¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Infinito

Infinito es una exageración, claro, pero lo cierto es que me ha salido un chal gigantesco…

Cuando compré mi kit para tejer/ bordar el Hygge (que está aparcado hasta nuevo aviso, por cierto) estuve mirando en la web donde lo encargué para ver si había algo digno de aprovechar el viaje. Y allí estaba, esperándome, un ovillaco de 200 gramos de peso y 1000 metros de longitud… Se trata de Cotton flowers, una mezcla de algodón y acrílico al 50%, que hace un gradiente precioso de rojo a verde, pasando por naranja y amarillo ❤💛💚

La foto es medio fea, pero fue la que tomé en el calor del momento cuando llegó mi paquete.

IMG-20170301-WA0009

El patrón elegido es el Everyday shawl, de Jenny F, que va perfecto para este tipo de lana que parece estar de moda este verano 🙂

El resultado es mágico, a lo mejor está feo que sea yo quien lo diga pero ¡me da igual! Es enorme pero muy ligero, de forma que se puede usar tanto enrollado al cuello, sin que abulte demasiado ni agobie, o como chal por si refresca (y en este país, antes o temprano, acaba refrescando). Como me empeñé en acabar todo el ovillo me inventé unas repeticiones extras al final, por eso tiene una forma peculiar.

 

 

Tanto quise apurar el hilo que acabé teniendo que “inventarme” un buen puñado de metros para poder cerrar… 😅😅

IMG-20170527-WA0008

Aprovechando que es jueves y tal, me paso por Rums 😀