¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

He estado cosiendo vestidos (4)

Un poco más y me da el verano con las entradas de los vestidos, jajaja.

Lo que me queda por enseñar por aquí es la versión definitiva del Mirri Wrap Dress! La historia de ponerme a coser vestidos como si se acabase el mundo es que mi marido iba a defender la tesis y quería tener algo bonito… Para el día D me puse el Jazzy Jacquard versión 2, pero para la cena me puse este, que me parece más festivo.

En esta versión usé un punto de camiseta de Paapii design y le corregí el fallo que cometí al coser el escote de la anterior. Por lo demás seguí el patrón al pie de la letra y queda perfecto.

En esta ocasión el libro sí es postureo puro y duro, porque no me lo estoy leyendo aún (al menos no me lo estaba leyendo el día de las fotos) y lo cogí porque quedaba bonito y porque no sé posar con las manos vacías!

Sin duda este es favorito de los cuatro vestidos ❤.

¡Feliz día de las Malas Costureras!

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Uncategorized

He estado cosiendo vestidos (3)

¡Y sigo con mi saga de los vestidos!

Después de mi versión de prueba del Jazzy Jacquard y de mi versión definitiva del mismo vestido, os enseño la primera versión de otro modelo.

En este caso se trata del Mirri Wrap Dress, de Wardrobe by me. Es el tipo de vestido que creo que me favorece: entallado hasta la cintura y con un poquito de vuelo en la falda.

De la tela para la versión definitiva tenía unos 30 cm menos que los que pedía el patrón, así que compré la misma cantidad de la de prueba, una tela de camiseta en color petróleo, verdoso… llámalo X, soy pésima para bautizar colores.

A diferencia del Jazzy Jacquard este patrón es para coser y cantar, me quedó perfecto de talla desde el primer momento. La parte del cuello puso a prueba mi visión espacial, pero al final se saca.

Perfecto no está, pero me gusta mucho. El fallo más destacable que tiene es que me confundí en un paso y el cuello queda bastante cerrado, pero después de lo descocado que me quedó el primer Jazzy, tampoco viene mal uno un poquito más recatado, ¿no?

Y, bueno, Club de las Malas Costureras, que toca!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Uncategorized

¡Hey! También he cosido un bolso

¡Pues eso, que no sólo de vestidos vive una!

Cada año observo el calendario de adviento de Farbenmix como espectadora. Nunca me había animado a coserlo porque coincide con el viaje a España para las vacaciones de navidad y me parecía un poco rollo tenerlo que dejar a medias… pero este año, como no nos íbamos a ninguna parte, me animé y lo he hecho!

Lo único es que no lo pude hacer siguiendo el calendario porque el final de trimestre fue de locos y básicamente iba de culo constantemente. Por un lado me perdí el meollo, y eso no me gusta, pero por el otro… bueno, como ya sabía la pinta que tenía el bolso, pues elegí los materiales a conciencia para poderlo usar a tope!

Y poco más tengo que añadir, excepto decir que me gusta muchísimo este bolso, y poner un puñado de fotos 😀

Saludos, y vamos a MiMi!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Uncategorized

He estado cosiendo vestidos (2)

Después de coser el vestido de ejemplo que os enseñé la semana pasada, tenía serias dudas sobre si usar mi tela preciosa para coser una versión definitiva de ese vestido…

Es una tela de Paapii Design (o al menos eso creo, porque no la encuentro en su página web, que compré en un festival de costura y otras artes que se celebra un par de veces al año aquí en Estocolmo.

Al final me lancé y puedo decir que estoy bastante contenta con el resultado. Corregí lo que no me gustaba del patrón original, y enmendé los errores de mi primera versión.

Le he puesto pinzas de entalle en la espalda (y les he dado profundidad a las del pecho), he rematado cuello, mangas y bajo con bies de punto y he usado parte del mismo bies para dar más importancia al detalle de los hombros, y he usado hilo de torzal para hacer todas las costuras decorativas.

Lo de posar con un libro en las manos no es simple postureo cultureta, ¡es que soy la peor posadora de mundo! Como no se ve, os digo que el libro es Black, black, black, de Marta Sanz, y os comento además que me está gustando bastante.

Y el vestido… ¡estoy súper contenta con cómo ha quedado! De hecho fue el que llevé para la defensa de la tesis ❤❤.

El patrón del que lo saqué es el Jazzy Jacquard, de la revista Ottobre 5/2016.

Y con esto y un bizcocho… ¡al Club de las Malas Costureras!

Nota: en el post de la semana pasada recibí un comentario acerca de esta entrada de La modistilla valiente, donde explica muy bien cómo acertar con la talla midiendo directamente en el patrón.

¡Abajo la ociosidad!, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

He estado cosiendo vestidos (1)

A finales de 2017 estuve, tal y como indica el título de esta entrada, cosiendo vestidos. Así, a saco, como si no hubiese otra cosa que hacer en el mundo, y entre unas cosas y otras acabé con 4 prendas nuevas en el armario.

