¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Sakura

El de esta entrada es sin duda el vestido de verano más bonito que me he hecho nunca (seguido muy de cerca por el otro que me hecho igual pero con otra tela 😛 ). Me gusta tanto que me está costando decidir qué coser ahora… nada me parece suficientemente bonito.

La historia de este vestido empieza en 2015, en una de las tiendas de telas de Tokyo donde perdí un poco la cabeza…

japontelas

Y continúa con mi amiga que se casa… una boda pequeñita, ¡¡pero no por ello menos importante!! A una boda hay que ir guapa y ¡yo sabía qué iba a ponerme!

El patrón es el Belladone de Deer and Doe, que en su día le vi a mi gurú de los vestidos, la pequeña aprendiz. Es un patrón perfecto para mí por dos razones: es precioso, y es el tipo de vestido que creo que le favorece a mi tipo de cuerpo, además tiene bolsillos y eso siempre es un plus ❤

Además es un vestido bastante rápido de coser, las instrucciones son muy claras y las piezas cortadas encajan a la perfección. Me ha gustado tanto coserlo, que he cosido 3 este verano. El primero para mí, con la tela naranja de la foto de arriba (entrada pendiente), y el tercero para mi amiga, la de la boda.

 

Éste concretamente tiene dos modificaciones muy pequeñas con respecto al original: la primera es que la pieza de la cintura la he sustituido por una cinta negra de raso… ¡un acierto total! Y la segunda es que suprimí las piezas del bajo y en su lugar utilicé cinta de bies, porque no tenía tela suficiente (y porque es más limpio así).

Además todo el interior del vestido está terminado con costuras francesas, para que quede bien pulido por dentro también.

Cuando estaba por meter la aguja se me ocurrió que, puesto que la tela hace un jaspeado dorado, igual molaría hacerle las puntadas vistas con hilo dorado. La pereza era grande, pero lo consulté y recibí la unánime respuesta que no quería recibir: “¡ve ahora mismo a comprar hilo dorado!”. Así que fui, que una es muy obediente, y me alegro mucho de haberlo hecho porque, aunque en la distancia no se nota, para mí es uno de esos detalles que hacen que el vestido sea más especial aún.

Y como aquí en Suecia el verano termina pronto y cualquier sábado puede ser el último sábado cálido hasta abril, hay que aprovechar y celebrarlos todos, por lo que pueda pasar.

¡Salud!

(y rums)

Anuncios
Uncategorized

Un año más

¡Hola! Esta es una entrada de reflexión y de introducción a una temporada con más publicaciones en el blog. Escribo en parte para ordenar mis pensamientos, y en parte para ir entrando un poco en calor.

20170712_141546

No acaba el año, no es aniversario del blog, pero para mí, como para mucha gente, el comienzo de septiembre es un momento estupendo para empezar proyectos nuevos y para hacer propósitos de curso nuevo.

Al comenzar las vacaciones de verano me hice una lista de cosas que quería hacer, pero el único elemento de la lista que he conseguido cumplir (más o menos) a diario es echarme crema hidratante. Me ha costado más de treinta años darme cuenta de que las vacaciones de verano no son el mejor momento para cosas como hacer dieta, entrenar más, escribir en el blog u otros blablablás que no se cree nadie.

Desde que volví al trabajo hace dos semanas me cuesta menos estar centrada porque para bien o para mal funciono mejor cuando tengo una rutina en la que refugiarme. Así que estoy poco a poco cumpliendo mis objetivos.

Uno de ellos era ir terminando wips, y de 10 que tenía a principios del verano, ahora sólo me quedan 5 (4 acabados, 1 deshecho). Aunque me muero de ganas de empezar algo nuevo en plan ya, estoy intentando recuperar el control, y eso implica terminar cosas antes de empezar nada nuevo…

Este verano he hecho limpieza de stash. Tengo una amiga que también teje y que se va a quedar con todo lo que sé que no voy a usar. Parecerá una tontería, pero me he quitado un peso de encima, me causaba mucho estrés tener tanto acumulado.

Otro objetivo es escribir un poco más por aquí. Sé que los blogs están muertos o moribundos, que si facebook que si instagram… pero siempre me ha hecho feliz tener el blog y escribir en él, y me gustaría recuperar esos ratitos de contar cosas que son sobre todo historias para mí pero que de momento todavía lee alguien ( ❤ ).

Y leer, leer, leer, leer sigue siendo mi gran reto de este 2017.

