¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, Uncategorized

Mantener el ritmo

El mes de mayo es EL MES en los colegios suecos, así con mayúsculas y en negritas. Los alumnos de 6º y 9º (el último curso) hacen los exámenes nacionales, algo parecido a la selectividad, pero repartido a lo largo de varias semanas y los profesores nos dejamos la piel buscando huecos en los que poner los exámenes del resto de asignaturas, recuperaciones de exámenes pasados, y corrigiendo, corrigiendo y saliendo a la caza de alumnos para que entreguen lo que tienen que entregar y hagan lo que tienen que hacer…

Yo tengo mi agenda muy bien organizada, lo que tengo que hacer y cuándo tengo que hacerlo. No sólo el trabajo, también tengo planificados los días que voy al gimnasio y mis proyectos de coser y tejer.

De hecho tengo una agenda sólo para eso 🙂

20170515_125459

El viernes pasado llegó a casa un buen cargamento de ovillos para tejer unas mantas de bebé.

IMG_20170512_145106_077

Y también el viernes llegó la primera pista del MKAL de Joji Locatelli… No me quedó más remedio que montar los puntos y empezarlo del tirón, y ahora no me queda más remedio que dar el tirón y deshacerlo, porque no me gusta cómo va quedando.

20170515_131240

En fin, que me planteé lo siguiente, para llegar a todo:

  • En el tren de camino al trabajo: la parte de ganchillo del Hygge.
  • Los viernes por la tarde: el MKAL.
  • Los sábados: el Everyday shawl.
  • Los domingos: el bordado del Hygge.
  • Los lunes por el día: mi chaqueta biker.
  • De lunes a jueves después de cenar: mantas.

A mí me sonaba estupendamente, pero mi marido dudó de que pudiera aguantar ese ritmo muchos días… y tenía toda la razón 😦

La cantidad total de días que he aguantado ese ritmo es cero. El sábado me levanté mala y así sigo -sospecho que con una mezcla de resfriado, alergia y cansancio- de brazos caídos y con el cuerpo destrozado, intentando hacer acopio de energías porque mañana tengo exámenes y no puedo faltar al trabajo.

Saco una moraleja de este fin de semana…

 

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Un cesto

Estos días estamos disfrutando de un tiempo fabuloso, con mucho sol (de 4 am a 9pm) y temperaturas en torno a los 20-25º… además todo está verde y floreado, los pajaritos cantan…

IMG_0257

…¡y el polen se levanta!

Y aquí estoy yo, con los ojos resecos y la garganta irritada encerrada en casa mientras me muero de sueño por los efectos de los antihistamínicos.

Así que me he hecho un cesto.

Bueno, más que hacerlo lo he acabado, llevaba bastante tiempo en faena pero la verdad es que ni es divertido de tejer, ni es agradable, ya que entre el ganchillo gordo (8 mm) y lo poco elástico que es el material me acababa doliendo la mano 😦

De momento no sé para qué voy a usar el cesto. Aunque le he hecho unas “action shots” con restos de lana no tengo intención de usarlo para eso (la lana ya es demasiado importante en la decoración de esta casa, jejeje). Tengo que pensar un poco a ver qué se me ocurre… ¿unas plantas, quizás? Se aceptan sugerencias 😉

El material que he usado no es trapillo, no es lana… no tengo ni idea de lo que es. Lo único que sé es que lo compré en cantidad semi-industrial en un festival de costura y que no tengo ni idea de qué voy a hacer con los 4 ovillos que me quedan (para el cesto he usado sólo uno).

Dejo un par de fotos por si alguien me puede orientar acerca de la finalidad original del material.

Y, con alergias o sin ellas, ¡ muy feliz fin de semana!