¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Regalos a gogó

Mantas y más (III)

Tres fueron los bebés que llegaron a mi vida a principios del verano pasado… los hijos de dos de mis amigas (I y II), y mi primera sobrina (tengo tres sobrinitos, pero ésta es la primera niña).

¡Por supuesto para ella también había que preparar cosas!

Para la mantita usé la misma lana que para las otras dos, Cotton Merino de Drops, pero un patrón diferente, Zig Zag Baby Blanket, que es básicamente un chevron normal y corriente (lo digo porque el patrón no está disponible ya).

Además le tejí un jersey,  el Snowflake, de Tincanknits, que ya me tejí para mí hace unos años, jeje. Para tejerlo usé una lana descatalogada de Rowan, que llevaba en mi vida desde que me vine a Suecia: Rowan Lenpur Linen, una mezcla de viscosa y lino fresca y con mucha caída.

Y claro está, está, no podía faltarle la bolsita 🙂

Además de preparar este paquetito para la niña, no quise quedarme con las ganas de hacer algo también para su hermano mayor, que es un niño fabuloso en todos los sentidos y, además, es fan total de Studio Ghibli… ¡Así que le hice un Totoro Amigurumi!

20180563_1402352293177671_2109501014523510784_n

Totoro está tejido también con Cotton Merino y algún restillo suelto de otras lanas para los detalles bordados. Ha sido la primera vez que he usado ojos de seguridad para un muñeco y me han encantado… ¡necesito hacer más!

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, swapetines

Finde swapetinero 1

Este año voy ultragenerosa en mi primera entrada swapetinera! Estoy entre dos ovillos y para ayudarme a decidir he hecho una encuesta en Instagram.

Y por aquí, ¿qué os parece? ¿verde, o rosa?

Feliz domingo!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Uncategorized

¡Hey! También he cosido un bolso

¡Pues eso, que no sólo de vestidos vive una!

Cada año observo el calendario de adviento de Farbenmix como espectadora. Nunca me había animado a coserlo porque coincide con el viaje a España para las vacaciones de navidad y me parecía un poco rollo tenerlo que dejar a medias… pero este año, como no nos íbamos a ninguna parte, me animé y lo he hecho!

Lo único es que no lo pude hacer siguiendo el calendario porque el final de trimestre fue de locos y básicamente iba de culo constantemente. Por un lado me perdí el meollo, y eso no me gusta, pero por el otro… bueno, como ya sabía la pinta que tenía el bolso, pues elegí los materiales a conciencia para poderlo usar a tope!

Y poco más tengo que añadir, excepto decir que me gusta muchísimo este bolso, y poner un puñado de fotos 😀

Saludos, y vamos a MiMi!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

Mantas y más (II)

Allá por mayo/ junio del año pasado estuve tejiendo mantas y alguna otra cosa para bebés. En septiembre enseñé por aquí lo que tejí y cosí para el bebé de una amiga. Hoy quiero hablar de lo que tejí para el bebé de mi querida amiga MJ, que también tuvo su primer bebé entonces.

Cuando me enteré de que MJ estaba embarazada, automáticamente la puse en mi lista de mamás a las que les tenía que tejer algo:

Una vez más el patrón elegido fue el Bounce, de Tincanknits. Es uno de los patrones de mantas que más me gustan: visualmente es precioso y es muy divertido de tejer (además me gusta no sólo a mí que soy tejedora, también les suele gustar a los futuros padres!).

Elegir los colores de la manta anterior tuvo su aquel, pero con MJ fue facilísimo: muchos colores, alegres y variados. ¡Así da gusto!

Para acompañar, una bolsita sencilla, en la que guardar cualquier cosita para el bebé, o una labor, si es que encarta, jeje.

Por cierto, esta manta también está tejida con Cotton Merino de Drops, 50% algodón y 50% merino.

🙂

¡Abajo la ociosidad!, De palique en el podcast, Un libro al mes, Uncategorized, Y ahora tengo un podcast

Podcast episodio 13 – Hacia atrás

Un capitulito más, y aquí andan las notas. ¡Siento el retraso!

De todo esto he estado hablando:

Patrones de punto/ ganchillo:

Libros:

Lanas:

¡Gracias!

 

 

La gran aventura sueca, Personal

La química

Como pequeño cambio para el mes de febrero, dentro del plan #12pequeñoscambios, Paula nos habla del exceso de productos químicos que usamos o consumimos a diario. Leí su entrada y los comentarios que le han dejado, reflexioné y me creí que ese cambio no iba a poder aplicarlo en mi vida: honestamente ahora mismo no me veo dándole vueltas a los ingredientes de cada cosa que compre, así que estaba por desistir, cuando vi la luz: ¿qué hay en mi vida que no me aporta absolutamente nada y que es completamente innecesario? ¿A qué no necesito mirarle los ingredientes porque sé de sobra que es todo mierda?

A las golosinas. Putas golosinas.

Siempre me ha gustado mucho lo dulce, pero desde que me vine a Suecia la cosa se ha ido de madre un poco. Ahora está un poco más bajo control, pero ha habido épocas en las que me asustaba a mí misma. Y es que en cada supermercado de este país te encuentras esto:

20180204_151210.jpg

Esta claro que este objetivo casa mejor con un mes sin azúcar, pero todos esos aditivos, estabilizantes y demás, de los árboles no salen, así que yo tiro con esto, que es lo que más necesito en este momento.

20180205_102445.jpg

Llevo también tiempo intentando reducir la cantidad de cocacola que tomo, aunque a diferencia de las golosinas, la cocacola tampoco tengo interés en eliminarla del todo…

¡Feliz febrero!

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Uncategorized

He estado cosiendo vestidos (2)

Después de coser el vestido de ejemplo que os enseñé la semana pasada, tenía serias dudas sobre si usar mi tela preciosa para coser una versión definitiva de ese vestido…

Es una tela de Paapii Design (o al menos eso creo, porque no la encuentro en su página web, que compré en un festival de costura y otras artes que se celebra un par de veces al año aquí en Estocolmo.

Al final me lancé y puedo decir que estoy bastante contenta con el resultado. Corregí lo que no me gustaba del patrón original, y enmendé los errores de mi primera versión.

Le he puesto pinzas de entalle en la espalda (y les he dado profundidad a las del pecho), he rematado cuello, mangas y bajo con bies de punto y he usado parte del mismo bies para dar más importancia al detalle de los hombros, y he usado hilo de torzal para hacer todas las costuras decorativas.

Lo de posar con un libro en las manos no es simple postureo cultureta, ¡es que soy la peor posadora de mundo! Como no se ve, os digo que el libro es Black, black, black, de Marta Sanz, y os comento además que me está gustando bastante.

Y el vestido… ¡estoy súper contenta con cómo ha quedado! De hecho fue el que llevé para la defensa de la tesis ❤❤.

El patrón del que lo saqué es el Jazzy Jacquard, de la revista Ottobre 5/2016.

Y con esto y un bizcocho… ¡al Club de las Malas Costureras!

Nota: en el post de la semana pasada recibí un comentario acerca de esta entrada de La modistilla valiente, donde explica muy bien cómo acertar con la talla midiendo directamente en el patrón.