 

¡Feliz comienzo de semana!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Hola!!

Dos meses desde mi ultima entrada, y poco más de un mes desde que me propuse cuidar este blog un poco más…

¡Ups!

Hobbies son hobbies y el blog es uno más… me gustaría ser más consistente, pero tampoco me voy a tirar del pelo si no lo soy.

El verano está siendo muy productivo, ¡al menos en el poco tiempo que estoy pasando en casa!

He tejido tres mantas de bebé, un jersey minúsculo, dos amigurumis y un par de calcetines, he cosido tres bolsas, un estuche organizador, y tres vestidos (mismo patrón, así que han sido rápidos)… y puede que me deje algo en el tintero, pero lo que traigo hoy lleva un poco más de tiempo terminado, concretamente desde abril!

Se trata del chal (minichal) Broken Wings de Joji Locatelli. Ya tejí una versión que nunca llegué a enseñar como regalo de reyes para mi abuela (<3) y me quedó la espinita de tejer uno para mí.

He usado menos de una madeja de Malabrigo sock en color Arcoiris (el de mi abuela fue con la misma lana en color Lotus).

2017_0803_15435700

No sé por qué me ha costado tanto hacer las fotos, si lo único que necesitaba era quitar un cuadro del salón y subirme encima del canto del sofá 😛

No sé si he conseguido captar en las fotos lo espectacular que es esta lana, probablemente no…

Me ha parecido ver que es jueves… así que enlazo con RUMS!

Con suerte no pasará un mes entero hasta la próxima vez que escriba, tengo mucho que publicar <3<3<3

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Infinito

Infinito es una exageración, claro, pero lo cierto es que me ha salido un chal gigantesco…

Cuando compré mi kit para tejer/ bordar el Hygge (que está aparcado hasta nuevo aviso, por cierto) estuve mirando en la web donde lo encargué para ver si había algo digno de aprovechar el viaje. Y allí estaba, esperándome, un ovillaco de 200 gramos de peso y 1000 metros de longitud… Se trata de Cotton flowers, una mezcla de algodón y acrílico al 50%, que hace un gradiente precioso de rojo a verde, pasando por naranja y amarillo ❤💛💚

La foto es medio fea, pero fue la que tomé en el calor del momento cuando llegó mi paquete.

IMG-20170301-WA0009

El patrón elegido es el Everyday shawl, de Jenny F, que va perfecto para este tipo de lana que parece estar de moda este verano 🙂

El resultado es mágico, a lo mejor está feo que sea yo quien lo diga pero ¡me da igual! Es enorme pero muy ligero, de forma que se puede usar tanto enrollado al cuello, sin que abulte demasiado ni agobie, o como chal por si refresca (y en este país, antes o temprano, acaba refrescando). Como me empeñé en acabar todo el ovillo me inventé unas repeticiones extras al final, por eso tiene una forma peculiar.

 

 

Tanto quise apurar el hilo que acabé teniendo que “inventarme” un buen puñado de metros para poder cerrar… 😅😅

IMG-20170527-WA0008

Aprovechando que es jueves y tal, me paso por Rums 😀

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, Uncategorized

Mantener el ritmo

El mes de mayo es EL MES en los colegios suecos, así con mayúsculas y en negritas. Los alumnos de 6º y 9º (el último curso) hacen los exámenes nacionales, algo parecido a la selectividad, pero repartido a lo largo de varias semanas y los profesores nos dejamos la piel buscando huecos en los que poner los exámenes del resto de asignaturas, recuperaciones de exámenes pasados, y corrigiendo, corrigiendo y saliendo a la caza de alumnos para que entreguen lo que tienen que entregar y hagan lo que tienen que hacer…

Yo tengo mi agenda muy bien organizada, lo que tengo que hacer y cuándo tengo que hacerlo. No sólo el trabajo, también tengo planificados los días que voy al gimnasio y mis proyectos de coser y tejer.

De hecho tengo una agenda sólo para eso 🙂

20170515_125459

El viernes pasado llegó a casa un buen cargamento de ovillos para tejer unas mantas de bebé.

IMG_20170512_145106_077

Y también el viernes llegó la primera pista del MKAL de Joji Locatelli… No me quedó más remedio que montar los puntos y empezarlo del tirón, y ahora no me queda más remedio que dar el tirón y deshacerlo, porque no me gusta cómo va quedando.

