¡Abajo la ociosidad!, Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, La gran aventura sueca, Personal, Uncategorized

Nueva temporada

Por aquí el otoño empieza un poco antes y, aunque todavía hay días de salir a pasear en manga corta, la verdad es que ya escasean y los pensamientos se centran en mangas largas, lanas finas y cálidas, bebidas calientes y, en general, todas esas cosas que son impensables ahora mismo en el sur de España.

A mí los ravellenics me han dejado con ganas de más: no sólo de tejer más cosas, sino también de socializar más. Me han transportado a un tiempo en que, aunque en la distancia, tejía siempre muy acompañada…

Y no me faltan proyectos planeados… para empezar me he apuntado al KAL de otoño de JojiKnits, justo ayer monté los puntos de Recoleta, una rebeca espectacular, aunque aún no he creado el proyecto en Ravelry.. Estoy enamorada de sus diseños y sus patrones están siempre muy bien escritos, así que se tejen con confianza. Mis dos jerséis favoritos, Dragonflies y Japan Sleeves, son diseños suyos y no puedo estar más satisfecha.

La dificultad de Recoleta ha hecho que tenga que montar un proyecto paralelo, en esta ocasión repitiendo patrón. Quería un patrón sencillo para aprovechar unos ovillos de algodón y seda que tenía arrumbiados, y lo encontré en los diseños de Lilalu, otra que no defrauda. Se trata del jersey On the beach y, una vez unido en círculo, es simplemente tejer a punto jersey, perfecto para cuando mi cerebro esté frito después de horas hablando con adolescentes!

Y coser… increíbles las ganas que tengo de coser y este curso por fin voy a tener el tiempo para hacerlo. He reducido mi contrato a un 80%, con lo cual los lunes no trabajo… ¡horas y horas para bucear entre telas!

Espero además estar en general menos cansada y actualizar esto un poco más a menudo, con todo lo que tengo ya cosido/tejido y con otras historias que a mí me gusta escribir aunque no las lea nadie (como este post, por ejemplo!).

Saludos desde un lunes lluvioso y otoñal (mi tipo de día favorito).

wp-1472463069571.jpg

 

Anuncios
Cámara en mano, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Personal, Regalos a gogó

Lista de pendientes

Cosas que tengo (tendría) que hacer:

  • Barrer el salón.
  • Ir a hacer la compra del mes.
  • Preparar el ordenador para un formateo.
  • Cocinar (sólo para una).

Cosas que pienso hacer (hasta que suene el teléfono y me fastidie el plan):

  • Tejer y contar ❤

Y es que no, las quedadas de punto no son para mí. Que nadie me malinterprete, que yo en las quedadas de punto me lo paso en grande, pero es que luego, cuando llego a casa y miro la labor, por norma general tengo que andar deshaciendo lo que he tejido en la quedada (y un poco más, de margen de seguridad). Así que así estoy ahora, deshaciendo el sempiterno gorro de Salva, porque en un alarde de originalidad matemática se ve que ayer decidí convertir un 4 en un 1…

Y de fondo, para ir haciéndome el oído, Carmen.

Momentos como éste son los que hacen pensar a la gente que vivo como una reina, y aunque sé que no es verdad, por suerte en momentos como éste hasta yo me lo creo un ratito…

Personal

Balanceando el año

Nunca he sido muy de balances a final, ni de promesas al principio de los años, pero esta vez, será cosa de los años o de vaya usted a saber qué,  me ha dado por pensar y hacer memoria, y como conclusión tengo algunos números:

  • He cumplido treinta años.
  • He vivido dos décimos aniversarios, ambos completamente diferentes.
  • He leído siete libros, ocho menos que el año anterior.
  • He participado en una feria de artesanía en la que he vendido nueve cositas hechas a mano. Además, he podido vender una cosa más por Internet.
  • He terminado nueve proyectos de punto o ganchillo, casi uno por cada libro menos que he leído.
  • He  cosido un total de cinco bolsos.
  • He viajado a tres países.
  • Y he engordado equis kilos.

Planes para dos mil diez no hago, que no quiero encontrarme dentro de un año lamentándome por no haber sido capaz de llevarlos a cabo. Los malditos kilos, eso sí, espero ser capaz de dominarlos.

Feliz año nuevo