¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca

Esperando a la primavera

Aquí no ha llegado, ni de coña, la primavera, pero las temperaturas han bajado un poquito, prácticamente toda la nieve se ha derretido ya, e incluso hemos tenido unos días de mucho sol… y la gente se ha lanzado a la calle a dar vueltas y a recibir un poquito de vitamina D de la de verdad, no de la que viene en un bote!

20170316_183610.jpg

En esta casa ha sido un fin de semana de mucho pasear por parques y en uno de esos paseos aproveché para que me sacaran fotos de mi sudadera nueva. El patrón es Lynn, de Pattydoo.

Yo tengo un defecto muy feo, y es que si imprimo un patrón de esos de 30 folios, recorto mi talla directamente de los folios una vez he ensamblado el patrón… y al parecer eso no se debe hacer, porque si cambias de talla, como ha sido mi caso, o reimprimes y -¡horror de los horrores!- vuelves a montar el patrón, o apechugas y te haces una prenda de la talla que no es…

Minipunto para quien adivine qué he hecho yo!!

Antes muerta que volver a pasar la tortura de pegar todos esos folios, así que nada, una sudadera un poquito grande, qué le vamos a hacer!

Sea como sea, es bonita, calentita y, sobre todo, muy cómoda!

Feliz jueves de RUMS!

El síndrome de las manos inquietas, Personal

De gris y amarillo

La semana pasada volví de pasar 15 días de vacaciones en Japón, y esta camiseta forma parte del pequeño lote de ropa que me cosí antes de salir (aquí el verano es breve y no especialmente cálido, así que realmente necesitaba ropa). La idea era tomar unas fotos preciosas en algún lugar genial, pero cada día de las vacaciones he tenido la cara brillante de sudor (Japón + verano = invernadero) y una “nebulosa” de pelo sobre mi cabeza que…. bueno, que mejor no enseñar las fotos en público, la verdad.

Ésta es, en realidad, mi segunda faded stripes. La primera vez que cosí el famosérrimo patrón de Ottobre lo hice con una tela de estampado hawaiano y, aunque queda muy bonita, la de rayas es mi favorita y tenía más ganas de publicarla… será que las flores no terminan de ser lo mío, o será que la combinación de gris y amarillo me gusta más de lo normal…

Mi otra camiseta queda, además, un poco grande a pesar de ser de mi talla, así que ésta la he cosido cortando directamente a ras de patrón, sin márgenes de costura. Y como queda perfecta (de talla), la próxima la coseré así también.

No tengo gran cosa que comentar al patrón que no se haya comentado ya un buen número de veces, así que me limitaré a repetir que es un patrón sencillo, pero no simplón y juguetón (enlazo al blog de fans).

Para esta versión he usado una tela de punto de camiseta de rayas grises y bies de punto amarillo. Las piezas de los hombros son de la misma tela cortada en ángulo de 90º con respecto al cuerpo y, por hacer la cosa un poco más chispeante, las he unido al cuerpo con una puntada decorativa de nido de abeja en hilo amarillo, la misma que he usado para rematar el bajo. Motivo especial de orgullo son las rayas perfectamente casadas 😀

Y ya que iba a publicar… ¿qué mejor que hacerlo en jueves y enlazar a RUMS?

¡Feliz día!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Regalos a gogó

Gris

Con lo que estresa la vida, se agradece un proyecto sencillo y rápido que no requiera pensar ni (casi) medir. Y si además no hay que gastar dinero en lana, pues tanto mejor, ¿no?

IMG_7280

Este cuello es para Salva y, como siempre que tejo algo para él, es él quien elige (y paga) la lana, y el patrón. En esta ocasión el cuello es A grey loop, de Helen G., y la lana, Baby Merino de Drops (¡me ha encantado usarla, por cierto!)

IMG_7284
A mí me encanta, qué puedo decir, y tengo el no tan secreto deseo de que se canse de él y deje de usarlo para poder usurpárselo.

🙂