¡Abajo la ociosidad!, Negro sobre blanco, Un libro al mes, Uncategorized

Leyendo en 2017 (I)

Cuando hice balance de 2016 apunté como mi único fracaso del año el haber leído poco, y me propuse simple y llanamente leer más.

¡ja, y ja!

Ayer 7 de mayo terminé el primer libro de 2017, así que la cosa pinta incluso peor que el año anterior 😦 Creo que ahora que ha llegado el buen tiempo y puedo sentarme a leer y tejer en el balcón ¡igual puedo remontar un poquito!

El elegido ha sido una vez más Pérez Gellida -¡no es mi culpa que mi necesidad de leer y su necesidad de publicar estén perfectamente sincronizadas!- y la obra ha sido su última novela, A grandes males, último tomo de la trilogía Refranes, canciones y rastros de sangre.

41lgrm11dxl-_sx305_bo1204203200_

En este tomo la acción se desarrolla principalmente en Buenos Aires, saltando entre el momento actual y principios del siglo XX, durante la construcción del Palacio Barolo en Buenos Aires: la Divina Comedia, sociedades secretas, muchas canciones y melancolía… realmente merece la pena leer esta trilogía!

Creo que cierra la trilogía muy bien, con su pequeño momento “mano saliendo de la tumba” y todo.

tenor

Ahora me pide el cuerpo algo menos policíaco y menos negro a poder ser… me he descargado unos cuantos fragmentos al kindle y de momento dudo entre empezar la saga Outlander (que da un poco de vértigo porque son ocho libracos bien gordos) o quedarme en lo policíaco pero humorístico y leer La brigada de Anne Capestan, de Sophie Hénaff.

¿Alguna recomendación?

¡Feliz lunes!

 

Anuncios
¡Abajo la ociosidad!, Negro sobre blanco, Personal, Personas (y animales) sorprendentes, Un libro al mes

Versos, canciones y trocitos de carne

Antes de irme de vacaciones de navidad a España, necesitaba agenciarme algún libro, preferentemente para el kindle, preferentemente gordo, y preferentemente policiaco.

Así que me puse a investigar, y encontré algunas referencias que me llamaron la atención, entré a la web de amazon a leer las primeras páginas y lo que vi me cautivó del todo:

empezar porque sí

Un libro que titula su primer capítulo con los primeros versos de esta canción es un libro que hay que leer (o, al menos, es un libro que yo tenía que leer):

Confieso que me brotó la fan-girl que llevo dentro y me alegro porque el libro, la trilogía de libros, no me ha decepcionado para nada.

César Pérez Gellida (@cpgellida), el autor de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne, no sólo tiene talento para escribir, buenas ideas y buen gusto musical, ¡también tiene buenos padrinos para sus libros! No soy mujer de muchos prólogos ni epílogos, me gusta ir al meollo de las cosas, pero mira por donde se me detuvieron los ojos en el de Memento mori, firmado por Michael Robinson, y ya tuve que leer el de Dies Irae, por Jon Sistiaga y el de Consummatum est, que firma mi adorado Lorenzo Silva.

La trilogía se desarrolla entorno a dos personajes antagónicos que son, como en toda policiaca que se precie, el bueno y el malo. Personalmente no sé si me resulta más interesante Ramiro Sancho, el bueno, un policía en principio normal y corriente que sale de la cama una mañana para verse envuelto en un caso que cambiará toda su vida, o Augusto Ledesma, el malo, un asesino en serie muy listo, muy narcisista y con un estilo muy particular.

 

Además son libros con banda sonora: no sólo Héroes del Silencio, sino también Vetusta Morla, Antonio Vega, Rammstein, Love of Lesbian, Bunbury…

De lo más entretenido que he leído últimamente, ya tengo ganas de más, por eso me acabo de comprar el librito de spin-offs.

¡Saludos de (casi) fin de semana!