1204203200_

En este tomo la acción se desarrolla principalmente en Buenos Aires, saltando entre el momento actual y principios del siglo XX, durante la construcción del Palacio Barolo en Buenos Aires: la Divina Comedia, sociedades secretas, muchas canciones y melancolía… realmente merece la pena leer esta trilogía!

Creo que cierra la trilogía muy bien, con su pequeño momento “mano saliendo de la tumba” y todo.

tenor

Ahora me pide el cuerpo algo menos policíaco y menos negro a poder ser… me he descargado unos cuantos fragmentos al kindle y de momento dudo entre empezar la saga Outlander (que da un poco de vértigo porque son ocho libracos bien gordos) o quedarme en lo policíaco pero humorístico y leer La brigada de Anne Capestan, de Sophie Hénaff.

¿Alguna recomendación?

¡Feliz lunes!

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó, swapetines, Uncategorized

Sábado (hipermegaretrasado) de swapetines 10

De Barcelona a Estocolmo

Me faltaba una entrada por hacer, ¡probablemente la más importante de todas! Ha habido varias razones para estre retraso… cansancio, mal tiempo (y mala luz), vacaciones y viajes… ¡pero aquí está! La entrada con los regalazos que recibí de Teresa (Ovejita Be!).

Empiezo por los calcetines que son todo lo bonitos que se ven en la foto, y más! Están tejidos con lana tejida por la propia Teresa (la base Sock&Roll en color Diva). El patrón es Toe-up monkey sock lace, muy bonito y disponible en Ravelry. Me gusta especialmente que tengan puntera, talón y elástico en un color de contraste porque no tenía ningunos así y me parecen lo más! El talón que ha tejido es el Fish lips heel y queda super bien en el pie, me gusta mucho. Bueno, no me enrollo más… ¡fotos!

Y los calcetines no venían solos… para el mega viaje que han hecho a través de Europa han venido con una compañía fabulosa:

Una tote bag perfecta, un juego de KnitPro karbonz para tejer calcetines (tremendas ganas de probarlo!!), tres chapas de su colección y una rana/metro (la cinta métrica sale de un ojo, es genial!), una bolsa de golosinas que ya no existe y lanas, lanas y lanas!! Un crazy zauberball roja, dos minis, teñidas por ella, en colores Cielo y Limón, y una madeja de Sock&Roll, también teñida por ella, en color Ovejita Be! (y ya digo que bien podía haber sido el color Miso, porque son totalmente mis colores, si la hubiese escogido yo no habría elegido otra).

Y con esto cierro mis swapetines de este año, con la alegría de que todo ha salido bien y con la ilusión de volver a participar el año que viene ❤

PD: y del tirón le mando las fotos de los calcetines a Pilar, que me las pidió hace ya bastante y a este paso me va a tirar de las orejas!!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, Personal, Uncategorized

Con las manos en la lana

Esta mañana me levanté y mientras me tomaba el café de la mañana decidí que hoy iba a ser el día ¡en que iba a organizar mi stash!

He sacado todas mis ovillos, madeja, restos, y proyectos a medias de los distintos armarios, cajas y cestos…

20170412_095003

Ha sido una mañana intensa de clasificar, pesar y fotografiar, aunque gracias a la hoja de cálculo de mi stash que me he descargado de Ravelry he conseguido terminarla en sólo 8 horitas de nada.

He deshecho varios proyectos que no iban a ninguna parte, he colocado en bolsas de proyecto todos los proyectos empezados que quiero terminar, y hasta me he encontrado un proyecto que llevaba al 50% unos 3 años… y que ahora vive en una bolsa de proyecto esperando pacientemente su turno.

IMG-20170412-WA0009

No toda la mañana ha sido risa… algunas bolsas escondían el oscuro secreto que toda tejedora tiene en algún rincón de su casa: “¡vómito lanero!”

IMG-20170412-WA0006

Y así es como ha quedado la cosa:

IMG-20170412-WA0015

El cambio que no se ve, el grande de verdad, es que ahora todas mis lanas están registradas en Ravelry, con sus pesos y (la mayoría) con foto y todo.

Según Ravelry ahora mismo tengo unos 30 km de lana (sin contar con el megapedido que tengo que hacer mañana para tejer mantas de bebé a cascaporro) y eso me produce sólo un poquito pequeño de ansiedad lanera… y necesidad de tejer mucho, mucho, mucho para que esos 30 km se conviertan en algo más manejable.

¡Feliz miércoles y feliz semana santa para todos los que empezáis las vacaciones hoy!

 

¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, swapetines, Uncategorized

Sábado de Swapetines 6

¡Madre mía! sexto sábado de swapetines ya… el tiempo vuela, ¿verdad?

