Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

El mercado de artesanía: antes

Mañana voy a participar en un mercado de artesanía. Va a ser la primera vez, y puede que sea la única, o puede que no.

En realidad el resultado no me importa mucho (hasta tal punto me da igual que aún no tengo precios para las cosas, jeje), a mí me gusta hacer lo que hago, me relajo cosiendo e inventando… y objetivamente no sé, pero subjetivamente me gustan mucho casi todas mis cosa, y las que no me gustna mucho, me gustan bastante, y además me divierto, qué más se puede pedir…

He estado muy nerviosa por el tema del mercado, y también un poco agobiada por tener que coser tanto y a contrarreloj… tanto que por momentos he pensado que no merecía la pena intentarlo siquiera. Sin embargo esta tarde ha sido divertidísima (y emotiva, que una es muy sentida), con la casa llena de gente cosiendo, recortando y pegando…

CIMG4141

Es una cosa curiosa, normalmente una no queda con amigos para merendar y hacer manualidades. Pero esta tarde, entre unas cosas y otras, nos hemos juntado en casa un grupo curioso, todos dispuestos a echar una mano y a pasárselo bien, y la verdad es que ha sido alucinante… no sé si será porque yo soy muy friki (o rara o lo que sea), pero el caso es que lo repetiría cualquier día, pero sin la presión de tener que terminar muchas cosas (ya sabéis, chicos, cuando queráis, yo pongo mi material ^^).

¡¡¡Gracias!!!

Anuncios
Cámara en mano, Construyendo la pirámide, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Trota, trota, trotamundos soy

Desmontando el refranero

O al menos intentándolo…

Bueno, dicen que el que mucho abarca, poco aprieta… pero dependerá de las ganas que tenga de abarcar, y también del tiempo que tenga que estar apretando, claro…

Yo de momento tengo intención de abarcar bastante, al menos en lo que queda de septiembre, y me siento con fuerzas para apretar y que no se me escape nada.

He retomado con ganas, por las vacaciones y por unas charlas, el trabajo de todos los días, la rutina de esperar y estar alerta, y de adaptarme a lo que vaya viniendo…

Por otro lado el lunes me incorporo de nuevo al trabajo de oficina, que para mí es como una fiesta, porque la compañía hace del tedio algo inexistente, y porque siempre es mejor reirse a coro que hacerlo sola.

Y además vuelvo a subirme al carro de las clases particulares, que no deja de tener su encanto, porque eso de trabajar con chavales y niños rejuvenece.

Y por último, como yo es que me apunto a un bombardeo (y eso quien me conoce lo sabe), me estoy animando a participar en una feria de artesanía, ya la cabeza me hierve de ideas y de ganas de hacer cositas…

Así que, de momento, quedan suspendidas toadas aquellas actividades puramente hedonistas que tenía planeadas, ya no se me verá sin mi aguja y mis retales en el tiempo libre, el gimnasio esperará un par de semanas más y el jersey de ganchillo que me quiero hacer, pues tres cuartos de lo mismo…

Menos mal que mi entorno es paciente conmigo, me quieren y me cuidan y aceptan que sea una obsesa del tiempo ocupado…

Ains, y menos mal también que tengo casi entero el tubo de corrector de ojeras!

Para mí al menos se ha terminado el verano…

La luna llena sobre Conil.... ahuuuuuuu!!!
La luna llena sobre Conil.... ahuuuuuuu!!!
Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Regalos a gogó

Paparazza

Esta tarde me he dedicado a espiar, cámara en mano, a uno de los seres que pueblan la estantería del salón (¡que no son pocos!), y me lo he encontrado de esta guisa, enfrascado en leer algo en un portátil que bien podía ser un estuche de sombra de ojos con cinta aislante…

p1060616

Pensaba que quizás podía estar mirando elblogdemiso, pero no, mi cámara espía ha revelado en el sujeto aspiraciones e intereses muy diferentes…

p10606131

Por último he podido captar la imagen de una extraña criatura que rondaba mi objetivo… todavía no he sido capaz de determinar qué es, igual la mando a uno de esos programas de misterio de la televisión…

p1060625

Actualización: gurumeando por el blog de tildas tuneadas de Rosa, donde ésta y mis otras tildas tienen el lujo de compartir espacio con muchas de las tildas realmente preciosas que hay por los interneles, he visto el siguiente comentario, dedicado a ésta, que me ha encantado:

Miguel dijo…
Oh! la Tilda Enjuto Mojamuto.
Que autentica.
Besos Rosa.
Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal

Remedios para las ojeras

Es fácil encontrar en Internet remedios para las ojeras, rodajas de pepino, puré de manzana, rodajas de patata… y como éstas, muchísimas. No sé si funcionarán o no, porque no las he probado, así que sigo teniendo ojeras (ojerazas, diría yo), y es que desde que estoy pluriempleada, tengo una lista de prioridades para mi tiempo libre que las hace inevitables…

p1060304

  1. Estar con S.
  2. Ir al gimnasio.
  3. Ir a clase de ruso.
  4. Tejer.
  5. Leer.
  6. Usar el ordenador.
  7. Cocinar.
  8. Pasear.
  9. Mirar la tele.
  10. Hacer limpieza.
  11. Estudiar ruso.
  12. Casi cualquier cosa que surja.
  13. Dormir.

Y así me va… de momento no sé si me arrepiento o no de haber aceptado este trabajo nuevo, porque sigo viéndole las cosas buenas y las malas a los dos.

Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal

De los efectos de la ola de frío

Aquí apenas hay invierno, si acaso un par de semanas un poco más desapacibles, lo justo para lucir la bufanda (que no se diga) y pare usted de contar. Pero este año ha sido diferente, a mí el mal tiempo nunca me había impedido salir a la calle a hacer algo, y este año lo ha conseguido y no una, sino dos veces.

Ahora las cosas han vuelto a la normalidad, hace sol, las bufandas están casi todas guardadas, y las señoras vuelven a ir a la peluquería sin miedo. Lo malo es que ahora no sabemos qué hacer con el pingüino… de momento está en la nevera, y parece que no se queja. Ahora bien, cuando lleguen los 40ºC… en fin ¿alguien sabe si el pingüino asado está bueno? (yo por no desaprovechar, que está todo muy caro…).

p1060337

Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Domingo de mal tiempo

Compadecerse de uno mismo no está mal si uno sabe hacerlo en su justa medida, lo malo es dejarse arrastrar. En realidad, somos tan mediocres como nos permitimos ser, y lo que está claro es que no es dándonos lástima como nos hacemos más grandes.

Besos.

dscn5051