Medio sí, medio no

No tenía pensado publicar una entrada de esta camiseta, porque no estoy especialmente satisfecha con el resultado, pero hoy me la he puesto para ir a trabajar, un alumno me ha dicho que es bonita y, oye, ¡me he crecido!

Aunque sigo sin estar contenta con la camiseta por muchas razones (y además el alumno en cuestion está casualmente a la espera de que le corrija el examen de la semana pasada), me la pongo de vez en cuando y me costó mucho trabajo hacerla, así que, qué narices, al blog con ella.

El patrón es el faded stripes de la Ottobre de mujer del verano pasado (como si el patrón necesitase presentación, ja!) y la tela es punto de viscosa (o punto con viscosa, a saber) y, como digo, fue un suplicio de coser.

DSCF0790

Las fotos, como la camiseta, no son gran cosa, pero es que las buenas, las que me tomó mi fotógrafo oficial, están en una tarjeta de memoria de cuyo nombre no puedo acordarme, por lo que me ha tocado improvisar en el balcón.

Tanto cuello como mangas están rematados con bies de punto (en las fotos se observan los pellizquitos de la tela, al final tuve que desistir y dejarlos, daban demasiada guerra). Las piezas de los hombros estan delimitadas también con bies de punto, cortado por la mitad, porque si no, no me llegaba.

En las fotos de detalle se aprecia que la tela, que tiene un estampado y un colorido preciosos, es de una calidad infame y en cuestión del verano se ha deteriorado de mala forma… descolorida y abolillada 😦

Ésta se vino, en sus breves días de gloria, de vacaciones a Japón. Aquí la llevo puesta en el día que fuimos a ver el templo de Kōtoku-in, donde se encuentra la estatua del Gran Buda de Kamakura.

IMG_0984

Y, de nuevo, siendo jueves, ¡¡toca RUMS!!

 

De rosa

Antes de irme de vacaciones me di cuenta de que apenas tenía camisetas de manga corta (que no fuesen para ir al gimnasio o dormir), así que me puse manos a la obra y me hice una pequeña montaña. La primera que me hice fue ésta, en rosa fucsia y negro y manga ranglán, siguiendo el patrón Monday Basic de la Ottobre 5/2013 (aprovecho para enlazar al blog de fans).

La espalda no está tan bien terminada como debería, pero después de haber puesto y quitado el cuello varias veces, me conformo con como está. El problema es que la tela rosa es más gruesa y tiene una elasticidad distinta a la negra.

Y, siendo jueves, ¡es día de RUMS!

De gris y amarillo

La semana pasada volví de pasar 15 días de vacaciones en Japón, y esta camiseta forma parte del pequeño lote de ropa que me cosí antes de salir (aquí el verano es breve y no especialmente cálido, así que realmente necesitaba ropa). La idea era tomar unas fotos preciosas en algún lugar genial, pero cada día de las vacaciones he tenido la cara brillante de sudor (Japón + verano = invernadero) y una “nebulosa” de pelo sobre mi cabeza que…. bueno, que mejor no enseñar las fotos en público, la verdad.

Ésta es, en realidad, mi segunda faded stripes. La primera vez que cosí el famosérrimo patrón de Ottobre lo hice con una tela de estampado hawaiano y, aunque queda muy bonita, la de rayas es mi favorita y tenía más ganas de publicarla… será que las flores no terminan de ser lo mío, o será que la combinación de gris y amarillo me gusta más de lo normal…

Mi otra camiseta queda, además, un poco grande a pesar de ser de mi talla, así que ésta la he cosido cortando directamente a ras de patrón, sin márgenes de costura. Y como queda perfecta (de talla), la próxima la coseré así también.

No tengo gran cosa que comentar al patrón que no se haya comentado ya un buen número de veces, así que me limitaré a repetir que es un patrón sencillo, pero no simplón y juguetón (enlazo al blog de fans).

