Cámara en mano, Construyendo la pirámide, Desvaríos de una mente desocupada, El síndrome de las manos inquietas, Hygge, La gran aventura sueca

Hygge 1 y 2

Cuando vi el patrón Hygge en ravelry me enamoré, me hicieron los ojos chiribitas e incluso lo guardé en mi carpeta de favoritos donde guardo los sueños inalcanzables… sólo que este me convenció una amiga para que lo hiciera, y lo voy a alcanzar, no sé lo que tardaré ¡¡pero lo acabaré consiguiendo!!

Es una estola de ganchillo básica y luego va bordada a punto de cruz; nada del último mundo, si no fuese porque el ganchillo no es mi fuerte y la última vez que hice punto de cruz lo hice sentada en un pupitre con un uniforme azul marino…

En dos meses he conseguido hacer dos de las pistas del Mistery CAL (las pistas son semanales, ejem), y ésta es la pinta que mi Hygge tiene ahora mismo:

Se ve bastante deforme pero se arreglará bloqueándolo, ¡espero!

La pista una, la de las bolitas (o como quiera que se llame ese punto, me resultó tremendamente tediosa, la del punto de cruz me divirtió más, ¡así que espero que cada una de las siguientes pistas me lleve menos de un mes!

 

¡Abajo la ociosidad!, El síndrome de las manos inquietas, La gran aventura sueca, Personal

Don’t panic

¡Y por fin el estuche terminado! Prácticamente he tardado más en”embellecerlo” (si es que ése es el término adecuado) que en tejerlo, una ve que le he cogido el ritmo al tunecino me ha parecido de lo más adictivo!

La frase elegida, sacada de la Guía del Autoestopista Galáctico, me viene de perlas como ancla, para cuando me dejo llevar y pierdo el norte 🙂

IMG_7638

Obsérvese que el punto de cruz no es lo mío…

IMG_7637

¡Feliz semana!