¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca

Esperando a la primavera

Aquí no ha llegado, ni de coña, la primavera, pero las temperaturas han bajado un poquito, prácticamente toda la nieve se ha derretido ya, e incluso hemos tenido unos días de mucho sol… y la gente se ha lanzado a la calle a dar vueltas y a recibir un poquito de vitamina D de la de verdad, no de la que viene en un bote!

20170316_183610.jpg

En esta casa ha sido un fin de semana de mucho pasear por parques y en uno de esos paseos aproveché para que me sacaran fotos de mi sudadera nueva. El patrón es Lynn, de Pattydoo.

Yo tengo un defecto muy feo, y es que si imprimo un patrón de esos de 30 folios, recorto mi talla directamente de los folios una vez he ensamblado el patrón… y al parecer eso no se debe hacer, porque si cambias de talla, como ha sido mi caso, o reimprimes y -¡horror de los horrores!- vuelves a montar el patrón, o apechugas y te haces una prenda de la talla que no es…

Minipunto para quien adivine qué he hecho yo!!

Antes muerta que volver a pasar la tortura de pegar todos esos folios, así que nada, una sudadera un poquito grande, qué le vamos a hacer!

Sea como sea, es bonita, calentita y, sobre todo, muy cómoda!

Feliz jueves de RUMS!

El síndrome de las manos inquietas, Personal

La camiseta de los dos días

La camiseta de los dos días no se llama así porque haya tardado dos días en hacerla, sino porque, al paso que vamos, si hay suerte este verano igual me la llego a poner dos días. Llevamos una “primavera” tremenda de viento y lluvia, a ver si le da al sol por terminar de salir un día de estos.

Como estoy intentando no comprar, quise aprovechar restos para probar Jo, un precioso patrón de Devanalana, y a puntito he estado de que no me llegase el hilo… ha sido un sudar hasta la última puntada.

Es un diseño muy sencillo y ponible y, además, tejido con el grosor que corresponde se teje bastante rápido. Claro que si hacéis como yo y lo tejéis con un hilo más fino ya se tarda un pelín más.

Pero bueno, en el proceso lo he pasado bien y el resltado, que a final de cuentas es lo que se ve, me gusta un montón. Tuve que introducir alguna variación con respecto al original para adaptarlo a mi hilo, y además tuve que prescindir de los lacitos de los hombros por falta de hilo.

Más datos en ravelry.

Y con poco más que decir, me enlazo a Rums, que para eso están los jueves 🙂

¡Saludos!

El síndrome de las manos inquietas, Personal

Yeyé

Así me siento con mi vestido nuevo, aunque no tenga ni la mitad de marcha que Concha Velasco 🙂

Con este vestido estoy de celebración porque he conseguido, después de más de un intento frustrado, coser a partir de un patrón calcado de una revista, en este caso la Ottobre 5/2013, que llevaba rulando por casa ya casi dos años. El patrón que he cosido es un vestido simple con manga ranglán, el modelo Friday Evening.

Y aparte de orgullosa de mi logro (:P), estoy bien satisfecha con el resultado. Me queda donde  tiene que quedar y como tiene que quedar, así que el próximo (que será el modelo camiseta) irá cortado sin miramientos y cosido del tirón.

La tela del cuerpo es un retal de tela de camiseta que, os lo prometo, dijo mi nombre en voz alta en cuanto entré a la tienda y no dejó de pedirme a gritos que lo comprase hasta que me vio sacar la tarjeta. Los 60 cm de tela para las mangas no eran un retal y me costaron bastante más que toda la tela del cuerpo :-/

En fin, aunque no me guste comprar caro no puedo negar que ¡me encanta mi vestido nuevo!

A pasear a RUMS 🙂

¡Feliz jueves!

Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Zorros a porrillo

Dijo un sabio una vez “cuando un tonto coge una senda, la senda se acaba y el tonto se queda”. Y aquí estoy yo, tonta perdida andando por mi senda, a ver hasta dónde llego.

Mi senda es, al parecer, la de los bolsos, creo que es lo que más me relaja coser: planear el modelo, recortar las piezas, montarlas… es casi como jugar con el Tente y además tiene la ventaja añadida de que al no tener talla no hay forma de que me apriete o me quede grande.

No todos los que he hecho me gustan (ni los uso) por igual, pero este último es sin duda mi favorito. La tela de zorros fue un flechazo absoluto y le tengo especial cariño porque fue, junto con la tela de mi sudadera, lo primero que compré con mi primer sueldo de profesora ❤ ❤ ❤

Guardadita estaba hasta que un día me vino la inspiración.

wpid-img_20141206_121819445.jpg

El exterior es loneta de algodón y el interior algo indefinido que compré de oferta. Parece sintético y es por un lado como de melocotón y por el otro más satinado, a saber cómo se llama 🙂 Para que mantenga la compostura le he puesto la entretela más gruesa que tenían en la tienda, la señora me dijo que es la que se usa para cuero.

Como detalles tiene dos bolsillos fuera, un vivo de cordón en las costuras verticales (con bies casero, gracias de nuevo a La inglesita), cinta mochilera de algodón para colgarlo del hombro y una estupenda asita acolchada con restos de sudadera para que quede esponjosita.

¡¡Pues eso, que no me puede gustar más!!