La semana pasada me quedé en que había tenido que empezar de cero del todo… el sábado por la mañana monté el primer calcetín y aprovechando que hacía un día de mierda, tejí y tejí… ¡y el domingo estaba listo! No es un patrón complicado el que he elegido, pero es muy bonito (al menos a mí me parece muy bonito) y ha sido divertido de tejer. Además ya que estaba en racha, aproveché para montar el segundo inmediatamente después y… ¡ya están terminados!

Los terminé el lunes, los rematé el miércoles y este fin de semana los bloquearé. No he conseguido a nadie que tenga el mismo número de pie que mi sorprendida, pero pensando en como me quedan a mí y en que tiene un número menos que yo… creo que le irán bien.

Con todo el miedo del mundo os enseño hoy el color de la lana que he elegido… Swapetin/a, ¿te gusta? Si te repele, por favor de los por favores, di algo, que todavía tengo margen para tejerte el mismo patrón en otro color!!!

wp-1489223377222.jpg

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Uncategorized

Sábado de swapetines 5

Esta semana he tenido un problema con mis swapetines, y los calcetines que “enseñé” en la entrada del sábado pasado ya no existen. El mismo sábado, después de haber publicado, me di cuenta de que había elegido mal el patrón… PÁNICO.

20170225_100859.jpg
Ex swapetines

Porque además ya no era cuestión de simplemente tirar del hilo y empezar con un patrón nuevo: tenía que cambiar de agujas, porque las Knitpro de 25 cm que me compré no me gustan nada (30 cm es el límite, más pequeñas me dan dolor) y la lana… aunque me sigue pareciendo preciosa, me estaba resultando incómoda de tejer y ya no sé si era culpa de las agujas o no.

wp-1488623595662.jpg
Lana ex swapetinera

Del tirón me puse a buscar lanas nuevas, elegí con el impagable asesoramiento cromático de mi marido, hice pedido y me puse a tejer a toda mecha para terminar el calcetín que tenía empezado en mis agujas “buenas”.

20170304_113612.jpg
Calcetines NO swapetineros

Sé que a estas alturas del intercambio ya debería estar enseñando o color o patrón, pero la lana lleva en mi poder desde el miércoles sólo… ¡no me siento preparada para enseñarla del todo!

20170304_111350.jpg
Calcetines swapetineros (y sí, eso que se ve es mi dedo gordo del pie).
¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Uncategorized

Tengo un problema

Y sí, el primer paso es admitirlo, pero de momento me voy a quedar en ese único paso, creo…

Mi problema son los wips y la startitis… Hace tiempo escribía tranquilamente que a mí la startitis no me afectaba demasiado pero ¡ay!, últimamente ando como una loca queriendo empezar todos los proyectos. A ratos es un poco estresante, pensando sobre todo que no estoy acostumbrada a esto.

Lo que tengo en marcha:

  1. El Juneberry Triangle: monté este chal con todo el entusiasmo del mundo una noche antes de irme a dormir y, por la noche los duendes de los patrones hicieron de las suyas y a la mañana siguiente el patrón estaba desaparecido sin rastro. Se me colaron un par de pares de mitones, un chal… y el Juneberry acabó en una bolsa en el armario, pero que conste que lo sigo necesitando!!
  2. Para mis vacaciones de navidad me llevé a Córdoba unos calcetines (que también terminé), así que tuve la necesidad imperiosa de comprar lana nueva y empezar los Hermione’s everyday socks. A día de hoy los Hermione’s no tienen ni agujas propias:.
  3. Los saqué de sus agujas porque se acercó el cumpleaños de mi marido y necesitaba tejerle unos calcetines (que también terminé). Después de navidad un patrón maravilloso entró en mi vida y me dediqué de forma monógama a tejerlo sin parar durante un par de semanas hasta que un día, por alguna razón desconocida, lo dejé aparcado… ¡a la mitad de una vuelta! No tengo perdón, de verdad:
  4. Cuando llegó a mi vida el patrón perfecto para la lana perfecta me entregué en cuerpo y alma… tejí en casa, en el tren, esperando a que empezaran reuniones… tejí obsesivamente hasta que cerré los puntos del bajo… y se quedó a espera de las mangas:
  5. Este fin de semana me dio por montar unos calcetines a los que hace tiempo que les tenía ganas y, tras una maratón de tejer, conseguí terminar el primero… pero el segundo… en fin, ya le llegará el día:
  6. También están los swapetines, que son un problema aparte y tendrán su propia entrada, y la montaña de proyectos por rematar…

Esos son los wips! Luego viene la startitis… estoy estresada de ansias de empezar cosas y definitivamente necesito más agujas para calcetines!!

Por suerte tengo toda una semana entera de vacaciones (que algo es algo, aunque necesite tres meses!). ¡Feliz lunes!