Para esta versión he usado una tela de punto de camiseta de rayas grises y bies de punto amarillo. Las piezas de los hombros son de la misma tela cortada en ángulo de 90º con respecto al cuerpo y, por hacer la cosa un poco más chispeante, las he unido al cuerpo con una puntada decorativa de nido de abeja en hilo amarillo, la misma que he usado para rematar el bajo. Motivo especial de orgullo son las rayas perfectamente casadas 😀

Y ya que iba a publicar… ¿qué mejor que hacerlo en jueves y enlazar a RUMS?

¡Feliz día!

Yeyé

Así me siento con mi vestido nuevo, aunque no tenga ni la mitad de marcha que Concha Velasco 🙂

Con este vestido estoy de celebración porque he conseguido, después de más de un intento frustrado, coser a partir de un patrón calcado de una revista, en este caso la Ottobre 5/2013, que llevaba rulando por casa ya casi dos años. El patrón que he cosido es un vestido simple con manga ranglán, el modelo Friday Evening.

Y aparte de orgullosa de mi logro (:P), estoy bien satisfecha con el resultado. Me queda donde  tiene que quedar y como tiene que quedar, así que el próximo (que será el modelo camiseta) irá cortado sin miramientos y cosido del tirón.

La tela del cuerpo es un retal de tela de camiseta que, os lo prometo, dijo mi nombre en voz alta en cuanto entré a la tienda y no dejó de pedirme a gritos que lo comprase hasta que me vio sacar la tarjeta. Los 60 cm de tela para las mangas no eran un retal y me costaron bastante más que toda la tela del cuerpo :-/

En fin, aunque no me guste comprar caro no puedo negar que ¡me encanta mi vestido nuevo!

A pasear a RUMS 🙂

¡Feliz jueves!

¡Buenos días!

Últimamente estoy muy costurera y lo estoy disfrutando muchísimo (qué os voy a contar!). A la satisfacción de vestirme con ropa que yo misma he hecho ahora, por fin, le puedo sumar la satisfacción de dormir con un camisón cosido por servidora 😀

Es un camisón básico, a partir de un patrón propio, cosido con la tela de camiseta más bonita (globos, nubes y soles!!) que había en la zona de las ofertas y rematado con bies de punto en sisas y escote. Como único detalle lleva una pinza en el pecho.

Lo de poner el bies ha sido una pequeña tortura, porque no estoy muy suelta todavía cosiendo en telas de punto y me costado lo mío cuadrarlo para que no quedase ni demasiado tenso ni demasiado flojo. En las sisas le falta un poquito de tensión, pero tampoco me quita el sueño (¡festival del humor!).

Intenté hacer las fotos al volver del trabajo, aprovechando que había buena luz. Me puse mi pijama, despejé el balcón, cogí la cámara, la volví a soltar porque la batería estaba seca y, en lugar de poner la batería a cargar un rato, intenté hacerme las fotos con el móvil. La siguiente es la única que se escapa y la pongo porque en ella se ve bien el color.

IMG_20150506_170757632Para el resto de fotos sólo ha habido que aprovechar que ya iba a ponerme el pijama para ponerme a dormir. ¡¡La cara de sueño intenso no es de atrezzo!!

Y sin pensármelo dos veces, me cepillo los dientes y me voy a dormir, ¡no sin antes enlazarme a RUMS!

¡Feliz jueves!

Sportlov

Es genial tener vacaciones con la pareja o con la familia y organizar cosas, un viaje, alguna escapada, actividades varias… pero también es genial disfrutar de vacaciones egoístas y lo recomiendo al 100% (o más).

En mi caso, esta semana se celebra en Estocolmo y otras partes de Suecia, lo que ellos llaman Sportlov, que se traduciría como Vacaciones deportivas o algo así. Es una semana de vacaciones escolares en la que se anima a los chavales a aprovechar para practicar deportes de invierno.