20170515_131240

En fin, que me planteé lo siguiente, para llegar a todo:

  • En el tren de camino al trabajo: la parte de ganchillo del Hygge.
  • Los viernes por la tarde: el MKAL.
  • Los sábados: el Everyday shawl.
  • Los domingos: el bordado del Hygge.
  • Los lunes por el día: mi chaqueta biker.
  • De lunes a jueves después de cenar: mantas.

A mí me sonaba estupendamente, pero mi marido dudó de que pudiera aguantar ese ritmo muchos días… y tenía toda la razón 😦

La cantidad total de días que he aguantado ese ritmo es cero. El sábado me levanté mala y así sigo -sospecho que con una mezcla de resfriado, alergia y cansancio- de brazos caídos y con el cuerpo destrozado, intentando hacer acopio de energías porque mañana tengo exámenes y no puedo faltar al trabajo.

Saco una moraleja de este fin de semana…

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Trota, trota, trotamundos soy

Inspirada

Un día, paseando y mirando tiendas así como si nada, caí completamente rendida ante un bolso…

¿270820

Es perfecta, ¿verdad?

Lo que no es tan perfecto es el precio, me temo. Así que decidí hacerme una, mi bolso de inspiración Littlephant.

Mi idea primera era hacer como suelo hacer siempre con los bolsos: calcular las medidas, hacer las mates y dibujar mi propio patrón. Pero estaba cansada y sin ganas de hacer cuentas, así que compré un patrón y… en fin. El propio patrón está bien, pero las instrucciones y la lista de materiales dejan muchísimo que desear, la verdad, así que no pude evitar sentirme un poco estafada, la verdad 😦

20160720_112029
Lo que sobró de mi trozo de tela, casi 5 cm más largo de lo que pedía el patrón.

Sea como sea ha llovido bastante desde que me enfrenté a ese patrón (casi un año en realidad, es que tengo mucho acumulado pendiente de publicar) y las ganas de ponerlo a caer de un burro se me han pasado, ahora prefiero no mencionar el nombre del patrón, y seguir con mi vida costurera.

2017_0415_13572000-1
Paz y amor ❤

Es una bolsa bastante grande, y me viene genial para el día a día, ya que me cabe, de sobra, todo lo necesario para el día: cosas de trabajo, el tupper con la comida, la ropa y las zapatillas del gimnasio, potingues varios para la ducha y hasta el secador! También sirve para un viaje cortito, aunque personalmente prefiero llevar una maleta que vaya rodando a mi lado.

Compré una entretela de la que se usa para entretelar cuero y similares, y decidí hacerle bolsillos externos e internos, para llevar todos los trastes organizados, y ponerle un enganche para las llaves, y otro para el candado de la taquilla del gimnasio.

Y con eso y un bizcocho… ¡a RUMS!

¡Abajo la ociosidad!, Negro sobre blanco, Un libro al mes, Uncategorized

Leyendo en 2017 (I)

Cuando hice balance de 2016 apunté como mi único fracaso del año el haber leído poco, y me propuse simple y llanamente leer más.

¡ja, y ja!

Ayer 7 de mayo terminé el primer libro de 2017, así que la cosa pinta incluso peor que el año anterior 😦 Creo que ahora que ha llegado el buen tiempo y puedo sentarme a leer y tejer en el balcón ¡igual puedo remontar un poquito!

El elegido ha sido una vez más Pérez Gellida -¡no es mi culpa que mi necesidad de leer y su necesidad de publicar estén perfectamente sincronizadas!- y la obra ha sido su última novela, A grandes males, último tomo de la trilogía Refranes, canciones y rastros de sangre.

41lgrm11dxl-_sx305_bo1204203200_

En este tomo la acción se desarrolla principalmente en Buenos Aires, saltando entre el momento actual y principios del siglo XX, durante la construcción del Palacio Barolo en Buenos Aires: la Divina Comedia, sociedades secretas, muchas canciones y melancolía… realmente merece la pena leer esta trilogía!

Creo que cierra la trilogía muy bien, con su pequeño momento “mano saliendo de la tumba” y todo.

tenor

Ahora me pide el cuerpo algo menos policíaco y menos negro a poder ser… me he descargado unos cuantos fragmentos al kindle y de momento dudo entre empezar la saga Outlander (que da un poco de vértigo porque son ocho libracos bien gordos) o quedarme en lo policíaco pero humorístico y leer La brigada de Anne Capestan, de Sophie Hénaff.

¿Alguna recomendación?

¡Feliz lunes!