La historia es que mi marido iba a defender su tesis doctoral y yo no tenía que ponerme (en serio), así que compré unas telas, busqué unos patrones… y me eché a coser. Pero como las telas que quería usar además de bonitas eran caras, y no las tenía a mi alcance en caso de necesitar más, pues hice dos vestidos con telas más sencillas, por si acaso.

El primer patrón que elegí es el Jazzy Jacquard, de la Ottobre 5/2016.

jazzyjacquard
Fuente: Ottobredesign

La verdad es que ahora viendo la foto me doy cuenta de que el vestido es bastante más suelto de lo que parece indicar el esquema… Pero vamos, el vestido cosido así tal cual, sin modificar nada, queda feo, pero feo de cojones.

Mi primera versión fue en una tela de sudadera de verano en gris y cuando me lo probé por primera vez se me cayó el alma al suelo… de hombros iba bien, pero de cintura, pecho y caderas era un saco de papas… ¡Horrible! Así que tocó modificar mucho, mucho.

Le tuve que poner pinzas en la espalda porque tengo mucha curva ahí y quedaba muy poco favorecido. Viendo la foto me acabo de dar cuenta de que la izquierda me ha quedado algo más corta… qué se le va a hacer, habrá que confiar en que nadie me mire demasiado de cerca cuando me lo ponga.

Al meter la tijera me columpié un poco y como se ve en la primera foto el vestido es demasiado corto, así que para no perderle más de largo lo rematé con un bies de punto en rosa. Y me pareció que quedaba tan bonito, que decidí hacer lo mismo con el cuello y las mangas.

¡Y con esto concluyo mi primera aportaciónal Club de las Malas Costureras!

¡Abajo la ociosidad!, De palique en el podcast, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Y ahora tengo un podcast

Podcast episodio 11 – ¡¡Feliz año!!

¡Hola!

quería grabar un último episodio antes de terminar el año… no es mi mejor episodio, eso está claro, porque he estado medio pachucha y eso me ha hecho estar más lenta que de costumbre… ¡¡espero que me perdonéis!!

 

Aquí os dejo las cosas de las que he estado hablando:

Patrones de punto/ ganchillo:

Patrones de costura:

Podcasts y blogs:

Libros:

¡¡Feliz año nuevo!!

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

Mantas y más (I)

Este año ha sido uno de esos años en que mucha gente a la que quiero se lanza a tener bebés… y como ha coincidido que tenía tiempo y muchas ganas, pues me he lanzado a las locas a tejer y coser algunas cositas para regalar.

Todos los bebés nacieron entre mayo y julio de este año, así que he tenido unos meses un poco ajetreados, pero puedo decir con orgullo que todos han recibido sus cositas antes de que fuese demasiado tarde!

Una de mis mejores amigas en Córdoba iba a tener a su primer bebé y después del embarazo tan difícil que ha tenido la pobre, he intentado mimarla un poquito más.

2017_0703_17475000(2)

Mi idea inicial era tejerle una manta y entre las dos nos decidimos por el patrón Bounce, de Tincanknits, que ya tejí el año pasado para uno de mis sobrinos (no hay entrada porque lo regalé antes de hacerle las fotos, a veces simplemente no hay tiempo). Elegir los colores fue más complicado pero al final los sacamos también, ella no quería una manta con colores típicos de niña, y creo que lo hemos conseguido.

Para guardar la manta cosí una bolsita sencilla, que espero que le sirva para guardar otras cosas en el futuro… me imagino que una bolsa de tela tiene que venir bien cuando hay niños alrededor, ¿no?

Su niña no fue prematura, pero aún así me pidió que le hiciese uno de esos pulpos para prematuros de los que todo el mundo hablaba la primavera pasada… no es lo más divertido que se puede tejer, pero si una amiga me pide que se lo teja le tejo dos si hace falta!

Y por último le cosí un organizador del libro Zakka Style, estilo al que me hice hace unos años en compañía de Helena. El suyo tiene menos compartimentos y espero que le esté sirviendo para guardar papeles del pediatra y cosas así 🙂 Estaos estuches son muy entretenidos de hacer, y a la vez son un poco coñazo porque al llegar a la parte de poner la cremallera… ¡grr! no importa cuántas veces lo intente, cuánto hilvane, sujete con alfileres y compruebe… me queda torcida!! Se nota cuando está cerrada y vacía, así que espero que a estas alturas esté llena y no se note el fallo demasiado 😀

La lana elegida ha sido Cotton Merino de Drops. Es una mezcla de 50% merino y 50% algodón que ya he utilizado antes y que sé que “funciona” para proyectos de bebé. Además es cálida pero no demasiado, así que espero que en Córdoba le podrá dar bastante uso.