Os presento a mi zorrito de porcelana. ¿Os podéis creer que lo habían relegado a la mesa de los productos de liquidación sólo por tener la nariz despintada?

IMG_0187Es jueves, feliz rums 🙂

596b1-rums¡¡¡ACTUALIZACIÓN!!! A la tela de zorros le han salido muchas fans (cosa que no me extraña), así que aquí os dejo el enlace a la tienda.

¡Abajo la ociosidad!, Construyendo la pirámide, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Una sudadera inspirada

Hace un tiempo estuve reflexionando sobre la ropa, el consumismo, el gasto innecesario… esas cosas. Me dí cuenta de que tenía demasiadas cosas y de que compraba demasiado, así que me hice el propósito de reducir y desde entonces no he comprado apenas nada de ropa que no necesitase (siguiendo mi definición de necesidad, claro, que tampoco quiero ser extremista).

Como digo, la idea era reducir, así que intento aprovechar lo que tengo (en este sentido ayuda el haber perdido peso y poder “ir de compras” en mi armario de antes), arreglar lo que se estropea y hacerme yo misma lo que pueda. No es que quiera llevar una vida de asceta, lo que quiero es no volver a caer en ese “comprar por comprar” en que estaba antes. Insisto en que tengo demasiadas cosas (me pasa también con la lana, también ahí estoy en proceso de reducir cantidad almacenada).

La cuestión es que, con tanto reducir las compras, al final he perdido la costumbre… Además todo me parece ridículamente caro, así que cuando me metí en Desigual dispuesta a darme un capricho para celebrar mi trabajo nuevo, salí de allí sientiéndome incómoda, agobiada por los precios y con un enamoramiento tremendo: este jersey.

No había de mi talla, pero es que aunque lo hubiese habido ni de coña lo habría comprado: al cambio salía por cerca de 90 euros, todavía me da un escalofrío cuando me acuerdo.

En fin, que toda esta historia es para contar que me he inspirado en el jersey para hacerme una sudadera. Y aquí la enseño con fotos de ayes miércoles recién levantada a eso de las 7 y cuarto, que es el único momento del día en que dispongo simultáneamente de luz solar y fotógrafo, jeje. Así que… disculpen las ojeras, la palidez y todo lo disculpable 🙂

Como soy bracilarga toda mi vida he tenido que aguantar camisetas  y jerséis que me quedaban justitos de largos en el mejor de los casos, así que ahora sobrecompenso haciéndome las mangas bien largas que siempre quise tener. También he puesto la parte trasera un poco más larga que la delantera, me parece que me sienta bien.

El cuello lo he hecho con la misma tela de sudadera, alternando derecho y revés, y con un par de cintas de encaje, unido todo con costuras vistas. Mi cuello no queda tan envolvente como el del diseño que me ha servido de inspiración, pero estoy muy satisfecha de todos modos.

La única pinza que lleva va del pecho a la cintura y personalmente creo que queda muy bonita.

La falta de costumbre de tejer me hizo comprar más tela de la necesaria así que, para no desaprovechar y aprovechando que tenía la aguja de la máquina puesta, me he cosido también una minifalda exprés. No soy yo mujer de mucha minifalda, pero creo que no queda demasiado mal, ¿no?

(Fotos literalmente sin pies ni cabeza, es lo que pasa cuando no tengo fotógrafo…).

Mi próximo proyecto de costura es todo un reto, por primera vez en mi vida estoy intentando sacar un patrón de una revista. Me quito el sombrero ante todo aquel que sea capaz de seguir estas líneas de locos, no sé si al final desistiré y dibujaré mi propio patrón…

wpid-img_20141015_174439391.jpg

Aprovechando que es jueves, ¡vamos a RUMS!

¡Gracias por visitar, feliz día!

 

¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, De vaqueros y segundas oportunidades, El síndrome de las manos inquietas, Personal

Ven a mí, sol

 

De vaqueros y segundas oportunidades (5)

Éste es uno de esos proyectos que es genial hacer: se tarda poco, es barato y el resultado es estupendo.

Llevaba tiempo con ganas de coser un sombrero, entre otras razones porque tengo la cabeza lo suficientemente gorda como para que la mayoría de los sombreros que se pueden encontrar en las tiendas de ropa me queden justitos y me hagan marca en la frente 😦 o me espachurren el pelo. Así que cuando digo que llevaba tiempo, lo digo en serio, jaja.

Y resulta que MJ estaba también queriendo hacerse uno, y también ella tiene en su casa pantalones vaqueros para reusar… así que ¡blanco y en botella! nos hemos cosido sendos gorros para el veranito.

Para el mío he usado la pernera que me quedaba de un vaquero gris de Salva, y un resto de tela de pollitos de composición desconocida. He seguido el patrón (aquí) al pie de la letra (talla L, muchas gracias), excepto por los tres pespuntes decorativos que le he puesto a la visera, para adornar y para darle entidad. Se supone que es un gorro reversible y a priori lo es pero… me gusta más el vaquero por fuera 😉

 

Por cierto, ¡qué dificilísimo es hacerse fotos a una misma!

Que no se me olvide que es jueves, ¡a RUMS!

¡¡Y mirad el gorro de MJ, que mola horrores!!

596b1-rums