¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Hélène: autodesafío de fin de semana

Parte 2

El viernes, sin planearlo ni pensármelo mucho me propuse hacer en un fin de semana lo que no he sido capaz de hacer en más de un mes: acabar mi hélène.

Era una apuesta difícil, porque parte del reto consistía en no dejar que el tejer me quitase tiempo de hacer otras cosas, sino todo lo contrario, en compaginar el tejer con otras actividades y aprovechar al máximo los ratos tontos entre unas cosas y otras. Así… he tejido de día y de noche, en el tren, en la playa (sin foto), viendo películas y series, viendo una partida a la consola, bajo la lluvia, etc. Ha sido un fin de semana de lo más completo que ha incluído entre muchas cosas la mayor tormenta que mis ojos han presenciado jamás.

En la última foto se ve que, en palabras de Ramón García, ha sido reto no superado… me he quedado a una repetición del calado de cerrar el costado, así que aunque no lo he acabado al menos no me queda mucho ¡algo es algo!

Ha sido muy divertido además ir documentando (y tuiteando, aunque mi twitter no sea muy popular) el proceso. Me ha servido para ir controlando mis avances, que está muy bien, pero sobre todo me ha servido para, en cierto modo, ser consciente de las cosas que hago, del tiempo que les dedico…

Ahora lo que toca es terminarlo, no sé si me pondré esta tarde, lo dejaré para mañana o ya si eso para el mes que viene.

¡Feliz comienzo de semana!

¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, Personal

Hélène: autodesafío de fin de semana

Parte 1

Hace algo más de un mes, el 16 de junio, comencé a tejer el Hélène, un jersey de verano precioso que llevaba queriendo hacer desde el primer día que lo vi en ravelry. Aprovechando que las chicas de Valencia knits lo habían elegido como proecto para su KAL de junio, decidí apuntarme y hacerlo con ellas.

Es un jersey que se teje longitudinalmente, en dos mitades de puño a puño, el calado es muy intuitivo y después de 2/3 repeticiones es como si o llevases haciendo toda la vida, sale natural. Pero entre viajes y otras cosas me está llevando más tiempo del que me habría gustado y a estas alturas me tiene un poco aburrida y saturada.

Esto es lo que llevo:

wpid-img_20140725_123418786.jpg

Y lo que me gustaría es quitármelo de encima durante el fin de semana. Estamos en plena alerta por calor, se esperan temperaturas de en torno a los 30 grados acompañadas de baños en el lago, vasos de sangría y posiblemente tardes de películas palomiteras.

¿Seré capaz? Yo creo que apuesto en contra mía, pero si alguien me apoya, ¡se agradecerá!

PD: Sé lo que estáis pensando, que 30 grados no es nada, que en Andalucía hace más calor… ¡lo sé, he vivido más de 30 años entre Córdoba, Granada y Sevilla, sé lo que es el calor! Pero una cosa no quita la otra, Suecia+ 30º =  calor excesivo.

¡Feliz fin de semana tejedor!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Solsticio

Este año, en el día más largo hubo 18h 37m 12s de luz solar, y teniendo en cuenta que el amanecer y el atardecer no son como encender y apagar la luz en casa, sino que duran un buen rato y acaban fundiéndose, el resultado es que no llegamos a tener oscuridad absoluta en ningún momento del día. Por el contrario, el día más corto de este año podremos disfrutar de la friolera de 6h 04m 46s de luz solar… Con una diferencia tan grande a mí al menos me resulta fascinante ver como los días crecen y decrecen (mucho más divertido verlos crecer, eso sí!), ir controlando cómo cada semana se ganan o se pierden unos 15 minutos… ¡todo cambia muy deprisa!

Como curiosidad, las cifras en Córdoba son 14h 47m 34s en verano y 9h 32m 14s en invierno… ¡no hay punto de comparación! (Todas las cifras han salido de esta web, por cierto).

Vista desde mi balcón, a eso de las 2 y media del viernes
Vista desde mi balcón, a eso de las 2 y media del viernes

Aquí el viernes celebraron Midsommar, y lo pongo en tercera persona porque nosotros celebración celebración tampoco es que tuviéramos… si ya de por sí es simplona la cosa, al menos comparada con otras fiestas, este año se ve que se habían escondido porque en ninguno de los lugares habituales vimos nada, ni Midsommarstång ni nada parecido… pero a cambio disfrutamos de una tarde de buena temperatura en el parque, de una pizza escandalosamente buena y del gustazo de empezar el fin de semana el viernes a las 12 y media 😉

DSCN8513

Y si el fin de semana empezó bien, mucho mejor terminó, con una señora comida a base de sushi casero, sangría, dulces (y más!) con muy buena compañía…

Además, en medio de todo esto, metros y metros de hilo tejido, ¿qué más se le puede pedir al fin de semana? (bueno, ya, que dure un mes!).

¡Felicísima semana!

¡Abajo la ociosidad!, Once upon a time, Personal

Viernes

¿A quién no le gustan los viernes? A mí me encantan, la verdad. Incluso cuando trabajaba casi todos los fines de semana y tenía que compaginar trabajo y vida social, sarna con gusto no pica.

Y ahora que los fines de semana son realmente de descanso, pues más me gustan todavía. Caseros o callejeros, con o sin amigos, lo importante es la actitud (¡y que los fines de semana no se estudia!).

Me encanta esta canción. No recuerdo cuando fue la primera vez que la escuché, pero si me pongo en plan abuelo Cebolleta creo que puedo situarla en mis años de instituto, posiblemente 2º o 3º de BUP, allá por 1995 o 1996, el siglo pasado (¡el milenio pasado!). El caso es que me sigue llenando de energía y raro es el viernes que no la tarareo al levantarme (¿jueves, viernes? ¡hoy es viernes!).

Wikipedia me confirma y me sorprende. Por un lado Mundos en eclipse, el álbum que incluía esta canción, apareció en 1995, y me sorprende la presencia de Pedro Andreu (a la batería, obviamente) y  Enrique Bunbury (a la guitarra)  en esta banda de ” rock gótico y tecno-pop“. Nunca te acostarás sin saber una cosa más, ¿no?

Que tengáis un buen fin de semana, ya sea asustando monjas, como Niños del Brasil, jugando al bingo musical (experiencia innovadora, esperemos que vaya bien), o haciendo lo que sea que os guste hacer.

🙂

Who doesn’t love Fridays? I love them, I loved them even when I warked most weekends and had to combine work and social life.

And now that weekends are real holidays, I love them even more: at home or outside, with or without friends, it’s a matter of attitude (and of not having to study!).

I love the song linked above. I’m not sure when did I listen to it for the first time, but I guess it must have been around my second or third year of high school, around 1995 or 1996, last century (last millenium!). The song still fills me up with energy, and I sing it to myself (or out loud!) almost every Friday (Thursday, Friday? Today it’s Friday!, says the lyrics xD).

Wikipedia confirms and surprises, as usually. On the one hand, it confirms that Mundos en eclipse, the album that included this song, was published in 1995, and on the other hand it says that Pedro Andreu (drums) and Enrique Bunbury (guitar) were members of this “gothic rock and techno-pop” band (they were also members of the Spanish group Héroes del Silencio, rather successful in the 90s).

Enjoy your weekend, either scaring nuns away (like the song says), playing music bingo (as I will do, for the first time) or doing whatever you enjoy doing!

🙂