A mí me gusta hacer deporte, pero mi plan para esta semana ha sido atrincherarme en casa y enterrarme en mis cosas: ver películas, ponerme al día con series, leer libros, tejer, coser… ¡Es fabuloso! Sé que puedo sonar como una mala persona, pero me encanta levantarme por la mañana, decirle adiós a mi chico -todavía con el pijama puesto-, cerrar la puerta, frotarme las manos y pensar en el día que me espera. Me siento un poco así:

Que conste también que a mi chico le tengo más que dicho que tiene que cogerse un par de días de vacaciones (¡o una semana entera!) para quedarse solo en casa y disfrutar de algo así (¡pero sin tocar mis telas, que muerdo!).

El proyecto que tengo entre manos esta semana no está listo todavía, pero sí que tengo listas, por fin, son las fotos de la última camiseta que me cosí. Suelo coser los jueves por la tarde, que es el día que salgo más temprano del trabajo y que, al coincidir con día RUMS, es el día que me siento más inspirada. Lo difícil es encontrar un rato de luz en el que apetezca hacer fotos…

Cuando fui a por la tela para la funda de móvil de mi chico no pude evitar (en serio, NO pude) traerme varias cositas para mí, entre ellas una tela de camiseta con un estampado de flores en colores de camuflaje. Para coserla he usado el mismo patrón que para mi sudadera inspirada y, aunque queda más suelta por ser la tela más fina, lo cierto es que estoy bastante contenta 😀

Creo, eso sí, que quedaría mejor si pusiese unas pinzas de entalle en la espalda, pero no sé si lo haré, la verdad (en realidad este “no sé si” quiere decir que no lo voy a hacer, pero a ratitos me gusta intentar engañarme).

¡¡Feliz resto de semana (felices vacaciones para mí)!!

Up the irons!

También conocido como Flight of Icarus, el top que no estrenaré(hasta el verano que viene)

 

 

La ilusión que despierta en mí la publicación de un nuevo número de Knitty sólo es comparable a la decepción que experimento tras echar una ojeada a los patrones. Me da la sensación de que en general el nivel baja poco a poco, aunque por suerte de vez en cuando todavía hay cosas que me gustan, como este top, Icarus.

Para tejerlo he hecho algunas modificaciones al patrón (y más que tendría que haber hecho, pero bueno): he usado un hilo de algodón, de grosor fingering, en lugar de worsted que es el que pide el patrón, y he bajado de número de aguja para que no quede flojindongo.  Por otra parte el largo del diseño original me parece poquísimo favorecedor para alguien con las caderas moderadamente anchas, así que hice un montaje provisional en la cintura, tejí hasta arriba y luego retomé los puntos y tejí hasta que lo consideré necesario.

Ahora mismo la camiseta queda un poco justa (la palabra que yo usaría es “reventona”), pero cada top de algodón que me he hecho hasta ahora ha cedido muchísimo con el uso, y en esta ocasión he preferido intentar prevenirlo. Si no crece, la camiseta será pasada en herencia a un cuerpo menos garboso que el mío y santas pascuas.

La modificación que tenía que haber hecho está en la forma de la cintura, en lugar de hacer los aumentos y las disminuciones de forma gradual, en este patrón se hacen todas de golpe. Me parece que funcionan bien en el pecho (porque los pechos aparecen de golpe, ¡plop!), pero no en la cadera, en la última foto se ve la arruguita/piquito que hacen… no me voy a molestar en deshacerlo, quizás pueda suavizarlo con un bloqueo, pero doy por aprendida la lección y no lo volveré a hacer.

Por cierto, pánico absoluto al mirar las fotos y ver todas esas decoloraciones terroríficas… Por suerte se ve que es problema de óptica porque tras tres inspecciones puedo decir que mi camiseta tiene un color bien uniforme 😉

Yo ya me paso al punto de invierno, calentando motores para el pentakal de Valencia Knits… ¡queda sólo una semana!