Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Negro sobre blanco, Personal

En imágenes

Tras una breve pero intensa crisis tejeril, el domingo se me vino a la cabeza un vestido que empecé hará cosa de un año y que llevaba guardado… alrededor de un año también.

Me ha venido de perlas, porque lo que tenía era anti-startitis o algo así, me daba una pereza impresionante empezar algo y nada me motivaba lo suficiente como para tomarme la molestia.

“La pereza de hoy, puede ser la diversión de mañana”

Miso, febrero de 2015

Me encanta el vestido, pero no aspiro a terminarlo antes del invierno que viene (como mínimo).

Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Regalos

Es importante quererse a una misma, así que hoy me he hecho varios regalos:

  1. Tarde de cine ñoño con Amélie Poulain y Elizabeth Bennet.
  2. Taza grande de café extra calentito.
  3. Un cuadrito de chocolate (bueno, dos).
  4. Sofá y manta.
  5. La capacidad de no ver las cosillas que tengo pendientes.
  6. Abandono total y absoluto al ansia viva de crochetear.
  7. Una barra de pan para cenar un bocata y despreocuparme de la cena.
  8. RUMS, para recrearme e inspirarme aunque no tenga nada que aportar.

Y el cielo se ha encargado de regalarme esta estampa que hace que no me sienta culpable por haber cancelado la clase de spinning que había reservado para hoy.

¡Abajo la ociosidad!, La gran aventura sueca, Me encanta que los panes salgan bien, Personal, Personas (y animales) sorprendentes

Haciendo la danza de la nieve

Ya sé que parezco una loca queriendo que venga el frío de verdad, pero es que con el frío vendrá la nieve (¡espero!). Estos días mustios, con pocas horas de luz, sin sol porque está nublado, sin nieve porque no hace frío suficiente, con las calles embarradas porque llueve o chispea a menudo, son lo peor. Y si a mí me resultan deprimentes no quiero ni imaginarme qué pasará por la cabeza de los autóctonos que aún no han podido sacar del armario los esquís de travesía ni los patines de hielo… ¡subiéndose por las paredes tienen que estar, los pobres!

Yo de meteorología entiendo poco o nada, y no sé si es pronto o tarde para tirar la toalla. Me quiero imaginar que siendo sólo primeros de enero todavía puede venir el frío fuerte y una nevada de esas gordotas, ¿no?

Imagen

En otro orden de cosas… mi búsqueda de tela de sudadera de momento es un fracaso. Cierto es que no conozco muchas tiendas de telas por aquí y que a fin de cuentas sólo he podido visitar dos, pero… poca cosa, precios altos, colores feos… ¡chasco! Entre eso y el chasco de haber empezado un cuello motivador y haberlo tenido que deshacer al día siguiente porque quedaba feo, colgón y como agusanado (yo me entiendo), estos días no me siento especialmente “crafty”.

No me preocupo especialmente porque razones excusas tengo, como siempre, y de momento me estoy entretenida con la diversión extrema que supone prepararme para el examen oral que tengo la semana que viene y que, si los astros se alinean para mí y lo apruebo, será el último examen del curso.

Si alguien me busca aquí estoy, tomándome un té, comiendo una rebanada de pan casero (según receta del libro que SSMM mis suegros me compraron por reyes)  y buscando información sobre los anodinos temas que nos han impuesto propuesto para el examencito de marras.

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

En el lago

¿Será por trote que le he dado a este jersey? Creo que es el más ponible de todos los que me he tejido últimamente, color neutro, ligero, cómodo y calentito… ¡no se puede pedir más!

El patrón tiene alguna modificación, fundamentalmente que sólo he usado un color y que he prescindido de los botoncitos, lo adapté para tejerlo en redondo y el resultado me gusta mucho, mucho, mucho!

Y las fotos… ay, las fotos son obviamente viejunas, y ahí donde me veis estoy en mitad de un lago helado… ¡me encanta! A día de hoy el lago luce más bien así:

IMG_8492

¿He dicho alguna vez que me encanta vivir en un país con estaciones?

Edit: se me olvidó adjuntar la foto del “después!!

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, La gran aventura sueca, Personal

Inesperada

Hoy, aprovechando que estaba sola en casa y que tenía (tengo!) que leerme un puñado de páginas de un libro para entregar un trabajillo mañana lunes, se me ocurre que qué mejor, mientras no necesite estar redactando, que salirme al balconcito a que me dé un poco el sol… Dicho y hecho, me pongo algo calentito en los hombros, un cojín en la silla, cocacola con limón al lado y me siento con los pies estirados, mi libro y mi cuaderno de notas a leer tranquilamente…

Se levanta un poco de aire y me doy cuenta de que hay cositas revoloteando que parecen salir de los pinos… me cae una en el jersey, la cojo para ver qué es y… ¡es nieve!

Resignada recojo mi chiringuito y en menos que canta un gallo ya era invierno otra vez 😀

Sorprendentemente, a pesar de que este año el invierno ha sido largo y estaba un poco cansada de frío y deseando que se fuese la nieve, me encanta esta nevada inesperada… será porque es más fácil quedarse en casa estudiando cuando fuera hace frío, será porque igual es la última de la temporada o a saber por qué…

 

La gran aventura sueca, Personal

Empieza la semana

¡A por ella!

image

La mía va a estar llena de madrugones, de presentaciones orales y resúmenes escritos, de libros por leer y vocabulario que aprender.
Es comienzo del curso está siendo intenso y duro, pero apasionante; estoy aprendiendo a pasos de gigante y eso hace que no me pese apenas el esfuerzo. Lo que sí me pesan son los madrugones: aunque me encanta ese “paseo” de casa a la parada del autobús, todavía a oscuras, con poca gente y menos ruido, escuchando el crujir de la nieve fresca (en el sentido de recién caída, claro) a cada paso, no me gusta tanto llegar a casa muerta de sueño por la tarde obligándome a no dormirme de pie, obligándome a tomar café…
Con suerte esta semana irá mejor que la anterior, la que viene mejor que ésta y así sucesivamente.
Feliz lunes, feliz semana 🙂