¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, Personal, Uncategorized

Con las manos en la lana

Esta mañana me levanté y mientras me tomaba el café de la mañana decidí que hoy iba a ser el día ¡en que iba a organizar mi stash!

He sacado todas mis ovillos, madeja, restos, y proyectos a medias de los distintos armarios, cajas y cestos…

20170412_095003

Ha sido una mañana intensa de clasificar, pesar y fotografiar, aunque gracias a la hoja de cálculo de mi stash que me he descargado de Ravelry he conseguido terminarla en sólo 8 horitas de nada.

He deshecho varios proyectos que no iban a ninguna parte, he colocado en bolsas de proyecto todos los proyectos empezados que quiero terminar, y hasta me he encontrado un proyecto que llevaba al 50% unos 3 años… y que ahora vive en una bolsa de proyecto esperando pacientemente su turno.

IMG-20170412-WA0009

No toda la mañana ha sido risa… algunas bolsas escondían el oscuro secreto que toda tejedora tiene en algún rincón de su casa: “¡vómito lanero!”

IMG-20170412-WA0006

Y así es como ha quedado la cosa:

IMG-20170412-WA0015

El cambio que no se ve, el grande de verdad, es que ahora todas mis lanas están registradas en Ravelry, con sus pesos y (la mayoría) con foto y todo.

Según Ravelry ahora mismo tengo unos 30 km de lana (sin contar con el megapedido que tengo que hacer mañana para tejer mantas de bebé a cascaporro) y eso me produce sólo un poquito pequeño de ansiedad lanera… y necesidad de tejer mucho, mucho, mucho para que esos 30 km se conviertan en algo más manejable.

¡Feliz miércoles y feliz semana santa para todos los que empezáis las vacaciones hoy!

 

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas

31039,1

31039 (dejemos de lado los decimales) no sólo es el código postal de Howard, Georgia (EEUU), también es el número de metros de lana sin tejer que tengo, según la herramienta de stash de ravelry.

La cuenta no es exacta, claro, porque tengo proyectos en proceso que deberían reducir la cantidad, pero estoy segura de que alguno de esos ovillos de capricho-necesidad se me habrá pasado introducir, así que… por redondear, me quedo con Howard.

Llevo una semana o así con un poco de vértigo lanero y ansiedad por exceso de stash (problemas que por otra parte no me impidieron darme una caminata para ir a comprar lana para un jersey más…) y me he dado cuenta de que tener tanto acumulado me estresa. No voy a mentir diciendo que no me gusta comprar lanas, comprar lanas me parece divertidísimo y muy relajante, y no me molesta en absoluto tener algo de lana a la espera de, pero no tanta como para que me dé cargo de conciencia… (no sé exactamente dónde está mi límite, pero creo que los 7 u 8 jerséis que me puedo tejer con mi stash actual sin necesidad de combinar lanas entre sí deben de estar rondándolo).

El tener tanto hace que me quite, o como mínimo que no disfrute tanto de, una posibilidad que me gusta mucho, que es la de acabar un proyecto, engolosinarme con uno nuevo, salir a por la lana y empezarlo, así, del tirón y sin pensármelo dos veces. Así que he decidido reducir stash, siendo realista en mis objetivos y contando con que comprar, compraré, ¿qué tal si intento reducir mi stash a unos manejables 25.000 metros?

Estos posts suelen ir acompañados de una foto del stash en cuestión… de momento no me atrevo, pero en breve toca reubicación lanera y lo mismo cae una (o lo mismo no).

Ya queda poco de domingo, así que… ¡feliz lunes!

Edito: inserto captura de pantalla del sitio de ravelry donde se consigue susodicha la hoja de cálculo…

Captura de pantalla de 2014-03-04 12:09:00